Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Evolución grupal en las arañas

Referencia: S.F. Quanta Magazine .
por Emily Singer, 2 octubre 2014

Un estudio de las colonias de arañas ayuda a compatibilizar una controvertida idea de la evolución, que la selección natural puede actuar tanto en las comunidades como en los individuos.

Como regla general, las arañas son antisociales. Cazan solas, y solas defienden con celo sus redes de otras arañas, a veces hasta se comen a sus compañeros. "El canibalismo y la territorialidad es algo natural en los arácnidos, incluso durante el sexo", explicaba Jonathan Pruitt, ecólogo conductual de la Universidad de Pittsburgh. Pero un puñado de las más de 40.000 especies de arácnidos conocidos en el planeta han aprendido a controlar a esa agresión, e igual que las hormigas o las abejas, cooperan para el bien del grupo.


Por ejemplo, las llamadas arañas de redes enmarañadas forman bandas de 1.000 o más individuos para tejer telarañas que se extienden por cientos de metros, con las que atrapan moscas, pequeños aves y "prácticamente cualquier invertebrado imaginable", añadió Pruitt. Los grupos más pequeños, de unas pocas docenas, trabajan juntos "como una manada de leones", unas cazan sus presas, y otras cuidan la colonia de crías.

Estas arañas presentan un enigma para los biólogos evolutivos. Según la selección natural darwiniana ordinaria, sólo los individuos más aptos podrán transmitir sus genes. Pero si ese es el caso, ¿por qué estas arañas actúan de esta forma que puedan entrar en conflicto con los individuos para competir con sus vecinas? Una araña que defiende el nido podría ponerse en riesgo personal, poniendo en peligro sus posibilidades de producir su descendencia. Y una araña que cría a los pequeños podría tener que esperar a comer hasta que se sacien los cazadores, por lo que podría pasar hambre. No se trata de los comportamientos que se esperan para mejorar la aptitud de un individuo.

Los biólogos han debatido durante mucho tiempo sobre la cuestión de cómo la selección natural puede favorecer la evolución de rasgos que son buenos para el grupo, y no necesariamente para el individuo. Los científicos han desarrollado una serie de modelos matemáticos para tratar de explicar el fenómeno. De acuerdo con este modelo, conocido como selección de parentesco, los organismos muy relacionados, como las abejas y las hormigas, pueden desarrollar la conducta altruista --por ejemplo, muchas hembras renuncian a la reproducción a fin de elevar la prole de la reina-- porque aún así pasarán sus genes indirectamente, a través de la reina

Ahora, sin embargo, un nuevo estudio de Anelosimus Studiosus, una de las especies de arañas de redes enmarañadas, publicado esta semana en la revista Nature, sugiere que la evolución funciona de hecho a nivel del grupo. Si ciertos grupos de animales son más productivos que otros, es decir, que producen más descendencia, entonces la evolución tenderá a favorecer los rasgos que hacen que tal fecundidad sea posible. Según Pruitt, ests hallazgos son los primeros en proporcionar evidencias directas de que la selección natural puede impulsar la evolución de un rasgo grupal en la naturaleza.


- Más información artículo original "Elusive Form of Evolution Seen in Spiders"
- imagen. Arañas trabajando juntas para capturar un saltamontes. Por Alex Wild
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales