Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » » Estudio del ADN revela las migraciones prehistóricas hacia el Nuevo Mundo Ártico

Referencia: ScienceDaily.com, 28 de agosto 2014

Un nuevo estudio de ADN revela la historia de la colonización del Nuevo Mundo Ártico. Sabemos que la gente ha vivido en el Nuevo Mundo Ártico durante unos 5.000 años. La evidencia arqueológica muestra claramente que una gran variedad de culturas sobrevivió a la dureza del clima de Alaska, Canadá y Groenlandia desde hace miles de años. A pesar de esto, hay varias preguntas sin respuesta acerca de estas personas.

Nanook escuchando un gramófono. Wikipedia.
¿De dónde vinieron? ¿Fue en varias oleadas? ¿Cuándo llegaron? ¿Quiénes son sus descendientes? ¿Pueden llamarse a sí mismos pueblos indígenas del Ártico? Ahora podemos responder a algunas de estas preguntas, gracias a un estudio integral de ADN de los habitantes actuales y anteriores de Groenlandia, del Ártico canadiense, Alaska, las Islas Aleutianas y de Siberia, llevado a cabo por un equipo internacional dirigido por el Centro GeoGenetics, en el Museo de Historia Natural de Dinamarca, de la Universidad de Copenhague, cuyos resultados acaban de ser publicados en la revista científica Science.

Buscando antiguos restos humanos en el norte de Groenlandia

El Ártico de América del Norte fue uno de las últimas grandes regiones donde se asentaron los humanos modernos. Esto ocurrió cuando estas gentes cruzaron el estrecho de Bering desde Siberia y se descubrieron un nuevo mundo. Mientras que la zona ha estado bien documentada durante mucho tiempo por los arqueólogos, poco se sabe de su prehistoria genética. En este estudio, los investigadores muestran que el paleo-esquimal que vivió en el Ártico hace ya unos 5.000 años, hasta hace aproximadamente 700 años, representó una ola distinta de migración, separada de los nativos americanos --que cruzaron el estrecho de Bering mucho antes--, y la de los inuit, que pasaron desde Siberia al Ártico varios miles de años después que los paleo-esquimales.

"Nuestros estudios genéticos muestran que, en realidad, los paleo-esquimales (que representan un solo grupo), fueron las primeras personas en el Ártico, y que sobrevivió sin contacto con el exterior durante más de 4.000 años", afirma el profesor Eske Willerslev, de la Fundación Lundbeck del Centro GeoGenetics del Museo de Historia Natural de la Universidad de Copenhague, quien dirigió el estudio.

"Nuestro estudio también muestra que los paleo-esquimales, después de sobrevivir casi en completo aislamiento en el duro entorno ártico durante más de 4.000 años, desaparecieron hace alrededor de 700 años, aproximadamente en la misma época en que los antepasados ​​de los actuales Inuit se fueron extendiendo hacia el este de Alaska”, apunta el Dr. Raghavan Maanasa, del Centro GeoGenetics y autor principal del artículo.

Oleadas de migraciones en las Américas

Desde la década de 1930 se ha representado al inuit de Groenlandia en sus tradicionales embarcaciones (umiaq), utilizadas para la caza y el transporte.

En la literatura arqueológica, se dibujan distinciones entre las diferentes unidades culturales en el Ártico hasta el surgimiento de la cultura Thule, que sustituyó a todas las culturas anteriores del Ártico y es el origen de los inuit de hoy en Alaska, Canadá y Groenlandia. Entre las culturas anteriores se incluyen la Saqqaq o Pre-Dorset y Dorset, que comprenden la tradición paleo-esquimal, con la Dorset dividida en tres fases. Todos ellos tenían una cultura, estilo de vida y rasgos de subsistencia distintivos, tal como se puede comprobar en el registro arqueológico. También hubo varios períodos en los que el Ártico estuvo carente de asentamientos humanos. Estos hechos han planteado más preguntas respecto a la posibilidad de varias oleadas de migración desde Siberia a Alaska, o tal vez los nativos americanos migraronn al norte durante los primeros 4.000 años que el Ártico está habitado.

"Nuestro estudio muestra que, genéticamente, todas las diferentes culturas paleo-esquimales pertenecían al mismo grupo de personas. Por otra parte, no estaban estrechamente relacionados con la cultura Thule, y no vemos ninguna indicación de asimilación entre ambos grupos. También hemos comprobado que los paleo-esquimales no eran descendientes de nativos americanos. su genética revela que tuvo que haber por lo menos tres oleadas separadas de migraciones desde Siberia hacia el continente americano y el Ártico. Primero fueron los antepasados ​​de los nativos americanos actuales, luego los paleo-esquimales, y por último, los ancestros de los inuit de hoy", explica Eske Willerslev.

ilustración sadlemiut canadiense de 1930

Genética y arqueología


El estudio genético confirma algunos hallazgos arqueológicos, pero no todos ellos.

Se rechaza la especulación de que los paleo-esquimales representaran varios pueblos diferentes, incluyendo a los nativos americanos, o que fueran los antepasados ​​directos de los Inuit de hoy. También rechazan las teorías de que los groenlandeses de la costa este o Sadlermiut canadienses, de la isla Southampton en la bahía de Hudson, que se extinguieron en fecha tan tardía como 1902 a 1903, fueran sobreviviendo grupos de la cultura Dorset. La genética demuestra que estos grupos eran Inuit que había desarrollado rasgos culturales similares a los Dorset.

El estudio muestra claramente esa diversidad en las herramientas y formas de vida a través del tiempo, lo que en arqueología se interpreta a menudo como un resultado de la migración, de hecho, no necesariamente refleja la afluencia de gente nueva. Durante los más de 4.000 años que los paleo-esquimales vivieron casi en aislamiento, su cultura se desarrolló en tan diversas formas que ha llevado a algunos a interpretarlas como pertenecientes a diferentes pueblos.

"Básicamente, tenemos dos olas consecutivas de distintos grupos genéticos entrando en el Nuevo Mundo Ártico, y que dieron lugar a tres unidades culturales separadas. A través de este estudio, estamos en condiciones de abordar la cuestión de la diversidad cultural frente a la continuidad genética, en uno de los entornos más desafiantes que los humanos modernos hayan podido asentarse con éxito, y presentar un cuadro completo de cómo se pobló el Ártico", declara el Dr. Raghavan.

Los primeros habitantes

El estudio no pudo establecer por qué la desaparición de los paleo-esquimales coincidió con el comienzo de la colonización de los ancestros de los inuit. No hay duda de que los antepasados ​​inuit, que cruzaron el estrecho de Bering hace unos 1.000 años, y llegaron a Groenlandia hará unos 700 años, eran tecnológicamente superiores.


Los propios mitos de los Inuit cuentan historias de un pueblo antes que ellos, que casi con toda probabilidad se refieren a los paleo-esquimales. En esos mitos, aluden a 'Tunit' o 'Sivullirmiut', que significa "los primeros habitantes". De acuerdo con estos mitos eran gigantes, más altos y fuertes que los inuit, pero que, fácilmente asustados, dejaron sus asentamientos por los recién llegados.

El co-autor del estudio, Dr. William Fitzhugh, del Centro de Estudios del Ártico en el Smithsonian Institution, dice: "Desde el descubrimiento de una cultura paleo-esquimal del Ártico de América del Norte en 1925, los arqueólogos han estado mitificando su relación con los ancestros de la cultura Thule de los inuit modernos. La cultura paleo-esquimal fue reemplazada rápidamente alrededor del año 1300-1400, y sus únicos rastros hacen referencias a la mitología inuit de 'Tunit' y adoptaron algunos elementos de la tecnología Dorset. Esta nueva investigación genómica resuelve las cuestiones pendientes de la arqueología del Ártico que han sido debatidas durante casi un siglo, encontrando que, los paleo-esquimales y los neo-esquimales eran personas genéticamente distintas, con orígenes diferentes del este de Siberia, y que los paleo-esquimales permanecieron aislados en el Ártico oriental durante miles de años, sin que se mezclaran significativamente entre sí o con los indios americanos, nórdicos ni otros europeos."


- fuente: University of Copenhagen, vía AlphaGalileo.org.
- Imagen.1. Nanook escuchando un gramófono. Wikipedia.
- Imagen.2. Mapa de culturas esquimales. Wikipedia.
- Imagen.3. ilustración sadlemiut canadiense de 1930. Wikipedia.
- Imagen.4. umiaq, barco esquimal.  
- Publicación: M. Raghavan, M. DeGiorgio, A. Albrechtsen, I. Moltke, P. Skoglund, T. S. Korneliussen, B. Gronnow, M. Appelt, H. C. Gullov, T. M. Friesen, W. Fitzhugh, H. Malmstrom, S. Rasmussen, J. Olsen, L. Melchior, B. T. Fuller, S. M. Fahrni, T. Stafford, V. Grimes, M. A. P. Renouf, J. Cybulski, N. Lynnerup, M. M. Lahr, K. Britton, R. Knecht, J. Arneborg, M. Metspalu, O. E. Cornejo, A.-S. Malaspinas, Y. Wang, M. Rasmussen, V. Raghavan, T. V. O. Hansen, E. Khusnutdinova, T. Pierre, K. Dneprovsky, C. Andreasen, H. Lange, M. G. Hayes, J. Coltrain, V. A. Spitsyn, A. Gotherstrom, L. Orlando, T. Kivisild, R. Villems, M. H. Crawford, F. C. Nielsen, J. Dissing, J. Heinemeier, M. Meldgaard, C. Bustamante, D. H. O'Rourke, M. Jakobsson, M. T. P. Gilbert, R. Nielsen, E. Willerslev. The genetic prehistory of the New World Arctic. Science, 2014; 345 (6200): 1255832 DOI: 10.1126/science.1255832 .
.

,

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales