Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Cómo oían nuestros ancestros humanos

Referencia: LiveScience.com .
“All Ears! What Human Ancestors' Hearing Was Like”
por Laura Geggel, 25 de septiembre 2015
*********************************************
Antepasados ​​humanos que vivieron hace unos 2 millones de años debieron tener capacidades auditivas similares a las de los chimpancés, pero sus oídos tenían algunas pequeñas diferencias que hicieron su audición más parecida a los humanos.

Una vista lateral que muestra la reconstrucción virtual del cráneo y oído de los primeros homínidos Paranthropus robustus. Crédito: Rolf Quam
Este hallazgo, basado en modelos virtuales de primitivos homínidos (ancestros de humanos modernos), el chimpancé moderno y los oídos humanos, sugiere que, a diferencia de los chimpancés, estos ancestros humanos ahora extintos tenían una notable sensibilidad a los sonidos de alta frecuencia. Estos tipos de sonidos se utilizan hoy en día en la comunicación humana (entre ellos los sonidos de las letras "K", "T", "J", "F" y "S") y podría haber ayudado a detectar, en su tiempo, la comunicación vocal de corto alcance, dijeron los investigadores.

Los autores sugieren que la capacidad de oír comunicaciones de corto alcance lo habría favorecido la sabana abierta, lo que añade evidencias de que los primeros homínidos vivieron ahí.
-----------

Un gráfico que muestra la sensibilidad
auditiva, entre 0,5 y 5 kilohercios (kHz),
para los seres humanos modernos, los
homínidos y chimpancés. Los puntos más
altos de la curva indican una mayor
sensibilidad auditiva.
La audición de alta frecuencia

Una vez que los modelos estuvieron completos, los investigadores realizaron una serie de frecuencias de audio utilizando un programa informático.

Ya sabemos que los humanos modernos pueden escuchar una amplia gama de frecuencias, por lo general, entre 1 y 6 kilohercios (kHz), y otros primates también. Pero esta gama incluye sonidos utilizados en el lenguaje hablado, que los chimpancés y otros primates no pueden oír con la misma facilidad.

Los resultados sugieren que los primeros humanos tenían una mayor sensibilidad a algunas frecuencias agudas que hacen tanto los seres humanos modernos como los chimpancés. Esta sensibilidad se explica por las diferencias anatómicas de los homínidos, como el tener un canal auditivo externo ligeramente más corto y más ancho (el tubo que va desde el oído externo al oído interno) y un tímpano pequeño.

Sin embargo, los oídos de los homínidos también tienen pequeñas plataformas del estribo de aspecto primitivo (un hueso en el oído medio que envía ondas de presión al oído interno cuando vibra), hallaron los investigadores.

Las especies de primitivos homínidos tenían una mayor sensibilidad a las frecuencias entre 1,5 y 3,5 kilohercios (kHz), en comparación con los humanos modernos o chimpancés.

Esta capacidad les habría ayudado en la comunicación de corto alcance, es decir, produciendo vocalizaciones entre sí a una distancia de hasta 23 metros de distancia en la sabana. (Estas vocalizaciones habrían sido más difíciles de escuchar en la densa selva, mientras que la sabana abierta favorece la comunicación de corto alcance, dijo Quam.)

Hay otra evidencia de que los primeros homínidos probablemente vivieron en la sabana: Los estudios han encontrado que hasta la mitad de su dieta consistía en recursos vegetales que se encuentran en la sabana, añadió.

Sin embargo, Quam subrayó que sólo porque los homínidos tuviesen audición aguda, y posiblemente emitieran sonidos de alta frecuencia, eso no quiere decir que tuvieran un lenguaje como los humanos modernos de hoy.

"Ciertamente podían comunicarse vocalmente", dijo Quam. "Todos los primates lo hacen, pero no estamos diciendo que hubieran desarrollado plenamente el lenguaje humano que implica un contenido simbólico."

**************************************
Fuente:  journal Science Advances.
Más información: LiveScience.com .

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales