Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El comportamiento extrovertido nos hace más felices

Referencia: Eurek.Alert.org .
contacto: Timothy Church, 15 abril 2014

La felicidad, al parecer, es importante para todo el mundo. No se trata sólo de que la extroversión conduzca a sentimientos más positivos en las diversas culturas, sino que la gente también informa de un comportamiento más optimista cuando se sienten libres para ser ellos mismos.


Estos hallazgos fueron recientemente publicados en la revista Journal of Research in Personality, en un documento de Timothy Church, profesor de asesoramiento en psicología y decano de investigación en la Facultad de Educación de la Universidad estatal de Washington. La investigación fue financiada por la Fundación Nacional de Ciencia.

"No somos los primeros en mostrar que el ser más extrovertido en la conducta diaria puede conducir a estados de ánimo más positivos. Sin embargo, somos probablemente los primeros en extender este hallazgo a una variedad de culturas", declaró Church.

En estudios previos, incluido el documento de 2012 de William Fleeson, profesor de psicología en la Universidad de Wake Forest en Carolina del Norte, ya se demostró que en los estadounidenses  introvertidos experimentaban mayores niveles de felicidad cuando se involucraban en comportamientos extrovertidos, como sonreir a un transeúnte o llamar a un viejo amigo.

Intrigado, Church quería ver si estos resultados se mantenían en culturas no occidentales. Él y su equipo estudió el comportamiento y estado de ánimo de los estudiantes universitarios en EE.UU., Venezuela, China, Filipinas y Japón. Utilizando la encuesta de rasgos de personalidad "Big Five", se encontró que, en general, las personas informaban de emociones más positivas en situaciones cotidianas donde se sentían o actuaban de manera más extrovertida.

Un segundo hallazgo reveló que los estudiantes se sentían más extrovertidos, agradables, concienzudos, emocionalmente estables y abiertos a la experiencia en situaciones en las que podían elegir su propio comportamiento, en lugar de verse limitados por presiones externas.

Cada uno de los cinco grandes rasgos se hallan en una curva de campana de características que va de un extremo al otro. La extroversión se encuentra en el polo opuesto de la introversión, por ejemplo, y la agradabilidad en el lado opuesto de antagonismo. En una base cotidiana, la mayoría de toda la gente se encuentra en algún lugar del medio.

Hasta ahora, se habían llevado a cabo este tipo de estudios, principalmente en EE.UU. y en otros países occidentales, donde la independencia y el individualismo son altamente valorados. El estudio de Church es uno de los primeros en demostrar que estos resultados trascienden la cultura occidental y se aplican también a otras culturas más relacionadas y orientadas hacia el colectivo, como es el caso de Asia y América del Sur.

A nivel mundial, los psicólogos que estudian la personalidad han identificado cinco grandes similitudes en más de 60 países.

"Los psicólogos transculturales gustan hablar de unidad psíquica", dijo Church. "A pesar de todas nuestras diferencias culturales, la forma en que se organiza la personalidad parece ser bastante comparable entre los grupos culturales. Hay pruebas que demuestran que del 40 al 50 por ciento de la variación en los rasgos de personalidad tiene una base genética."

También señala que, si bien los cinco grandes rasgos parecen bastante universales, las culturas pueden variar el promedio de expresión de los rasgos, por ejemplo, algunas culturas se presentan como más gregarias o más meticulosas.

Sin embargo, el Homo sapiens, ya sea de Europa, China o América del Sur, sí parece poner un muy alto valor en felicidad. Una búsqueda rápida en Internet revela un sinfín de títulos sobre la manera de encontrar y mantener una alegría difícil de alcanzar.

Hay una buena razón para eso. Un amplio estudio de la Universidad de Illinois en el 2011 encontró que, las personas felices tienden a vivir más tiempo y experimentar una mejor salud que las personas pesimistas. Los estados de ánimo positivos ayudan a reducir los niveles de estrés y promover la función inmune saludable, incluso acortan el tiempo de recuperación del corazón después de un entrenamiento.

Los hallazgos de Church sugieren que el ser más extrovertido puede ser una manera de aumentar los niveles de felicidad de la mayoría, si no de todas las culturas.

Las similitudes en la personalidad, y sabiendo que los humanos somos más parecidos que lo contrario, podría suavizar las relaciones internacionales mediante la mejora de la comunicación, la comprensión y la capacidad de predecir el comportamiento de los demás. Esto se aplica a las grandes y complejas sociedades, como en Estados Unidos cuya población crece cada vez más diversa.


- Fuente: Universidad del Estado de Washington .
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales