Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Buenas noticias sobre la absorción de los bosques del dióxido de carbono

Referencia: ScienceDaily.com, 2 de enero 2015


Un nuevo estudio dirigido por la NASA demuestra que los bosques tropicales pueden estar absorbiendo más dióxido de carbono de lo que muchos científicos pensaban, en respuesta al aumento de los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero. El estudio estima que los bosques tropicales, al margen de una absorción global mundial de 2,5 mil millones,  absorben 1,4 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono más de lo que es absorbido por los bosques de Canadá, Siberia y otras regiones del norte, los llamados bosques boreales.
Un nuevo estudio de la NASA sugiere que los bosques tropicales absorben más dióxido de carbono atmosférico que el absorbido por los bosques de Alaska, Canadá y Siberia. Crédito: © tuanjai62 / Fotolia.
"Esta es una buena noticia, ya que la absorción en los bosques boreales ya se está desacelerando, mientras que los bosques tropicales pueden continuar absorbiendo carbono durante muchos años", señaló David Schimel del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California. Schimel es autor principal de un estudio sobre la nueva investigación, que aparece en línea en  Proceedings of National Academy of Sciences.

Los bosques y otros tipos de vegetación terrestre eliminan actualmente hasta un 30 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono humanos de la atmósfera durante la fotosíntesis. Si la velocidad de absorción se desacelera, la tasa de calentamiento global poría acelerar un cambio.

El nuevo estudio es el primero en idear una manera de hacer comparaciones manzanas equitativas de las estimaciones del dióxido de carbono de muchas fuentes a diferentes escalas: Los modelos computacionales de los procesos de los ecosistemas, los modelos atmosféricos recorren hacia atrás en el tiempo para deducir las fuentes de las concentraciones de hoy (los llamados modelos inversos), imágenes satelitales, datos experimentales forestales y más. Los investigadores reconciliaron todos los tipos de análisis y evaluaron la exactitud de los resultados sobre esta base y reproducirlo independientemente. Obtuvieron su nueva estimación de la absorción del carbono tropical de los modelos que estiman más confiables y verificadas.

"Hasta nuestro análisis, nadie había completado con éxito una conciliación global de la información sobre los efectos del dióxido de carbono de la atmósfera, la silvicultura y las comunidades de modelado", dijo el coautor, Joshua Fisher, del JPL. "Es increíble que todos estos diferentes tipos de fuentes de datos independientes comiencen a converger en una respuesta."

La cuestión de qué tipo de bosque es el gran absorbedor de carbono "no es sólo una curiosidad contabilidad", apuntó el co-autor Britton Stephens, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, en Boulder, Colorado. "Tiene grandes implicaciones para nuestra comprensión el hecho  de si los ecosistemas terrestres globales podrían seguir compensando nuestras emisiones de dióxido de carbono o podrían comenzar a exacerbar el cambio climático."

Conforme las emisiones de origen humano añaden más dióxido de carbono a la atmósfera, los bosques de todo el mundo lo están utilizando para crecer más rápido, reduciendo la cantidad que se queda en el aire. Este efecto se llama la fertilización de carbono. "En igualdad de condiciones, el efecto es más fuerte a temperaturas más altas, lo que significa que será mayor en los trópicos que en los bosques boreales", afirmó Schimel.

Pero el cambio climático también disminuye la disponibilidad de agua en algunas regiones y hace que la Tierra se caliente, lo que lleva a incendios forestales más frecuentes y de mayor tamaño. En los trópicos, los humanos agravan el problema con la quema de madera durante la deforestación. Los incendios no sólo dejan de absorber carbono por los árboles que matan, también porque arrojan grandes cantidades de carbono a la atmósfera cuando queman madera.

Durante cerca de 25 años, la mayoría de los modelos climáticos computarizados han mostrado que los bosques de latitudes medias del hemisferio norte absorben más carbono que los bosques tropicales. Ese resultado se basaba inicialmente en el entonces entendimiento de los flujos globales del aire, y tales datos limitados sugerían que la deforestación estaba causando que los bosques tropicales liberaran más dióxido de carbono del que estaban absorbiendo.

A mediados de la década de 2000, Stephens utilizó las mediciones de dióxido de carbono desde aviones, para demostrar que muchos modelos climáticos no representaban correctamente los flujos de carbono por encima del nivel del suelo. Estos modelos ajustaban mejor las mediciones de las aeronaves que mostraban mayor absorción de carbono en los bosques tropicales. No obstante, aún no había suficiente de datos globales para validar la idea de una gran absorción por parte del bosque tropical. Schimel dijo que su nuevo estudio se aprovechó de una gran cantidad de trabajo que han hecho otros científicos, ya que el estudio de Stephens extrae datos nacionales y regionales de diversa índole en un conjunto de datos robustos globales.

Schimel señaló que su papel reconcilia los resultados de todas las escalas, desde los poros de una sola hoja, donde se realiza la fotosíntesis, hasta globalmente toda la Tierra, ya que el aire mueve de dióxido de carbono por todo el mundo. "Lo que habíamos obtenido hasta este estudio era una teoría de la fertilización por dióxido de carbono basado en fenómenos a escala microscópica, y las observaciones a escala mundial parecían contradecir estos fenómenos. Aquí, al menos, tenemos una hipótesis que proporciona una explicación coherente que incluye tanto la forma en que sabemos de cómo funciona la fotosíntesis y lo que está sucediendo a escala planetaria."

La NASA monitorea los signos vitales de la Tierra de la tierra, el aire y el espacio con una flota de satélites y campañas ambiciosas de observación del aire y la tierra. Desarrolla nuevas formas de observar y estudiar los sistemas naturales interconectados de la Tierra con los registros de datos a largo plazo y las herramientas de análisis computerizado para ver mejor cómo está cambiando nuestro planeta. Esta agencia comparte este conocimiento con la comunidad mundial y trabaja con instituciones de Estados Unidos y de todo el mundo que contribuyen a una mejor comprensión y protección de nuestro planeta.

Para obtener más información acerca de estas actividades en el último año visite la NASA.


- Imagen: Un nuevo estudio de la NASA sugiere que los bosques tropicales absorben más dióxido de carbono atmosférico que el absorbido por los bosques de Alaska, Canadá y Siberia. Crédito: © tuanjai62 / Fotolia.
- Fuente: NASA /Jet Propulsion Laboratory .
- Publicación: David Schimel, Britton B. Stephens, Joshua B. Fisher. Effect of increasing CO2 on the terrestrial carbon cycle. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2014; 201407302 DOI: 10.1073/pnas.1407302112.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales