Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Después de 180.000 picaduras, es posible que tengamos una trampa para las chinches

Referencia: ScienceAlert.com .
por Myles Gough, 27 diciembre 2014

Una valiente bióloga soportó 180.000 picaduras de chinches en un período de cinco años, lo que ha permitido descubrir el cóctel químico necesario para atraer y atrapar a estos molestos parásitos antes de una plaga.

Si alguna vez has tenido la mala suerte de encontrarlos escondidos en tu colchón o bajo tu almohada, entonces ya sabes de los dolores de cabeza que te puede acarrear una infestación de chinches.

La chinche común (Cimex lectularius) es un pequeño y insecto parásito y que se alimenta principalmente de sangre humana ... mientras estamos durmiendo. Su inmunidad a los plaguicidas le ha permitido tener una fuerte recuperación en el mundo desarrollado en las últimas décadas, y ha dado lugar a un aumento de las infestaciones.

Aunque las picaduras no duelen necesariamente, pueden producir irritaciones de la piel al rascarse, trastornos psicológicos, y en algunos casos, reacciones alérgicas graves. Además, deshacerse de las chinches puede llegar a ser un proceso de pesadilla que implica costosas facturas de fumigación.

Ha habido bastante investigación sobre la detección temprana de las chinches, y varios grupos están trabajando en el desarrollo de trampas con cebo de feromonas. Las feromonas son sustancias químicas producidas por los animales que desencadenan una conducta de respuesta en los animales de la misma especie. Por ejemplo, podrían indicar que un animal puede ha encontrado comida o refugio.

El problema con las chinches es que esas sustancias químicas han sido difíciles de identificar, en concreto, la que utilizan para comunicar que un hábitat particular es seguro.

Ahora, gracias a un científico que estaba dispuesto a sacrificar su propia piel para el bien común, los investigadores de la Universidad Simon Fraser (SFU) en la Columbia Británica, Canadá, por fin han descubierto ese compuesto, y han dado un gran paso hacia el desarrollo de una trampa de feromonas para estos molestos parásitos .

En un proyecto de investigación que pocos envidiarían, la bióloga Regine Gries permitió que las chinches se dieran un festín con su sangre, soportando miles de picaduras cada semana durante cinco años. En total, se estima que le han mordido más de 180.000 veces. Ver informe de CBC news.

Regine lo acordó así con su marido, también biólogo, Gerhard Gries, porque su piel se vía sólo mínimamente afectada por las picaduras de las chinches. Puede parecer un alto precio a pagar (por amor o por la ciencia), pero pronto podría valer la pena.

La pareja, junto con el químico Robert Britton, y un equipo de estudiantes de la SFU, descubrieron que las chinches liberan pequeñas cantidades de histamina en las heces y en la piel que despojan después de la alimentación.

Los investigadores dicen que la presencia de señales de histamina les dice a las chinches que un refugio dado es seguro, y las mantiene estacionarias, independientemente de si se han alimentado recientemente de la sangre humana.

Además de la histamina, el equipo ha identificado y sintetizado otros cinco componentes químicos necesarios para atraer a estos insectos a unas trampas.

No obstante, probar la respuesta de los bichos para cada potencial feromona, sin embargo, significaba recolectar una enorme cantidad de piel desechada y de heces, lo que supone una gran cantidad de alimentación, que padeció el antebrazo de Regine Gries.

Tras una serie de pruebas exitosas en apartamentos infestados de chinches en Metro Vancouver, el equipo publicó este mes su investigación en la revista de química Angewandte Chemie.

Kenneth Haynes, un entomólogo de la Universidad de Kentucky, contó en Chemical y Engineering News que este estudio podría ser la base de "un gran avance para hacer frente a esta difícil plagas".

Los investigadores están ahora trabajando con la compañía canadiense Contech Enterprises, y esperan una trampa comercial asequible que pueda estar disponible el próximo año.


- Fuente: Química y Engineering News
- Imagen.1. Credito Mike Hrabar
- Imagen.2. CDC / Janice Haney Carr
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales