Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Acerca de la Explicación

Referencia: Wikipedia.org ,
Extractos de "Explicación científica" y "Explicación y Descripción"
******************************************
El mundo como totalidad aparece como un «orden implicado» en el que nosotros mismos estamos inmersos como un suceso o una cosa más; un proceso en el que aparecen ciertas unidades dotadas de cierta independencia, a lo que llamamos sucesos o cosas.
Luca Pacioli demostrando uno de los teoremas de Euclides (Jacopo de'Barbari, 1495). En el Museo e Gallerie di Capodimonte in Napoli (Italy) . Wikimedia.

El mundo se manifiesta a través de los sucesos cuya explicación racional es lo que entendemos como Ciencia. Tal concepto de Ciencia es el que se consolida a partir de la Edad Moderna, cuyo principal momento es la aparición de la obra de Newton, Philosohpiae Naturalis Principia mathematica, en 1687. A partir de este momento se entiende por explicación la interpretación de los datos observacionales de la experiencia (fenómenos) como consecuencias determinadas de la existencia de una ley o conjunto de leyes, unificadas en una teoría.

Pero la diversidad de campos en los que el conocimiento se ha ido desarrollando; la diversidad de métodos de investigación y modelos de interpretación de fenómenos; la observación de fenómenos nuevos a través de nuevas técnicas de observación plantean la necesidad de teorías más complejas así como la diversidad de formas legales que exceden el marco teórico de lo que se ha entendido por explicación científica como reducción de un fenómeno a sus causas.

Busto de Aristóteles, conservado en
Palazzo Altemps, Roma. Wikipedia
En la Antigüedad y la Alta Edad Media, de la mano del cristianismo, predominó el sentido platónico de la explicación sobre el mundo. En la Baja Edad Media, tras la recuperación del pensamiento aristotélico, a partir del siglo XI, se consolidó un nuevo modo de explicación en la medida en que Santo Tomás, mediante la distinción entre ser de esencia y ser de existencia justificaba que el mundo, además de creado, sobre todo era contingente; con independencia de que pudiera ser eterno o no eterno, pero no necesariamente eterno como pensaba Aristóteles, cuya explicación teleológica Santo Tomás remite, en último término, a Dios.

Tras un largo proceso de depuración de la tradición antigua y escolástica respecto al sentido del valor cognoscitivo de la experiencia, en la Edad Moderna se impone un nuevo modo de valoración de la experiencia así como un nuevo método de explicación científica. Las explicaciones meramente especulativas mágico-mítico-religiosas de tipo cualitativo, dejan paso a unas explicaciones basadas en la medida de cantidades y en el experimento. Nace así lo que se ha venido a llamar la explicación científica: La Ciencia Moderna.


En general se piensa que las explicaciones científicas están muy ligadas a las predicciones científicas. Mientras las explicaciones son acerca de fenómenos que ya ocurrieron, las predicciones son acerca de fenómenos que todavía no ocurrieron.

Existen varias propuestas sobre cómo debe entenderse la explicación científica. Algunas de ellas son: la explicación como argumento, la explicación causal, la explicación teleológica, la explicación inductivo-estadística.

En términos generales, se acepta que los objetivos de la ciencia moderna son describir, explicar y predecir el comportamiento del mundo que nos rodea. Sin embargo, en qué consiste cada uno de ellos no resulta tan obvio como podría parecer, a la vez que tampoco resulta evidente cuál es la relación que hay entre explicación, descripción y predicción científicas.

Las cuestiones acerca de qué es una explicación científica (y qué no lo es) y cómo explican las diferentes ciencias constituyen algunos de los problemas clásicos de la filosofía de la ciencia (o epistemología) de la segunda mitad del siglo XX.
Esquema del proceso de resolución de problemas. Basado en Sol, HG (1984). «El papel emergente de simulación basado en la investigación de sistemas de apoyo a las decisiones». Author Marcel Douwe Dekker. Wikipedia.
Se trata de toda una problemática que se extiende por los dominios de la ontología, la gnoseología, la metodología y la praxiología de la investigación científica. A su vez, esta problemática es el contexto de agitados debates y controversias que trascienden el interés de los científicos y los filósofos: por ejemplo, las discusiones sobre la reducción (especialmente en las «ciencias del hombre») y los límites de la ciencia (lo que puede o no puede). Un caso de especial interés relacionado con esta última controversia es la discusión entre el realismo científico y antirrealismos de diverso cuño, en particular, el instrumentalismo, que sostiene que los modelos y teorías científicos no buscan representar aspectos de la realidad, sino que son instrumentos de predicción. Así por ejemplo, para decidir acerca del valor que ha de darse a un modelo que intenta explicar, por ejemplo, por qué persisten regiones sumidas en la pobreza en una época en la que somos capaces de producir más riqueza que nunca antes o por qué está declinando o se ha extinguido determinada población biológica, es necesario tener una idea de qué relación hay entre los modelos (y teorías) científicos y los hechos a los que esos modelos se refieren.
Ejemplo de un modelo científico. Un esquema de los procesos químicos y de transporte relacionados a la composición atmosféricas. Author  Phillipe Rekacewicz. Wikipedia.
El interés por saber con precisión qué es una explicación científica tiene múltiples raíces y si bien quienes estudian el problema son los filósofos de la ciencia, se trata de una cuestión que, como sugieren los ejemplos anteriores, no solo atañe a los especialistas. Veamos otro ejemplo: se supone que la actividad científica es uno de los motores de la sociedad moderna; desde el punto de vista práctico, porque sirve de base al desarrollo tecnológico; desde el punto de vista conceptual, porque proporciona información y marcos interpretativos acerca de los qué, cómo y por qué del mundo, incluida la propia humanidad. En relación con esto último, una mejor comprensión de la sociedad moderna requiere un conocimiento más profundo acerca de qué es la ciencia, qué la impulsa, cuáles son sus posibilidades y sus límites, si es necesario someterla a algún tipo de control, etc. A la vez, como hemos dicho, se supone que ofrecer explicaciones es uno de los objetivos de la ciencia, por lo que saber qué es una explicación científica es parte de la empresa de saber qué es la ciencia, intento que a su vez es parte de conocer cómo es (y cómo puede ser) la sociedad moderna.

A pesar de la antigüedad de la pregunta, el primer tratamiento formal detallado del problema de la explicación científica no apareció hasta mediados del siglo XX. El mérito le corresponde al artículo de Carl Hempel y Paul Oppenheim (1948) "Studies in the logic of explanation", publicado en 1948, en el que se presenta el renombrado modelo de explicación científica por cobertura legal. Pese a las preocupaciones de Parménides, pero siguiendo otra antiquísima tradición, Hempel y Oppenheim (1948) interpretan que las explicaciones son argumentos deductivos, en los cuales las premisas explican un hecho (o una regularidad) descrito por la conclusión del argumento. En otras palabras, según el modelo de cobertura legal, explicar un hecho (o una regularidad) es incluir ("subsumir") su descripción en una generalización. La importancia de Hempel y Oppenheim (1948) consiste en que su intento de clarificar cómo es que las explicaciones proveen comprensión, así como cuáles son los requisitos necesarios y suficientes para una explicación apropiada, se funda en un aparato técnico mucho más sofisticado que el utilizado por sus antecesores.

Según el modelo de cobertura legal la explicación y la predicción científicas son estructuralmente idénticas: solo se distinguen porque en la primera el hecho esperable ya ha ocurrido, en tanto que en el segundo caso, el hecho aún está por suceder.

Modelos de la explicación

Los intentos filosóficos contemporáneos de dilucidar la noción de explicación científica pueden clasificarse en, al menos, tres grandes enfoques: el epistémico, el óntico y el pragmático.

El modelo epistémico
El enfoque epistémico se basa en una idea que se remonta por lo menos a Aristóteles, según la cual las explicaciones son argumentos. Ejemplos de la aplicación de este enfoque son los tres submodelos incluidos en el modelo de cobertura legal estudiado principalmente por Hempel, así como la explicación por unificación, propuesta por el estadounidense Michael Friedman, pero cuyo principal propulsor ha sido el británico Philip Kitcher.

El modelo óntico
El enfoque óntico (así llamado por W. Salmon) se funda en la idea de que una explicación consiste mostrar cómo el hecho que se desea explicar se ajusta a la estructura causal del mundo. Tal es la base del modelo de explicación causal propuesto por el filósofo norteamericano Wesley C. Salmon. También dentro de este enfoque se encuentran los modelos de explicación científica que invocan mecanismos (causales o no, junto con leyes o con prescindencia de ellas). Entre ellos, los más prominentes son la explicación «mecanísmica» defendida por el argentino Mario Bunge y las diferentes explicaciones mecanicistas descritas por los estadounidenses William Bechtel, Stuart Glennan, Peter Machamer y colaboradores.

El modelo pragmático
El enfoque pragmático de la explicación, en versiones de Peter Achinstein o Bas Van Fraassen, se desarrolla a partir de la idea de que las explicaciones responden a preguntas cuyo sentido está condicionado por el contexto pragmático en el que se formula la pregunta.


###############
Textos e imágenes extraídos desde Wikipedia.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales