Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Bacterias del petróleo, criaturas que viven en la profunda biosfera de la Tierra

Referencia: EurekAlert.org .
“Oil-dwelling bacteria are social creatures in Earth's deep biosphere”
contacto: John Cramer, 12 diciembre 2014

Las reservas de petróleo se encuentran dispersas por todo en el interior de la Tierra como islas remotas en el océano, por lo que se podría esperar que sus habitantes sean muy diferentes, pero un nuevo estudio dirigido por el Dartmouth College y la Universidad de investigadores de Oslo demuestra que estos microbios subterráneos son criaturas sociales que han estado intercambiando sus genes durante eones.

El estudio, que fue dirigido por investigadores de Dartmouth College y la Universidad de Oslo, aparece en el journal ISME disponible en PDF bajo petición.

Los hallazgos arrojan una nueva luz sobre la "biosfera profunda", o ese vasto reino subterráneo cuyos residentes unicelulares se estiman en más o menos igual número y diversidad a todos los microbios que habitan la superficie de la tierra, agua y aire. La investigación microbiana profunda también puede ayudar a los científicos a comprender mejor la evolución primitiva de la vida en la Tierra o la búsqueda de vida en Marte y otros planetas.

Algunos científicos apoyan un escenario de "entierro y aislamiento" en el que las bacterias que viven en los yacimientos de petróleo son descendientes de aisladas comunidades bacterianas enterradas por sedimentos, que con el tiempo se convirtieron en depósitos de petróleo. "En cambio, nuestro análisis es compatible con una visión más compleja de "colonización", donde las bacterias procedentes de las poblaciones marinas y del subsuelo han estado emigrando de forma continua hacia los yacimientos de petróleo e influyendo en su composición genética desde la antigüedad", sotiene la co-autora Olga Zhaxybayeva, profesora asistente en Dartmouth.

Desde la década de 1980, se han ido descubriendo un creciente número de formas de vida microbianas en el subsuelo, lo que ha dado lugar a muchas preguntas al respecto, incluyendo cuándo y cómo estos microorganismos llegaron a habitar estos lugares, donde la temperatura y la presión son extremas y los nutrientes y la energía pueden resultar escasas. Los microorganismos son la forma más antigua de vida en la Tierra y siguen desempeñando un papel crucial en el ecosistema del planeta. Estas bacterias que habitan bajo tierra no viven de la energía solar, sino del calor interno de la Tierra, los productos químicos y los nutrientes.

En su nuevo estudio, los investigadores formularon una serie de preguntas, entre ellas, ¿qué hace que estas bacterias enterradas se adapten a vivir en los yacimientos de petróleo, si ellas formaban parte de los sedimentos? ¿evolucionaron estas bacterias de forma aislada, o migraron a los yacimientos de petróleo e intercambiaron genes con bacterias del entorno, incluso con las bacterias superficiales introducidas a través de los fluidos de perforación utilizados en la producción de petróleo? Los investigadores analizaron los 11 genomas de Thermotoga, un antiguo linaje de bacterias muy amantes del calor, recogidas de los yacimientos de petróleo del Mar del Norte y Japón, y de los respiraderos de agua caliente del fondo del océano, al norte de las Islas Kuril de Japón, en Italia y en las Azores, una isla al oeste de Portugal. También analizaron el ADN de la comunidad Thermotoga desde su entorno (los llamados metagenomas) de América del Norte y Australia, que están disponibles en las bases de datos públicas.

Los resultados revelan un vasto flujo de genes a través de todos los entornos de la muestra, lo que sugiere que las bacterias no se quedan aisladas en los yacimientos de petróleo, sino que han emigrado y colonizado los embalses contribuyendo a su composición genética. "Queda por explicar la ruta del flujo de genes, pero la hipótesis es que gran parte del flujo de genes puede ocurrir en el subsuelo", señala la co-autora Camilla Nesbø, investigadora del Centro de Síntesis Ecológica y Evolutiva de la Universidad de Oslo. La investigación anterior de Zhaxybayeva y la de Nesbø mostraron que las Thermotoga y sus parientes cercanos, han intercambiado pequeños trozos de genoma con Arqueas, una antigua forma de vida unicelular diferentes de las bacterias, y con otro grupo distante de bacterias, Firmicutes.


- Fuente: Dartmouth College .
- Imagen: Thermatoga .
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales