Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Virus y bacterias del intestino unen sus fuerzas para mantener nuestra salud


Referencia: Science Daily.com, 19 de noviembre 2014

Los microbiólogos del NYU Langone Medical Center dicen que tienen lo que podría ser la primera evidencia sólida de que la presencia natural de los virus en el intestino, lo que se llama el 'viroma', juega un papel en el mantenimiento de la salud y en la lucha contra la infección, de forma similar a las bacterias intestinales que ahí habitan y conforman el "microbioma".

En una serie de experimentos con ratones que duró dos años en completarse, el equipo de la NYU Langone encontró que, la infección por el norovirus murino común, o MNV, ayudó a los ratones a reparar el tejido intestinal dañado por la inflamación y también a restaurar las defensas inmunitarias del intestino después de que su microbioma había sido aniquilado por una terapia con antibióticos.

En un informe sobre este trabajo, que fue publicado en la revista Nature el 19 de noviembre, los investigadores dicen que también encontraron que el MNV reforzó al sistema inmunológico en la lucha contra el daño tisular.

"Nuestra investigación ofrece datos convincentes acerca de esta relación de mutuo apoyo entre los virus y las bacterias en el intestino del ratón, y asienta las bases para una mayor investigación acerca de cómo el viroma da soporte al sistema inmunológico, lo que, probablemente, también se aplique a los seres humanos", señala el investigador principal del estudio, Ken Cadwell, PhD, profesor asistente en la Universidad de Nueva York (NYU) Langone.

"Sabemos durante mucho tiempo de gente que están infectadas con virus y bacterias que no enferman", añade Cadwell. "Ahora tenemos evidencia científica de que no todas las infecciones virales son malas, y que en realidad puede ser beneficioso para la salud, al igual que sabemos que muchas de las infecciones bacterianas son buenas para mantener la salud."

Según Cadwell, hasta ahora, los científicos han estado mayormente rastreando evidencias genéticas de la existencia del viroma, pero ninguna se hacía para confirmar su presencia normal en el intestino o para aclarar si jugaba un papel perjudicial, neutral o útil.

Para su investigación, el equipo se basó en estudios previos con ratones criados genéticamente para desarrollar una enfermedad inflamatoria intestinal, una enfermedad que se cree causada por bacterias del microbioma. La investigación demostró que la infección crónica de MNV en estos ratones tan susceptibles podría producir el mismo daño inflamatorio en el tejido intestinal como una exposición crónica bacteriana, lo que sugeriría un papel similar en la activación inmune.

En el nuevo estudio, Cadwell y sus colegas alimentaron a ratones criados MNV sin las bacterias normales del intestino, y cuyo sistema inmunológico y los intestinos estaban poco desarrollados debido a la falta de estímulos bacterianos y nutrientes. Carecía su sistema inmunológico de los linfocitos T y los linfocitos B y de las proyecciones absorbentes de nutrientes del intestino, llamadas vellosidades, que estaba más encogido y más delgado que en los ratones normales, junto con un tejido circundante más pequeño de lo normal en las criptas entre vellosidades.

Después de dos semanas de la infección de MNV, los ratones, que se mantuvieron estrictamente aislados de la exposición a cualesquiera otros gérmenes, mostraron una restauración casi completa de su sistema inmunológico y una inversión casi completa de las lesiones intestinales.

Estos resultados restaurativos fueron similares que en los ratones normales con MNV, cuyo microbioma intestinal recientemente había sido aniquilado por el tratamiento antibiótico. Los niveles de linfocitos T en sangre se duplicaron, y los linfocitos B fueron detectables en ambas muestras de tejido intestinal y de sangre.

Las pruebas adicionales confirmaron que la curación mediada por el MNV se basó en el aumento de la señalización del sistema inmune debido a las proteínas  antivirales interferones de tipo 1, confirmando el papel clave del virus en la conducción de la respuesta inmune.

En otra serie de pruebas diseñadas para imitar el impacto por el uso excesivo de antibióticos en las personas, y evaluar los efectos de protección de la infección MNV, los investigadores alimentaron a ratones normales con un producto químico dañino para el tejido intestinal. Todos los ratones habían sido tratados previamente con antibióticos y mermados de bacterias. Los ratones pretratados e infectados con MNV vivieron más tiempo, tenían vellosidades más grandes y menos dañado el tejido intestinal que aquellos que los no infectados. Los ratones infectados con MNV también perdieron significativamente menos agua a través de diarreas y menos crecimiento excesivo del tejido ulcerado y de acumulación de líquidos, todos ellos signos de un daño reducido en el intestino.

Cadwell anunció que el equipo planea clasificar y caracterizar los daños y beneficios para la salud de otros virus intestinales, así cómo interactúa o comporta cada uno con el microbioma. También planea investigar si ciertos virus son perjudiciales o beneficiosos solamente para grupos específicos de personas.

Por supuesto, Cadwell advierte que la investigación no sugiere que la gente deba considerar infectarse a sí mismos con cualquier virus. Al igual que con bacterias, ya que muchas de ellas pueden ser peligrosas para la salud.


- Imagen: Representación de un virus. Crédito: © yodiyim / Fotolia
- Fuente: NYU Langone Medical Center.
- Publicación: Panagiotis Ntziachristos, Aristotelis Tsirigos, G. Grant Welstead, Thomas Trimarchi, Sofia Bakogianni, Luyao Xu, Evangelia Loizou, Linda Holmfeldt, Alexandros Strikoudis, Bryan King, Jasper Mullenders, Jared Becksfort, Jelena Nedjic, Elisabeth Paietta, Martin S. Tallman, Jacob M. Rowe, Giovanni Tonon, Takashi Satoh, Laurens Kruidenier, Rab Prinjha, Shizuo Akira, Pieter Van Vlierberghe, Adolfo A. Ferrando, Rudolf Jaenisch, Charles G. Mullighan, Iannis Aifantis. Contrasting roles of histone 3 lysine 27 demethylases in acute lymphoblastic leukaemia. Nature, 2014; 514 (7523): 513 DOI: 10.1038/nature13605.
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales