Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Los emulsionantes ​​podrían desencadenar la enfermedad inflamatoria

Referencia: Science.org.
"Common ingredient in packaged food may trigger inflammatory disease"
por Kelly Servick, 25 de febrero 2015
* * * *
Los ingredientes que le dan una consistencia suave y estable a los helados, a las barras de chocolate y a otros aperitivos envasados, ​​pueden promover ciertas enfermedades inflamatorias crónicas. Esa es la afirmación de un nuevo estudio, que encuentra aumentos de las enfermedades metabólicas y de inflamación intestinal en ratones alimentados con dos emulsionantes comunes utilizados en los alimentos procesados.

Los autores están muy lejos aún de confirmar efectos similares en los humanos, pero sugieren que estos ingredientes causan daño al interrumpir la barrera entre el sistema inmune y el microbioma, una colección de microbios que habitan en nuestros cuerpos.

El hallazgo, publicado en línea en la revista Nature, es "creíble y notable", dice Karen Madsen, microbióloga de la Universidad de Alberta en Edmonton, Canadá, que no participó en el estudio. "Es un mensaje muy claro de que los cambios en nuestro suministro de alimentos están alterando nuestra microbiota y nuestra salud."

Los microbios intestinales nos ayudan a combatir las infecciones y a resistir las alergias, pero hay una cosa que no queremos que hagan: tocar nuestro revestimiento intestinal. "Esos billones de bichos han de ser mantenidos a raya", dice Madsen. Normalmente, hay una capa de moco que separa las células intestinales de las bacterias intestinales. Pero si las bacterias llegan a estas células, pueden estimular el sistema inmune y causar la inflamación. Esta inflamación del tracto digestivo, fuera de control, es el sello distintivo de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), que causa la diarrea, la fatiga y el dolor abdominal. La inflamación crónica también se ha asociado con el síndrome metabólico, un conjunto de desórdenes concurrentes, como obesidad y presión arterial alta, que aumentan el riesgo de enfermedades del corazón y la diabetes en una persona.

Benoit Chassaing, microbiólogo de la Universidad Estatal de Georgia, en Atlanta, se preguntó si tal invasión bacteriana podría explicar lo que él describe como una "perfecta correlación" entre el aumento del uso de aditivos alimentarios en los países industrializados y en la incidencia de la EII (la enfermedad afecta a más de un millón de personas en Estados Unidos y parece ir en aumento). El trabajo de los otros equipos llevó Chassaing y sus colegas, a centrarse en compuestos emulsionantes, que como limpiadores funcionen como suaves ingredientes, una mezcla cremosa de ingredientes que de otro modo sería preferible separar, como la grasa de la leche y el agua en los helados. Un estudio de 2009 descubrió que el emulsionante alimentario carboximetilcelulosa (CMC) en ratones modificados genéticamente los hacía ya predispuestos a la inflamación intestinal, les conducía a un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado e incrementaba la inflamación.

En este nuevo estudio, los investigadores alimentaron con dos emulsionantes comunes, el CMC y el polisorbato 80, tanto a una cepa de ratones genéticamente susceptibles como a otra cepa de ratones salvajes (que no tienen tales mutaciones genéticas que los pondrían en mayor riesgo de EII o síndrome metabólico). Entre los ratones susceptibles, comer o beber emulsionantes durante 12 semanas aumentó el riesgo de desarrollar síntomas de colitis --lo que en el ratón sería la inflamación intestinal de los seres humanos con EII-- en torno al 40% y 80%. Los ratones salvajes no desarrollaron colitis, pero ++mostraron inflamación leve de sus intestinos y varias características del síndrome metabólico++: ligero aumento de peso, aumento de la grasa corporal y de ingesta de alimentos, y niveles más altos de azúcar en sangre, lo que indica una pobre regulación de la glucosa, asociada con la diabetes.

Cómo inducen estos cambios los emulsionantes todavía no está claro, pero el estudio ofrece algunas pistas. La imágenes microscópicas de los intestinos reveló que la distancia media entre las bacterias del intestino y las células intestinales se redujo en más de la mitad; bacterias parecían estar avanzando hacia el recubrimiento intestinal. Además, las heces de los ratones alimentados con emulsionantes mostraban un mayor número de especies bacterianas conocidas por digerir y penetrar la mucosa. Las heces también parecían contener un microbioma más "pro-inflamatorio", es decir, las bacterias más fuertemente activadas como receptoras desencadenan la inflamación, aunque aún no está claro que las bacterias produzcan este efecto. La conclusión de Chassaing: Una de dos, o los emulsionantes dañan directamente la capa de moco, dejándolo vulnerable a las bacterias, o cambian la composición de la microbiota, favoreciendo que los microbios penetren en la mucosa.

No es de extrañar que estas sustancias induzcan un efecto sobre los microbios intestinales, señala Mia Phillipson, fisióloga de la Universidad de Uppsala, en Suecia, que estudia las interacciones entre la inflamación y las bacterias mucosas intestinales. Todo, desde ser vegetariano a nacer por cesárea puede cambiar la composición de nuestro microbioma de manera significativa, afirma. Pero relativamente son pocos estudios hasta la fecha que hayan observado los efectos de los aditivos alimentarios en el microbioma con este nivel de detalle. "Creo que estamos a punto de saber el alcance de lo importante que es esto", dice ella. En cuanto a las implicaciones para los seres humanos, Phillipson agrega que es demasiado pronto para hacer recomendaciones generales, pero sugiere que las personas con EII o un historial familiar de esta enfermedad consideren evitar estos ingredientes.

Chassaing, además, procura no atribuir a estos emulsionantes el papel de villano final. "Por supuesto, la sociedad cambió tan drásticamente durante el siglo pasado ..., y tantos otros factores fueron usados en los alimentos, que realmente no podemos adivinar cuál de ellos está jugando el papel más importante". Su grupo ahora está preparando un estudio más ambicioso que compara el microbioma de la gente que evita completamente los emulsionantes durante varias semanas con los de una dieta occidental estándar.

# # #
- Imagen: emulsionantes en helados
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales