Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Un caso antiguo de Síndrome Down descubierto en un cementerio medieval

Referencia: LiveScience.com .
Por José Castro, 9 de julio 2014

El  probable caso más antiguo de síndrome de Down que data en el registro arqueológico proviene de un niño de  5 a 7 años de edad que vivió en la Francia medieval, hace unos 1.500 años.

El niño, que es el ejemplo más joven con esta enfermedad en el registro arqueológico, probablemente no fue estigmatizado en vida, ya que el cuerpo fue tratado de manera similar a otros enterrados en ese lugar, dicen los investigadores.

Los arqueólogos descubrieron originalmente el esqueleto del niño en 1989, cuando fue excavado junto con otros 93 esqueletos en una necrópolis del siglo V al VI, situada al sur de la abadía de Saint-Jean-des-Vignes, al noreste de Francia. Los investigadores sospecharon que el niño podría tener el síndrome de Down, pero no habían realizado un riguroso análisis para confirmar el diagnóstico.

Así pues, Maïté Rivollat​​, arqueóloga de la Universidad de Burdeos, y sus colegas, se dispusieron a estudiar el cráneo del niño, e hicieron una tomografía computarizada (TC) calculada de la misma para comprender sus características internas.

"Las dos publicaciones anteriores sólo mencionaron la posibilidad de que fuese síndrome de Down sin la realización de un estudio detallado", acotó Rivollat ​​en un correo electrónico a Live Science. "La exploración (CT) era una nueva posibilidad de acercarse al aspecto intracraneal de ese cráneo."

Una antigua enfermedad

El síndrome de Down es un trastorno genético, el cual provoca que una persona tenga una copia extra del cromosoma 21. Las personas que nacen con síndrome de Down suelen tener discapacidad intelectual, retrasos en el crecimiento físico y ciertos rasgos faciales, como un puente nasal plano y los ojos almendrados inclinados hacia arriba.

El médico británico John Langdon Down describió por primera vez el síndrome Down como una enfermedad única en 1866. A pesar de esta relativamente reciente identificación de la enfermedad, hay pinturas y esculturas que han descrito el síndrome Down durante siglos.

Por ejemplo, la primera representación del síndrome de Down puede provenir de figurillas olmecas de Mesoamérica, que se remontan tan atrás como al 1.500 antes de nuestra era, según un estudio de 2011 sobre la historia del síndrome Down, publicado en el Journal of Contemporary Anthropology.

Selección de figurillas de cerámica olmeca del Metropolitan Museum of Art. Wikipedia.
En el registro arqueológico, el caso probable de síndrome Down más antiguo proviene de un niño de 9 años de edad que vivía en Inglaterra en algún momento entre los años 700 y 900. (Un esqueleto de un cementerio indígena en California, que data dle 5.200 antes de nuestra era, de hecho, es el más temprano caso arqueológico de síndrome Down, aunque su evidencia es menos concluyente, señala el estudio 2011.)

¿Una vida normal?

Para ver si el niño del sitio de Saint-Jean-des-Vignes realmente tenía síndrome Down, Rivollat ​​y su equipo estudiaron las dimensiones y estructura del cráneo del niño y la compararon con los cráneos de los otros 78 niños de edades similares. Su análisis demostraba que el niño francés tenía numerosas características indicativas del síndrome Down, que los demás cráneos no tenían.

Por ejemplo, el cráneo era corto y ancho y aplanado en la base. Además, contenía huesos craneales delgados y ciertas piezas adicionales de hueso. El niño también tenía algunas anomalías paranasales y dentales, los cuales no diagnostican síndrome Down por sí mismos, pero son indicativos de esta enfermedad cuando se consideran conjuntamente con las otras características, declaraban los investigadores en su estudio, publicado el mes pasado en la revista Internacional de Paleopatología.

Los arqueólogos también estudiaron la forma en que el niño fue enterrado, para obtener pistas sobre cómo fue tratado en la vida, algo que los científicos no fueron capaces de ver con otros casos antiguos de síndrome Down. Al igual que otros esqueletos del cementerio, el niño fue colocado boca arriba en su tumba, con su cabeza apuntando al oeste y los pies al este, y sus manos situadas bajo su pelvis. Es decir, el tratamiento del entierro del niño no fue diferente de las otras personas en el cementerio, dijo Rivollat​​.

"Interpretamos esto en el sentido de que el niño tal vez no fuera estigmatizado durante su vida, la primera vez que un individuo síndrome Down ha sido considerado así en el marco de la comunidad antigua", escriben los investigadores en su estudio.


- Imagen: Selección de figurillas de cerámica olmeca del Metropolitan Museum of Art. Wikipedia.
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales