Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » ¿Por qué los seres humanos son tan propensos a creer en seres fantásticos?

Referencia: Aeon.co .
"Why are we humans so prone to believing spooky nonsense?"
por Stephen Law, 15 de diciembre 2015
*********************************************
Los seres humanos son muy propensos a las creencias sobrenaturales y, en particular, a las creencias en agentes invisibles, seres que, como nosotros, actúan según sus creencias y deseos, pero que, a diferencia de nosotros, no suelen ser visibles a simple vista. 
Seres de otros mundos
La creencia en la existencia de tales entidades unipersonales es ubicua. Como señala Steven Pinker en 'La Psicología Evolutiva de la Religión' (2004), en todas las culturas humanas la gente cree que la enfermedad y la calamidad 'son causadas ​​o aliviadas por una variedad de entidades tan unipersonales como invisibles: espíritus, fantasmas, santos, diablos, demonios, querubines o Jesús, en fin, demonios y dioses'. En los Estados Unidos, por ejemplo, la encuesta Harris 2013 halló que alrededor del 42 por ciento cree en los fantasmas, el 64 por ciento en la supervivencia del alma después de la muerte, el 68 por ciento en el cielo, y el 74 por ciento en Dios.

¿Por qué nos atraen estas creencias? La respuesta no puede ser simplemente que son verdaderas. Claramente, la mayoría no lo son. Sabemos que muchas creencias son falsas porque se contradicen con otras creencias similares. Tomemos, p.ej. las creencias de tipo dios. Algunos creen que hay un solo dios y otros, como los maniqueos, que existen dos dioses, y otros, panteones de dioses. Las personas también tienen creencias drásticamente distintas sobre las características de estos divinos seres, asignándoles atributos y acciones incompatibles. Pero no se trata sólo del desacuerdo entre los creyentes lo que revela que muchas de estas creencias son falsas. La ciencia también ha demostrado que muchas de estas creencias son falsas; por ejemplo, las enfermedades se producen no por seres demoníacos, sino por causas totalmente naturales. Y, por supuesto, la supuesta evidencia de tales seres (avistamientos de fantasmas, hadas, ángeles, dioses y sus actividades milagrosas) ha sido desacreditado regularmente por los investigadores.

Cuando se pregunta a la gente que justifiquen su creencia en estos seres invisibles, a menudo apelan a dos cosas. En primer lugar, el testimonio: informes de avistamientos, eventos milagrosos supuestamente causados ​​por tales seres, y así sucesivamente. Cualquier librería New Age nos puede proporcionar numerosos testimonios sobre actos invisibles que pueden parecer difíciles de explicar de manera natural en cuanto a la alucinación, el autoengaño, fenómenos naturales mal identificados, engaños, etc. En segundo lugar, muchos de ellos también declaran una sensación subjetiva de presencia: 'sólo ellos saben' de sus tía muerta que está en la habitación con ellos o que tienen un ángel de la guarda, por medio de una especie de sexto sentido: el sentido espiritual. El oráculo de Delfos creía recibir comunicaciones del dios Apolo mientras se posaba en su trípode. Muchos religiosos contemporáneos creen que pueden sentir la divinidad a través de algún tipo de ‘sensus divinitatis’ o sentido de divinidad.

Si realmente no hay buenas razones para creer tales seres existen, sin embargo, ¿por qué la gente cree en ellos? Hay mucha especulación científica acerca de eso, pero, hasta ahora, no hay una respuesta definitiva.

Una ventaja obvia de postular agentes invisibles es que pueden dar cuenta de cosas que de otro modo podrían ser desconcertantes. Podría jurar que dejé mis llaves sobre la mesa, pero se encuentran bajo el sofá, ¿qué diablos ha pasado? Si creo en duendes --seres invisibles que viven en mi casa que tienen el deseo y poder de causar daño--, entonces, el misterio se resuelve inmediatamente. Los agentes invisibles proporcionan explicaciones rápidas muy convenientes para fenómenos que de otra manera nos parecen profundamente misteriosos y, en la medida en que estos seres estén apaciguados o persuadidos, la creencia en ellos también crea la ilusión de control, lo cual puede ser muy reconfortante en éste, por lo demás, incierto y peligroso mundo.

Los científicos que trabajan en la ciencia cognitiva de la religión han ofrecido otras explicaciones, incluyendo el 'dispositivo de detección de agencia hiperactiva' (HADD). Esta tendencia explica por qué un crujido entre los arbustos en plena oscuridad induce al pensamiento instintivo: '¡Hay alguien ahí!' Parece que hemos evolucionado para ser extremadamente rápidos a la hora atribuir agencias --capacidad de intención y acción, incluso a los objetos inanimados. En nuestro entorno ancestral, esta tendencia no es particularmente costosa en términos de supervivencia y reproducción, una falta de detección de agentes que realmente podrían están ahí podría ser muy costoso. No detectar a tiempo a un felino dientes de sable, probablemente lo elimine a usted de la reserva genética. La evolución de HADD puede dar cuenta de la tendencia humana a creer en la presencia de los agentes, incluso cuando, de hecho, no haya ninguno que observar. De ahí la creencia humana en seres invisibles, sean personas, espíritus o dioses. También hay formas de creencia sobrenatural que no se ajustan al molde ‘ser invisible similar a persona', sino que, simplemente, postulan fuerzas ocultas, por ejemplo, el feng shui, entendido de manera sobrenatural, aunque el HADD no tiene en cuenta estas creencias.

De hecho, dudo que haya un mecanismo único responsable de la tendencia humana para sostener creencias sobrenaturales. Ciertamente, nada tan crudo como que el 'pensamiento ilusorio' para hacer realmente el trabajo. Lo que se cree, no siempre es del agrado del creyente; a veces, como en el caso de visitas nocturnas por seres demoníacos, es absolutamente aterrador. En cualquier caso, la apelación al pensamiento ilusorio simplemente pospone el misterio, ya que entonces requerimos de una explicación de por qué los humanos están tan atraídos por creer en seres invisibles.

Cualquiera que sea la explicación correcta para la tendencia humana tan peculiar de creer falsamente en seres invisibles similares a personas, el hecho es que somos muy propensos a las creencias positivas falsas. Sobre todo cuando las creencias se basan en una combinación de testimonio y experiencia subjetiva, deberían ofrecer precaución a cualquier persona que, sobre esa base, sostiene una creencia en una agencia invisible.

Supongamos que yo veo una serpiente en el suelo delante de mí. En la mayoría de circunstancias, sería razonable para mí creer que, en efecto, hay ahí una serpiente. Sin embargo, una vez presentada la evidencia de que me habían dado un medicamento que provoca alucinaciones de vívidas serpientes, ya no es razonable para mí creer que he visto una serpiente. Yo aún podría estar viendo una serpiente real, pero, teniendo en cuenta las nuevas pruebas, puedo suponer, razonablemente, que no es real.

Del mismo modo, si poseemos una buena evidencia de que los humanos son muy propensos a la falsa creencia de seres invisibles, cuando esas creencias se basan en la experiencia subjetiva, entonces debo ser cuidadoso con tales creencias. Y eso, a su vez, me da buenas razones para dudar de la presencia de mi tío muerto, o de un ángel, o de un dios, de que realmente esté revelándose para mí, si mi única base para tal creencia es mi impresión subjetiva de que esto es así. En tales circunstancias, los que insisten diciendo '¡Sólo yo lo sé!' No están, precisamente, siendo muy razonables.

********
- Stephen Law es filósofo, escritor y director del Centre for Inquiry del Reino Unido. Investiga principalmente en filosofía de la religión. Sus libros incluyen The Philosophy Gym: 25 Short Adventures in Thinking (2003) and (for children) The Complete Philosophy Files (2011).
- Imagen de autor anónimo .

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales