Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Cómo crecer más fuerte sin levantar pesos

“How to Grow Stronger Without Lifting Weights”
por Clayton Mosher, 23 de diciembre 2014

Anhelamos creer que podemos obtener una buena forma sin esfuerzo. Construimos los "cinturones ab" para electrocutar nuestros músculos y conseguir esa tableta muscular. Inventamos las dietas de galletas con chispas de chocolate para adelgazar mientras comemos grasa. Queremos estar en forma sin hacer absolutamente nada. Queremos estar en la cama, pensando en ir al gimnasio y luego, puf, de pronto obtener el cuerpo de un dios griego.

Pues bien, un notable nuevo estudio de Brian Clark, de la Universidad de Ohio, demuestra que permanecer sentado, pensando solamente en el ejercicio, podría hacernos más fuertes. Clark y sus colegas reclutaron a 29 voluntarios que envolvieron sus muñecas en moldes quirúrgicos durante un mes entero. Durante este mes, la mitad de los voluntarios pensó que estaban ejercitando sus muñecas inmovilizadas. Durante 11 minutos al día, 5 días a la semana, se sentaron completamente quietos y centraron todo su esfuerzo mental fingiendo que flexionaban sus músculos. Cuando retiraron los moldes, los voluntarios que hicieron estos ejercicios mentales tenían los músculos de la muñeca dos veces más fuertes que los que no habían hecho nada en absoluto.

La idea que hay detrás de esta investigación no es un concepto nuevo, un concepto a menudo descuidado en el campo de la neurociencia: nuestros cuerpos y nuestros cerebros evolucionaron juntos. A pesar de que tratamos a uno y a otro como dos entidades separadas (cerebro vs físico, mente vs materia), lo cierto es que están íntimamente conectados.

De hecho, incluso antes de que Brian Clark publicara su estudio, otros investigadores ya habían demostrado tales vínculos entre el cerebro y los músculos. Hace diez años, Guang Yue, en la Clínica de Cleveland, informó que el ejercicio imaginario aumenta la fuerza de los músculos de los dedos hasta en un 35%. Hace apenas cinco años, Kai Miller, de la Universidad de Washington, mostraba que el ejercicio imaginario activa las mismas áreas cerebrales que se activan durante el ejercicio real. La investigación de Brian Clark se añade a este cuerpo de conocimientos, y proporciona pruebas concluyentes sobre el papel de las vías neuromusculares en el entrenamiento de la fuerza.

Para examinar estas vías cerebro-musculares, Clark y sus colegas colocaron un campo magnético por encima de la corteza motora y estimularon las neuronas del cerebro. Con el campo magnético funcionando, vieron que los músculos de los voluntarios se flexionaban y luego quedaban momentáneamente paralizados. Al medir la cantidad de contracción muscular y la duración de la parálisis, Clark y sus colegas, pudieron hacer inferencias sobre las conexiones del cerebro. Cuanto más duraba la parálisis, más débil era la conexión neuromuscular. No es sorprendente que, los voluntarios que realizaron el ejercicio imaginario tenían fuertes vías neuromusculares y, por tanto, los músculos más fuertes. Los voluntarios mentalmente perezosos tenían vías neuromusculares más débiles que empezaban a degradarse.


Si nos sentimos débiles y agotados al movernos, por la falta de ejercicio o por el envejecimiento, mantener la mente activa mantiene el cuerpo sano. Desde luego, la mente por sí sola no puede mantener los músculos fuertes ... no más que atacar a sus músculos con un cinturón de electrocución para conseguir esa tableta muscular. Realmente, el levantamiento de pesas o practicar deportes es más efectivo que el solo ejercicio mental o el simple ataque electrocutante al músculo, ya que activa la mente y el cuerpo al mismo tiempo. En fitness, y en la salud, tanto la mente como el cuerpo son materia.


- Autor: Clayton Mosher es becario postdoctoral en el Hospital Mount Sinai de la ciudad de Nueva York. 
- Imagen: ilustración muscular.
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales