Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La música digital se renueva cubista

Referencia: Phys.org .
por Neha Okhandiar, 7 de febrero 2014

Un cubo de madera de 8 pulgadas (20,32 cm.) podría ser la poco probable chispa de una revolución musical, aunque esa es la esperanza de una colaboración entre ingenieros electrónicos y músicos que trabajan con instrumentos electrónicos para que los artistas puedan modificar y producir fácilmente sonidos de sorprendentes nuevas maneras.

Michael Poll
El cubo, deliberadamente simple, contiene un sensor, un chip y un altavoz para transformar el toque en sonido. Es una creación del Dr. Andrew McPherson, que ha trabajado en ‘instrumentos innovadores' en la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL), con el apoyo del Consejo de Investigación en Ciencias Físicas e Ingeniería (EPSRC) financiando y aportando desde Londres Música Hackspace.

En anteriores proyectos, el Dr. McPherson se centró en instrumentos re-diseñados que requieren años de entrenamiento, como el teclado. Por el contrario, el cubo está diseñado a propósito para ser simple, a fin de animar a los artistas a descubrir técnicas inusuales, como la grabación, el rasgado y el roce, desbloqueando su creatividad y mostrando lo que se puede lograr cuando no hay ideas preconcebidas acerca de estilos de interpretación.

Las capacidades del cubo se pusieron a prueba en un concierto informal en QMUL, a finales de enero.

Diez voluntarios, incluyendo músicos de formación clásica y aficionados a la música electrónica, han encontrado una notable variedad de maneras de interpretar con el cubo, produciendo secuencias rítmicas, estallidos de ruido y ritmos de percusión.

El Dr. Victor Zappi, colaborador del Dr. McPherson, admite estar preocupado por la reacción inicial de los músicos: "Todo el mundo se dio cuenta de que es un instrumento muy simple, y cuando lo vieron en principio quedaron un poco decepcionados, pero luego realmente se han comprometido con él, y después de tan sólo una semana entendieron que pese a su simpleza da mucho más de sí de lo que parece."

Primero el guitarrista clásico Michael Poll, aprovechó la oportunidad de tomar parte. "Sonaba fantástico", comentó. "Yo tenía plena fe en que sería algo genial. De alguna manera, esta caja es el sueño de cualquier músico, como una paleta en blanco. Mi único temor es que mis ideas pueden ser demasiado conservadoras para el proyecto."

El enfoque de Michael Poll incluía la adaptación de algunas de las técnicas de digitación de su guitarra para producir ritmos como el raga (música india) a partir del cubo.

Enrico Bertelli
Un segundo participante colocó campanas en el altavoz para agregar un sonido de traqueteo. Otro incluso lamió el sensor: la saliva quedaba atrás generando un tono continuo, dejando los dedos libres para el parloteo de ritmos complejos.

"Los instrumentos innovadores no son nuevos en sí mismos", decía el Dr. McPherson. "Los instrumentos tradicionales han sido largamente utilizados de innovadoras formas que su diseñador no podía anticipar. La distorsión de la guitarra eléctrica fue una limitación del diseño antes de que llegara a convertirse en el sonido propio del rock and roll. Y el plato era sólo un dispositivo de reproducción antes de que se convirtiera en una herramienta creativa en manos de los DJs. queremos explorar cómo alentar ese mismo espíritu de aventura que permita transformar el diseño de instrumentos digitales."

Por todo el mundo ya están surgiendo otros instrumentos extraños y sofisticados que aprovechan la tecnología digital, como los teclados enrollables hechos de silicio y el Eigenharp desarrollado en el Reino Unido.

El cubo de QMUL es un instrumento digital destinado deliberadamente a ser tan básico que obligue a los músicos a inventar su propio método para usarlo. El objetivo clave es mejorar el conocimiento de los diseñadores de instrumentos musicales de la forma en que a menudo se usan los instrumentos por inesperados caminos", y así garantizar que los nuevos instrumentos faciliten la labor en lugar de limitar la libre expresión.

El objetivo último del proyecto es desarrollar instrumentos digitales que no sólo apoyan el desarrollo de estilos de interpretación con sello distintivo personal, sino que también puedan ser modificados físicamente por el artista a fin de producir nuevos tonos y texturas.

El mismo Dr. McPherson decía, "Queremos demostrar el valor de estudiar las reacciones de los usuarios respecto a las nuevas tecnologías, especialmente los usos no habituales e idiosincrásicos que puedan surgir. También estamos desarrollando un hardware y software de código abierto que ayudará a los músicos a personalizar los instrumentos digitales y construir el suyo propio desde cero, sin tener que ser un experto en informática o ingeniería".

Instrumentos inspirados y habilitados por el proyecto serán presentados en una actuación pública especial en QMUL, en otoño.


- Imagen: El guitarrista clásico, Michael Poll, prueba el cubo experimental de música digital. DigitalMusic.
- Imagen: El percusionista Enrico Bertelli pone el cubo de la música digital a través de sus pasos. DigitalMusic.
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales