Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » » ¿Admite la ciencia que está equivocada?

Referencia: Thunderbolts.info .
por B. Talbott, 26 de noviembre 2012

Los dos artículos más recientes de Thunderblog, escritos por Wal Thornhill y el Dr. Jeremy Dunning-Davies, son grandes meditaciones sobre el estado actual de la cosmología y el futuro de la ciencia. Muchos de los que han seguido los esfuerzos del Proyecto Thunderbolts comparten la sensación de que realmente estamos acercándonos a un "punto de inflexión" donde la evidencia para un universo eléctrico es simplemente demasiado fuerte para que la ciencia institucionalizada lo ignore por más tiempo. Sin embargo, la verdadera cuestión no parece ser si las evidencias de esta visión eléctrica es lo suficientemente fuerte como para justificar la consideración, sino más bien si la ciencia en su conjunto podrá abrazar el desafío.

Toda evaluación de la dirección e integridad de la ciencia debe abordar cómo reacciona la ciencia institucionalizada frente a descubrimientos inesperados. Es un hecho que los defensores de la teoría astronómica estándar admiten rutinariamente la sorpresa. Incluso las palabras como "sorprendido" o "perplejo" aparecen a veces en distintos comunicados de prensa de la ciencia cuando surgen transparentes anomalías. Por ejemplo, muchos radioastrónomos reconocen abiertamente que las intensas emisiones de rayos X de los chorros cósmicos son muy difíciles de explicar (Algunos dirían que esto es un problema inevitable cuando los científicos tienen solamente la gravedad para hacer el "trabajo" a un nivel cosmológico).

 El verdadero problema es que las sorpresas rara vez obligan a una reevaluación necesaria de los principios fundamentales que asumen los científicos. Históricamente, uno de los ejemplos más memorables de esto fue dado por el tema de las auroras de la Tierra. Tiempo después que la era espacial empezara a brindar apoyo a la afirmación de Kristian Birkeland de que las partículas cargadas del Sol entraban a través de la atmósfera superior de la Tierra y así creaban la aurora boreal, los teóricos continuaron manteniendo la modelización matemática de Sydney Chapman, de corrientes eléctricas generadas por compresión dentro de una imaginada y aislada burbuja de la ionosfera de la Tierra. Por supuesto, la historia demostró que Birkeland estaba en lo correcto y Chapman equivocado.

Cuando falla la auto-corrección de la ciencia, el costo es enorme porque los errores se refuerzan a sí mismos. Los descubrimientos "sorprendentes" se notan, pero los científicos siguen buscando explicaciones dentro del marco de los viejos modelos mucho después de que tales modelos debieran haber sido descartados. Esto conduce a la ciencia teórica a un cada vez más profundo estado de crisis, conllevando un costo significativo para el contribuyente y, en última instancia, es una traición a la confianza del público. Los modelos fallidos han de ser disipados, todos los supuestos desde los que han surgido se deben cuestionar, y las alternativas deben ser examinadas, consideradas y testeadas.

Mucha gente ponen su fe en los científicos para llegar a la verdad en su nombre, ya que la ciencia --en particular la física "matemática" de la astronomía y la cosmología--, a menudo parece demasiado técnica para que lidiemos con ella. Si la mayoría de los científicos citados en los medios de comunicación parecen creer que el "cambio climático" provocado por el hombre es real, o que el bosón de Higgs es real, cabe que la gente se pregunte "¿Quién soy yo para cuestionarlo?" Para muchos de nosotros, la fe en el consenso científico parece una alternativa preferible a la fe en los dioses de la religión. Pero la fe en la ciencia institucionalizada es una fe ciega si uno se ve engañado en asuntos tan complejos de la ciencia.

Nuestra fe parece especialmente cuestionable, ya que gran parte del público pueden tener poca idea de cómo funciona realmente la ciencia. Mientras que el ideal de la ciencia tiene un objetivo, la búsqueda empírica de la verdad, cuando se practica como un empleo puede ser un asunto muy diferente.

Un científico que puede atestiguar esto es el biólogo Dr. Rupert Sheldrake, cuya investigación publicada incluye estudios sobre una amplia gama de temas, incluyendo la telepatía y los poderes inexplicables de los animales, a efectos experimentar en la investigación científica el campo mórfico y la resonancia mórfica. En su libro, Science Set Free, el Dr. Sheldrake responde a un comentario publicado hecho por el cómico Ricky Gervais, en el que Gervais ensalza las virtudes infalibles de la ciencia como del emprendimiento humano. Gervais declaraba: "La ciencia busca la verdad. Y no discrimina. Para mejor o para peor encuentra cosas ahí fuera. La ciencia es humilde. Sabe lo que sabe y sabe lo que no sabe. Basa sus conclusiones y creencias en la cruda evidencia, una evidencia que está constantemente actualizando y mejorando. Y no puede ser ofendida cuando los nuevos hechos aparecen. Comprende el conjunto de conocimientos. No se aferra a prácticas medievales, porque esas son la tradición."

A lo que Sheldrake respondió, "la visión idealizada de la ciencia de Gervais es irremediablemente ingenua en el contexto de la historia y de la sociología de la ciencia. Retrata a los científicos como los buscadores de mente abierta a la verdad, y no a gente común que compiten por obtener fondos y prestigio, y que están limitados por los grupos pares de presión y cercados por los prejuicios y los tabúes."

El comentario de Sheldrake parece reforzado por este estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, que establece que dos tercios de todos los estudios médicos retractados fueron retirados debido a su falta de ética laboral, incluyendo entre ellos "el fraude o la sospecha de fraude (43,4%), la publicación duplicada (14,2 %), y el plagio (9,8%)."

En los últimos años, el Proyecto Thunderbolts ha sido testigo directo de cómo una creencia arraigada frena el progreso científico, donde un ejemplo claro podemos hallarlo en la ciencia de los cometas. Como hemos descrito exhaustivamente en este sitio y en muchas presentaciones de video, así como Wal Thornhill y Dave Talbott explican en su libro, El Universo Eléctrico, básicamente todo lo descubierto sobre los cometas ha sido una sorpresa para la teoría estándar. Los cometas "erupcionan", o incluso explotan, a vastas distancias del Sol, las emisiones de rayos X de los cometas, que el material de un cometa se forma a una distancia mucho más cercana que la conjeturada fuente de cometas en la "nube de Oort", que los núcleos de los cometas están repletos de cráteres, el arco eléctrico aparente en su superficie y la excavación selectiva del material de la superficie, la capacidad inexplicable de los cometas para mantener su lugar en un estado altamente esférico, a veces de millones de kilómetros de diámetro, y un sinnúmero de otros hallazgos referidos a los cometas.

En 2004, la misión Stardust de la NASA proporcionó uno de los grandes choques para la ciencia de cometas, con el descubrimiento de minerales en el polvo del cometa Wild 2 que sólo se forman a temperaturas extremadamente altas. En ese momento, el principal investigador, Donald Brownlee, declaró con franqueza: "Para mi es todo un misterio cómo funcionan los cometas". Esto demuestra de franqueza no es necesariamente poco común en las ciencias, incluso la astronomía. Sin embargo, la verdadera cuestión es si a la vista de tan grandes sorpresas, la ciencia institucionalizada excavará lo suficiente como para desvelar los errores teóricos que causaron que esos nuevos descubrimientos pareciesen en principio tan "sorprendentes". ¿Están dispuestos a considerar realmente nuevas posibilidades?

Aunque los astrónomos, de hecho admitieran que los resultados "ponen un alarma" en la teoría de cometas del acrecimiento desde una nube remota y homogénea, casi todas las viejas suposiciones aún continúan. Consideremos este ejemplo de Science Magazine en 2011 que discute el material de Wild 2:

Después de una mirada más cercana a las muestras de Stardust, los científicos planetarios Eva Berger, de la Universidad de Arizona en Tucson, y sus colegas, han descubierto un nuevo tipo de materia primordial alterada. En un siguiente número de Geochimica et Cosmochimica Acta, el grupo describe una variedad de minerales que contienen azufre, entre ellos una forma de cubanita, en las partículas de Wild 2. Esta forma del mineral sólo se crea en el agua líquida por debajo de una temperatura de 210 ºC, señalan. El grupo concluye que la alteración acuosa probablemente ocurrió en el cometa cuando el calor, ya sea por un impacto o por desintegración radiactiva derritió bloques de hielo que luego se recongelaron rápidamente.

Esta alteración, novedosamente reconocida, "sin duda pone una alarma en la reputación de la ciencia de cometas, que los propone como repositorios de material del sistema solar primordial", dice meteorólogo Michael Zolensky, del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, Texas.

Como se ha mencionado anteriormente, el mineral cubanita del Wild 2 sólo se forma en presencia de agua líquida. Y este olivino++ mineral descubierto, no podría haber sobrevivido en presencia de agua líquida en marcos geológicos temporales. También se descubrió fue pyrrhorita/esfalerita, que requieren temperaturas extremadamente altas. Pero, de nuevo, el agua líquida requiere la presión atmosférica u otro tipo de presión, no puede existir en el vacío. Así que los investigadores necesitaban el agua para "re-congelar rápidamente" después de los presuntos hechos que causaron una fusión original de "bloques de hielo."

El recargado razonamiento es transparente, y se agrava hasta el punto de la ruptura, debido a la extremadamente baja probabilidad de colisiones de los cometas o de fusión por "desintegración radiactiva". Surge la pregunta, ¿son realmente las dos únicas posibilidades que los científicos pueden contemplar?

Existe más que suficiente evidencia para que los astrónomos pregunten si los cometas pueden haber nacido de planetas. De hecho, el esperado "polvo cósmico" desde el cual se pensaba que los cometas estaban hechos --y la razón por la fue llamada Stardust la misión de la NASA-- sólo estaba presente en cantidades triviales en las muestras de Wild 2. Es importante destacar que, los minerales Cubanita y forsterita, descubierta en la materia de Wild 2, están presentes tanto en la Tierra como en Marte, los cuales, desde el punto de vista del universo eléctrico no es una coincidencia, los cometas, desde esta perspectiva, son materiales que fueron arrancados eléctricamente de las superficies planetarias en una fase violenta de la historia planetaria. Lo cierto es que todos los hallazgos de la misión Stardust coinciden perfectamente con esta descripción de los orígenes de los cometas. De hecho, como declaraba el investigador principal, Donald Brownlee, "La mayoría de los componentes del cometa tienen composiciones isotópicas similares a la Tierra y originarios del sistema solar." (Para un análisis más exhaustivo de estos temas, ver el video de presentación de Thunderbolts Cuando de los planetas nacieron los cometas”).



El problema es mucho más grande que la voluntad personal de un individuo para admitir que estaba equivocado. Sí, un sinnúmero de científicos que trabajan concienzudamente buscan respuestas y admiten cuando se sorprenden o cuando no entienden completamente algo. Pero los libros de texto académicos que millones de estudiantes universitarios están leyendo y memorizando, "aprenden de memoria", como decía un joven científico, son dolorosamente lentos para ser reescritos. Muchos de los supuestos "hechos" que se enseñan hoy en día han sido y continúan siendo seriamente cuestionados por los datos científicos y las teorías en competencia. El cambio en la ciencia es lento, doloroso y, a menudo, en contra de la fuerza invisible, tal vez inconsciente, de la resistencia institucionalizada.


Recientemente, el Proyecto Thunderbolts ha añadido una característica en YouTube llamado Space News del Universo Eléctrico. Este proyecto se centra en las noticias que nos parecen especialmente relevantes para la investigación del universo eléctrico. Tomemos, por ejemplo, uno de los descubrimientos recientes relacionados con el Sol (un tema no está separado de la ciencia de cometas). Hace unos meses, los científicos que crearon una "resonancia magnética" de los movimientos internos de plasma del Sol reseñaron en un artículo, revisado por pares, detectaron sólo un uno por ciento de la convección solar que se esperaba, lo que significa su virtual ausencia. Decir que este descubrimiento es "impresionante" es de un eufemismo extremo. La noción de que se produce una reacción termonuclear en el núcleo del Sol requiere de un transporte masivo de energía térmica a la superficie del Sol a través de la convección.


Desde la primera publicación de la hipótesis de sol eléctrico (Ralph Juergens, 1972), los teóricos eléctricos han sostenido que en realidad no hay ninguna convección en el Sol.

Y esta es sólo una de las historias que apuntan al final del modelo estándar del Sol.

Ver también:

-Voyager 1 Mystery: Solar Wind Ceases (Voyager 1 Misterio: El cese del viento solar)
-Flashback: The CME That Shattered Solar Theory (Flashback: El CME que destrozó Teoría Solar)
-The Sun – It’s Too Round! (¡El Sol es demasiado redondo!)

Por desgracia, aún no hemos visto evidencias, al menos en los debates públicos, de que estos descubrimientos hayan obligado a realizar nuevas evaluaciones significativas en lo principal de la teoría solar. Sin embargo, la misión al Sol en 2015 de la NASA podría ofrecernos una prueba de fuego de la voluntad de los científicos por descartar modelos cuando la evidencia lo exige. La NASA meterá "una nave espacial resistente al calor ... profundamente en la atmósfera del Sol, donde se podrán tomar muestras del viento solar y del magnetismo de primera mano". El propósito de la misión, llamada Solar Probe+ [Solar Probe Plus], será la de resolver dos "rompecabezas" de hace mucho tiempo: la alta temperatura de la corona del Sol, y la aceleración del viento solar que se aleja del Sol.

La pregunta es, si los datos no coinciden con las expectativas de los científicos, ¿cómo van a reaccionar? ¿Jugarán simplemente con el modelo solar existente, explicarán las anomalías con esas teorías ad hoc cada vez más enrevesadas, o van a estar verdaderamente dispuesto a considerar nuevas posibilidades?

No tengo intención de ser demasiado pesimista, pero la historia reciente no me inspira mucha confianza. Considerando los acontecimientos que rodearon la misión Deep Impact de la NASA con el cometa Tempel 1 en 2005, cuando Wal Thornhill y el Proyecto Thunderbolts registraron predicciones anticipadas basadas en el modelo del cometa eléctrico, muchas de las cuales además de extraordinarias se confirmaron la mayoría, ante el asombro de la NASA. Mientras que algunos críticos trataron de minimizar la importancia de estas predicciones, en 2011, la sonda Stardust NEXT re-fotografió el cometa, proporcionando una confirmación adicional de la interpretación eléctrica. Pero los extremos a los recurrieron los científicos para descartar las anomalías es inquietante. Una expectativa crítica de la teoría estándar fue que el proyectil que se estrelló en el cometa Tempel 1 debería haber dejado un cráter de impacto mucho más claramente definido, si los cometas fueran esos agregados sueltos de hielo y polvo que los astrónomos han asumido durante tanto tiempo.

El equipo de la NASA llegó a la conclusión de que el cráter tuvo que haberse recargado o "parcialmente curado a sí mismo", junto con el material de la explosión hacia arriba y afuera de la superficie del cometa, y entonces, de alguna manera, volver a caer. No es descabellado declarar que esto es imposible, la gravedad de un cometa, cuyo tamaño es de aproximadamente una mil millonésima parte de la Tierra, donde su simple velocidad es más que suficiente para alcanzar la velocidad de escape. Para un análisis en profundidad de estos temas y muchos más, ver el video de la producción reciente, "Deep Impact. Confirmando el Cometa Eléctrico".


Parece que los medios de comunicación son un aliado esencial de la situación actual en la ciencia. La gran mayoría de la gente nunca ha oído hablar de los problemas reales con la teoría solar y de cometas, por no hablar de la teoría del Big Bang y la teoría de la formación de estrellas, además de un sinnúmero de otros "rompecabezas", debido a que a los medios de comunicación no se les ha informado correctamente. El más arriba mencionado Dr. Sheldrake, se vio obligado incluso a recurrir a acciones legales debido a la tergiversación de su investigación en el programa de National Geographic en el Reino Unido (acción que tuvo éxito, por cierto). Los principales medios parecen siempre dispuestos a repetir como un loro el punto de vista del consenso, sin considerar como reales lo que se ofrece desde así llamadas ideas alternativas.

Considere el alcance potencial de indignación si el público se enterara de que miles de millones de dólares en impuestos se han perdido persiguiendo quimeras como la materia oscura, la energía oscura, los agujeros negros, e incluso el supuestamente "descubierto" Bosón de Higgs. Una noticia reciente describe los millones de dólares gastados en la construcción de un "detector subterráneo de materia oscura", aunque por su parte, también han informado de que el Gran Colisionador de Hadrones ha fracasado al buscar evidencias que apoyen la "supersimetría", que es fundamental para las explicaciones de la materia oscura.

Cuán desafortunado es que el público nunca haya oído hablar del matemático Stephen J. Crothers, quien ha desmentido supuestamente los modelos astronómicos derivados (o supuestamente derivados) de la Teoría General de la Relatividad, incluyendo la propia existencia de los agujeros negros, y cuya tesis hasta la fecha no ha sido refutada por ningún experto en la materia (aunque algunos lo han intentado). En conjunto nos sentimos fascinados por nuestra fe, puesto que nuestra toma de decisiones difiere de las incuestionables autoridades.

En última instancia, dentro de un contexto histórico más amplio, el también ya mencionado Ricky Gervais podría estar en lo cierto acerca de que la ciencia corrige los errores cometidos para, finalmente, llegar a la verdad (o alguna aproximación más cercana que la mente humana sea capaz de abarcar). Pero, ¿cuánto tiempo se tarda en tomar esa imprescindible corrección, y cuán grande es el costo cuando dicha corrección se retrasa?


- Imagen.1. Square Kilometre Array (SKA) 
- Imagen 2. Ilustración de bombardeo de cometas.
- Artículo original "Does Science Admit When it’s Wrong?"
-

,

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales