Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Las defensas y excesos que heredamos de los neandertales


Referencia: LiveScience.com .
"Got Allergies? Blame Neanderthals"
por Tia Ghose, 7 de enero 2016
****************************************
Los seres humanos pueden agradecer a sus antepasados ​​neandertales por haberles cedido unos genes que combaten las enfermedades, pero también por sus alergias, sugiere una investigación reciente.


Variantes genéticas descubiertas en los humanos modernos vinieron originalmente de neandertales, y pueden predisponer el sistema inmune humano a reaccionar de forma exagerada a los alérgenos ambientales, según dos nuevos estudios publicados el 7 de enero en el American Journal of Human Genetics.

Pero este préstamo de genes de los neandertales podrían tener su lado positivo. Los estudios encontraron que el entrecruzamiento con los neandertales pudo haber ayudado a los antiguos humanos, aquellos que vinieron de África, a obtener una ventaja inicial en su asentamiento en Europa.

"Los neandertales habían vivido en Europa y Asia occidental alrededor de 200.000 años antes de la llegada de los humanos modernos. Estaban probablemente bien adaptados al clima local, los alimentos y a los patógenos", explicaba Janet Kelso, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania. "Al cruzarse con estos humanos arcaicos, los humanos modernos ganaron estas adaptaciones ventajosas."

Los neandertales se cruzaron con los humanos modernos hace unos 50.000 años. Según sugieren los estudios el último apareamiento humano-neandertal pudo haber ocurrido en fecha tan reciente como hace 37.000 años.

Como resultado de este cruce, los estudios genéticos sugieren que un 2,5 por ciento del ADN de los europeos de hoy proviene de los neandertales, mientras que otras investigaciones sugieren hasta un 6 por ciento. Y eso incluye tanto a los neandertales como a otros misteriosos antepasados ​​humanos que vivieron en Siberia, llamados Denisovanos.

Se sugiere en investigaciones anteriores que esa herencia neandertal juega un papel en el sistema inmunológico humano moderno, aunque los roles exactos no están claros.

En el nuevo estudio, los investigadores escrutaron a través de un vasto tesoro de ADN moderno en el 1000 Genomes Project. Los científicos compararon el ADN humano moderno con los genomas de los homínidos antiguos, centrándose en unos 1.500 genes que, previamente, se había descubierto que desempeñaban un papel en la primera línea de defensa del cuerpo contra las bacterias y los virus, llamado el sistema inmune innato.

Más tarde, el equipo construyó una línea de tiempo de cuando los cambios en algunos de estos genes se fue generalizando en la población, también determinaron si esos cambios fueron heredados de los homínidos antiguos, como los neandertales.

Encontraron que la mayoría de cambios en estos genes se produjo hace entre 6.000 y 13.000 años, lo cual no era de extrañar, teniendo en cuenta que el ser humano pasó de ser cazador-recolector a un estilo de vida agrícola en este período de tiempo. No obstante, tres genes parecían haber cambiado antes de eso, justo en el momento que los primeros humanos se encontraron con los neandertales.

Estos genes contienen las instrucciones para construir una familia de proteínas llamadas receptores de tipo Toll (TLR). Estas proteínas (la TLR 1, 6 y la 10), se asientan en la superficie celular uniéndose a los invasores extraños como bacterias y hongos. Esto, a su vez, permite movilizar al resto del sistema inmunológico para combatir una infección.

Por otra parte, el equipo de Kelso buscó los tramos de ADN que eran más similares entre los humanos, neandertales y denisovanos. Esta caza de similaridad llevó al equipo a los genes TLR 1,6 y 10.

Los investigadores también demostraron que, en los humanos, las personas con versiones arcaicas de estos genes, tenían una respuesta más robusta a los microbios, como la Helicobacter pylori, que otras personas con otras variantes.

"Lo que ha surgido de nuestro estudio, así como de otros trabajos, es que dicho entrecruzamiento sí tiene implicaciones funcionales en los humanos modernos, y que las consecuencias más evidentes se muestran en la adaptación a nuestro medio ambiente, en la mejora de la forma en que resistimos los patógenos y metabolizamos los nuevos alimentos", arguyó Kelso.

Esa hipervigilante respuesta inmune, también puede tener un lado negativo. Los estudios realizados en poblaciones grandes han encontrado que las personas con versiones arcaicas del gen son más propensos a tener enfermedades alérgicas, las cuales se producen cuando los cuerpos de las personas responden a los desencadenantes ambientales normales como si fueran amenazas peligrosas.

****************************
- Imagen: Uniesert, Wikimedia Commons, vía news.discovery.com
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales