Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Las ideas brillantes surgen cuando la gente se atreve a tomar riesgos

por Louise Osborne y David Ireland, 4 de marzo 2014

Ha pasado un tiempo desde que Fred Astaire jugó a ser un científico de CSIRO en la película de 1959 basada en la novela de Nevil Shute "On the Beach". Aún así, la premisa de la película es cierta: no siempre se puede predecir donde tu investigación va a terminar o cómo va a influenciar la forma en que vivimos .

El personaje de Astaire, Julian Osborn, fue uno de los primeros exploradores del átomo. A pesar de esto no pudo haber previsto el desastre nuclear mencionado en la película, ni la multitud de técnicas médicas que han surgido posteriormente de la investigación atómica .

Del igual modo, de los primeros trabajos en la comunicación electrónica no se podría haber previsto un mundo lleno de nativos digitales que han ido creciendo en la era de la conectividad global. Dicho de otra manera, sin una voluntad de asumir riesgos, no puede haber recompensa.

¿Por qué funcionó Silicon Valley?

Silicon Valley se ha convertido en el modelo a seguir para conseguir una explosión de I+D y dinero fácil, que ha producido una explosión frenética de los centros de todo el mundo por hacer alarde de sí mismos como el siguiente Valley.

Muchos están adaptando la marca para obtener parte del prestigio haciéndose llamar Silicon Alley, Silicon Desert, o algo igualmente novedoso. ¿Qué hay de verdad en Silicon Valley o qué debería serlo?

Silicon Valley tuvo la suerte y el dinero de su lado, pero también tuvo tiempo. Venía de una modesta investigación y tecnología militar y la obsesiva idea de crear la cultura o el medio ambiente "idóneo" para la innovación.

Eso le permitió trazar su propio camino. En realidad, nadie sabía donde terminaría, pero deseaba en ese momento invertir en algo diferente y ver que los resultados podían ser alcanzados.

Lograr el equilibrio adecuado entre la investigación y la aplicación es crucial, saber cuándo hay que dejar que las ideas puedan germinar, crecer y evolucionar, y cuando parar y cosechar esas ideas.

A través de la inversión pública en ciencia fundamental los gobiernos han desempeñado un papel fundamental como el cuidado de ideas. Y la aventura capitalista y la industria continuación han sabido parar y aprovechar la cosecha de productos y servicios de tales ideas.

En Silicon Valley, tanto el gobierno como la industria aceptaron un alto nivel de riesgo y un papel de no intervención, apoyando, pero no frenando la innovación. Si se hubiese sobreprotegido demasiado al incipiente Valley, habríamos perdido la oportunidad de la transformación tecnológicos que estos centros altamente colaborativos e innovadores eran capaces de dar.
Pero es difícil encontrar temerarios del riesgo.

Experimentos en otros lugares

Como mencionamos en un artículo anterior, la cultura es fundamental para el éxito, pero la combinación adecuada de agentes también es importante.

Berlín, por ejemplo, es una ciudad conocida por ser vanguardia y por la actividad de start-up que atrae un poco la atención. Sin embargo, los que están en el centro de ella, se lamentan de la falta de líderazgo de una investigación integrada, como el de una universidad de ingeniería.

Señalan, asimismo, de la falta adecuada de capitalismo de riesgo. Este fue asunto planteado por los que comentaron nuestro artículo anterior.

En Europa, el ya reducido grupo de tomadores de riesgo no deja de reducirse, según ha informado recientemente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Sugieren los capitalistas de riesgo están recurriendo a inversiones en fases posteriores que, si bien tienen potencial de rentabilidad inferiores, tienen perfiles de riesgo más bajos.

Al otro lado del Atlántico, el multimillonario Tony Hsieh, está +invirtiendo en Las Vegas para atraer negocios y crear no sólo un centro de tecnología, sino también crear una comunidad.

Así que la inversión para la creación de start-ups ya está ahí en Las Vegas, pero ¿qué pasa con la agenda de investigación creativa? El Silicon Alley de Nueva York acogerá un campus tecnológico de riesgo conjunto entre la Universidad de Cornell y la israelí Technion en 2017.

Hasta la fecha, el Alley ha contribuido al desarrollo de conceptos ya existentes en lugar del cambio de conceptos. ¿Podrá la adición de un instituto de investigación ser suficiente para inclinar la balanza?

¿Podría ser que el próximo Silicon Valley venga de un país que, de hecho, está dispuesto a asumir más riesgos? China está cambiando su énfasis en los bienes de consumo y la innovación de alta tecnología, y puede beneficiarse de un gobierno no atado a los ciclos políticos y que puede jugársela en apuestas más grandes.

Dos de los 20 puntos calientes en el mundo de la tecnología de información y comunicaciones (TIC), la biotecnología y la nanotecnología, identificados por la OCDE en 2013, se encuentran en China, en Beijing y Guangdong.

Evan Rwanda, en África, tiene un ambicioso programa para desarrollar una economía basada en la comunicación y las tecnologías de la información, y ha sido clasificado por el Banco Mundial en el puesto 32 a nivel mundial para los negocios.

Silicon Beach

En Australia, Sydney ha sido mencionado como el potencial de Silicon Beach. Uno de los principales obstáculos citados por los empresarios para el logro de este objetivo es la falta de apetito por el riesgo entre los inversores privados y del sector público.

Parte de esta aversión al riesgo se hace manifiesta al tratar de copiar un modelo de éxito con demasiado cuidado. Silicon Valley estaba en el lugar correcto en el momento adecuado y, como hemos dicho, trazó su propio camino. Y su éxito se deja ver, sentir al estar en diferentes sectores de Silicon Valley.

En el caso de Australia, ¿llevaría su tiempo descubrir sus propias fortalezas particulares? ¿Qué nos hace comparativamente buenos respecto a lo que el resto del mundo necesita?

En la actualidad alrededor del 75 % de las start-ups australianas se encuentran en los medios de información y las telecomunicaciones, sin embargo, ¿existen oportunidades en otros sectores en los que podemos jugar un papel mayor liderazgo en el mundo?

Podemos aprender muchas lecciones de las fortalezas y debilidades de Silicon Valley, pero al final debemos estar dispuestos a tomarnos el tiempo necesario para explorar nuestro propio camino y apostar por nuestros puntos fuertes .

Es hora de prestar atención a las palabras sabias de nuestro científico Julian Osborn en ‘On The Beach’: "El problema contigo es que quieres una respuesta simple. Y no hay ninguna."


- Imagen 1. Silicon Valley. Imagen 2. Emprendedores españoles en Silicon Valley
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales