Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Consideraciones acerca del desarrollo de la personalidad desde un marco funcional-contextual (5)

M.C. Luciano, I. Gómez, S. Valdivia, 23 de diciembre 2002

* * * * Parte 5 * * * *
Consideraciones acerca del desarrollo de la personalidad desde un marco funcional-contextual
por M. Carmen Luciano Soriano, 
Inmaculada Gómez Becerra, Sonsoles Valdivia Salas .
International Journal of Psychology and Psychological Therapy, vol. 2, núm. 2, 
december, 2002, pp. 173-197,  Universidad de Almería, España

SÍNTESIS

El medio social del niño (padres, educadores y medios de comunicación) es la pieza clave en la formación de lo que los niños valoran y de cómo lo consiguen. Por ello, tendrían que esforzarse por propiciar modelos y contenidos verbales que generen niños responsables de lo que hacen, niños motivados por contingencias a largo plazo y no sólo a corto plazo y, por tanto, niños que tengan repertorios de esfuerzo, de no dejarse llevar por lo más fácil o inmediato. A su vez, niños centrados relativamente en su estado de ánimo, y más en sus juegos, sus tareas, motivados por las contingencias que los comportamientos producen para resolver problemas no sólo con beneficio para ellos sino para otros. Niños que aprendan a rectificar cuando las cosas no salgan bien y, por tanto, niños que hayan aprendido a superar las dificultades pequeñas al principio y quizá más complejas en su vida futura. Especialmente, incidimos en la importancia de generar comportamientos regulados verbalmente que ajusten el comportamiento al orden natural de las cosas y a valores a largo plazo, en vez de comportamientos que se ajusten al bienestar inmediato pero que alejen a los niños de aquello que pueda ser importante para ellos a la larga. Y niños que conozcan y sientan curiosidad por el funcionamiento de las cosas y que, por tanto, aprendan a diferenciar lo que puede ser cambiado y lo que no puede ser cambiado de un modo natural (y ha de ser aceptado sin más). Y, al nivel que en cada caso corresponda, que aprendan que vivir es actuar, tomando responsabilidad de su elección y de las consecuencias que puede tener.

Nótese lo lejos que se sitúa todo lo anterior respecto de la potenciación por los adultos –la mayor parte de las veces inadvertida o inconsciente- de un repertorio personal egocéntrico y centrado en sentirse bien a costa de lo que fuere, de un repertorio encauzado a la consecución rápida y sin esfuerzo de lo que se quiere. Son los adultos (en su papel de padres, profesores, y políticos) quienes justifican interacciones y condiciones hedonistas sobre la base de máximas como, por ejemplo, “que mis hijos o los niños no sufran lo que yo he sufrido o he visto sufrir, que tengan la vida lo más fácil posible”. En estos ámbitos de interacción interpersonal, los resultados son muy variados. Entre ellos, también son el caldo de cultivo para la conformación de repertorios “tiranos” e incluso agresivos para conseguir lo que se quiere, o de tendencias personales en las que la responsabilidad de lo malo sea de otros y lo bueno, de uno mismo. Asimismo, serían elementos clave para la formación de tendencias personales de dependencia de las contingencias sociales de los demás para vivir, o bien de tendencias de independencia o aislamiento extremo de los demás, excepto como meros instrumentos para conseguir otras cosas... En este sentido, cabe resaltar la mezcla explosiva que puede darse ante interacciones interpersonales que han fomentado la infravaloración de los demás y la agresión. Por ejemplo, cuando “los otros” no han sido considerados como personas (a diferencia de las cosas), y como “personas de valor”, inevitablemente para el niño, los demás o ciertas personas en particular, no tendrán apenas importancia, de modo que fácilmente reaccionará ante algo desagradable que se atribuya a ellas del mismo modo que reaccionaría ante una piedra u otro obstáculo que se pusiera en su camino. Esta mezcla se complica aún más si el niño ha desarrollado una dependencia material de los otros para conseguir ciertos placeres o reforzadores, de modo que no valorará a los demás más allá de ser meros instrumentos para acceder a otras cosas. En estos casos, la mínima dificultad que otros oponen para conseguir lo que se quiere, se resuelve con algún tipo de agresión que, según el tipo de razonamientos y de valoraciones verbalmente establecido, quedará plenamente justificado para quién se comporta agresivamente.

En suma, no podemos eludir la responsabilidad. Sin duda, en el mundo de la infancia no podemos hacer caso a aquellas personas, ya sean políticos o profesionales, que no asumen la responsabilidad que inevitablemente tiene cualquier adulto en la vida de un niño, sin que ello resuelva el dilema de estar también implicados en la génesis de los patrones de responsabilidad personal en el niño/adolescente al compás de la edad. Así Bijou (1976) ya señalaba que los valores de los niños son los valores de los adultos que regulan la sociedad. Por todo ello, lo que hacemos, decimos y las contingencias que aplicamos cuando los niños responden según su particular historia genética y ontogenética son esenciales en este proceso. En este punto eludir (que es lo más fácil) es una forma de hacer, es una elección de los adultos en todos los ámbitos de la vida y, como todo, tiene sus consecuencias. Sin duda, y en los tiempos que corren en los que los signos de autoridad y de control se valoran negativamente, la tarea de educar es una tarea comprometida y harto difícil.

El área de la personalidad es muy extensa, tanto que acoge el repertorio global de la persona, y así entendida adquiere una importancia considerable que, en la actualidad, está siendo reconocida desde distintos ámbitos conceptuales por su importancia en la prevención y el tratamiento de los trastornos psicológicos. Aun a sabiendas de las implicaciones que tiene el escaso conocimiento sobre la influencia diferencial, a lo largo del desarrollo ontogenético, de aquellos reforzadores que lo son por razones filogenéticas (véase, por ejemplo, Harrington, Fink y Dougher, 2001), en este trabajo hemos presentado un ensayo analítico desde una perspectiva funcional-contextual bajo las aportaciones recientes en el ámbito de la conducta verbal, las relaciones arbitrarias entre eventos psicológicos y la derivación de funciones psicológicas. En este recorrido, hemos aludido a los modelos clásicos de la personalidad que contienen un valor predictivo relativo pero con implicaciones reducidas para la prevención y alteración de las clases de respuestas que quedan seleccionadas por contingencias de reforzamiento. Estos aspectos han sido los puntos centrales de este trabajo, que se han completado con un breve análisis de la formación de las dimensiones del yo y algunos asuntos relativos al autoconocimiento.




- Contacto: Dra. M. Carmen Luciano, Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos, Universidad de Almería, 04120-Almería, España.
- Imagen M. Carmen Luciano Soriano . Imagen Inmaculada Gómez Becerra . Imagen Sonsoles Valdivia Salas .
- Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal (UAEM), Universidad de Almería, España. © International Journal of Psychology and Psychological Therapy 2002, Vol. 2, Nº 2, pp. 173-197
- Citación: M. Carmen Luciano Soriano, Inmaculada Gómez Becerra, Sonsoles Valdivia Salas. Consideraciones acerca del desarrollo de la personalidad desde un marco funcional-contextualInternational Journal of Psychology and Psychological Therapy 2002, 2 (december): Disponible en pdf en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56020204 ISSN 1577-7057 .


REFERENCIAS
— Allport, G.W. (1937). Personality: a Psychological interpretation, New York: Henry Holt and company. (trad. cast.: Psicología de la Personalidad, Buenos Aires, Paidós, 1974).
— Andreu, Y.V. (1996). Consistencia comportamental. En A. Fierro (ed.), Manual de psicología de la personalidad, (pp. 57-86). Barcelona: Paidós.
— Barnes-Holmes, D., Hayes, S.C., y Dymond, S. (2001). Self and self-directed rules. En S.C. Hayes, D. Barnes-Holmes, y B. Roche (ed.), Relational Frame Theory. A post-skinnerian account of human language and cognition. New York: Kluwer Academic.
— Barnes-Holmes, Y., Roche, B., Healy, O., Lyddy, F., Cullinan, V., y Hayes, S. (2001). Psychological Development, En S.C. Hayes, D. Barnes-Holmes, y B. Roche (ed.), Relational Frame Theory. A post-skinnerian account of human language and cognition. New York: Kluwer Academic.
— Bijou, S.W. (1976). Child Development: The Basic Stage of Early Childhood. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall. (trad. cast.: Psicología del desarrollo infantil: La etapa básica de la niñez. México, Trillas, 1982).
— Bijou, S.W. (1995). Behavior Analysis of Child Development (2a edición). Reno, NV: Context Press.
— Bijou, S.W. y Baer, D.M. (1961). Child Development: A systematic and empirical theory. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall. (trad. cast.: Psicología del desarrollo infantil: Lecturas en el análisis experimental, México, Trillas, 1969). Catania, C. (1998). Learning. U.S.River, NJ: Prentice-Hall
— Fierro, A. (1983). Personalidad, sistema de conductas. México: Trillas.
— Fierro, A. (1996a). Manual de psicología de la personalidad. Barcelona: Paidós.
Fierro, A. (1996b). El ámbito de personalidad en psicología. En A. Fierro (ed.), Manual de psicología de la personalidad, (pp. 19-56). Barcelona: Paidós.
— Fierro, A. (1996c). El conocimiento de sí mismo. En A. Fierro (ed.), Manual de psicología de la personalidad, (pp. 113-152). Barcelona: Paidós.
— Gergen, K.J. (1991). El Yo saturado. Barcelona: Paidós.
— Gil Roales-Nieto, J. (2002). La personalidad en el postmodernismo. Conferencia Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Julio, Santander.
— Goldberg, L.R. (1993). The structure of phenotypic personality traits. American Psychologist, 48, 26-34.
— Harrington, J.A., Fink, B.C. y Dougher, M.J. (2001). Into the Lion's Den: Incorporating personality and evolutionary psychology to expand clinical behavior analysis. Revista Internacional de Psicología y Terapia Psicológica/International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 1, 175-189
— Harzem, P. (1984). Experimental análisis of individual differences and personality. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 42, 385-395.
— Hayes, S.C. (1984). Making sense of spirituality. Behaviorism, 12, 99-110.
— Hayes, S.C., Barnes-Holmes, D. y Roche, B. (2001). Relational Frame Theory a post-skinnerian account of human language and cognition. New York: Kluwer Academic.
Hayes, S.C., Gifford, E. y Hayes, G.J. (1998). Moral behavior and the development of verbal regulation. The Behavior Analyst, 21, 253-279.
— Hayes, S.C., Zettle, R.D. y Rosenfarb, I. (1989). Rule-Following. En S.C. Hayes (ed.), Rule-Governed Behavior. Cognition, Contingencies, and Instructional Control (pp. 191-220). New York: Plenum Press.
— Iwata, B.A, Dorsey, M.F., Slifer, K.J., Bauman, K.E., y Richman, G.S. (1982). Toward a functional analysis of self-injury. Analysis and intervention in developmental disabilities, 2, 3-20.
— Kantor, J.R. y Smith, N.W. (1975). The science of psychology. An interbehavioral survey. Chicago, Ill.: The Principia Press.
— Kohlenberg, R.J. y Tsai, M. (1991). Functional analytic psychotherapy. New York: Plenum Press.
— López Soler, C. (1996). Interacción persona-situación. En A. Fierro (ed.), Manual de psicología de la personalidad, (pp. 407-444). Barcelona: Paidós.
— Lubinski, D. y Thompson, T. (1986). Functional units of human behavior and their integration: A dispositional análisis. En T. Thompson y M.D. Zeiler (eds.), Analysis and integration of behavioral units (pp. 275-314). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
— Luciano, M.C. (1992). Estimulación Precoz: Hacia un análisis del entrenamiento en conducta verbal y habilidades más complejas. En Arnal y cols. (eds.), Estimulación precoz e integración escolar
del niño con retraso en el desarrollo (pp. 119-146). CEP: Granada.
— Luciano, M.C. (1996a/1997). Intervención Psicológica en una perspectiva conductual analítico-funcional. En M.C. Luciano (ed.), Manual de Psicología Clínica. Infancia y adolescencia (pp. 225-280). Valencia: Promolibro.
— Luciano, M.C. (1996b/1997). Características del comportamiento en la infancia y la adolescencia. En M.C. Luciano (ed.), Manual de Psicología Clínica. Infancia y adolescencia (pp. 21-70). Valencia: Promolibro.
— Luciano, M.C. (1996c/1997). Intervención Psicológica en Retraso en el Desarrollo: Una perspectiva funcional. En M.C. Luciano (ed.), Manual de Psicología Clínica. Infancia y adolescencia (pp. 465-526). Valencia: Promolibro.
— Luciano, M.C. y Gómez-Martín, S. (2001). Derivación de funciones psicológicas. Psicothema, 13, 700-707.
— Luciano, M.C. y Hayes, S.C. (2001). Trastorno de Evitación Experiencial. Revista Internacional de Psicología Clinica y de la Salud, 1, 109-157.
— Luciano, M.C., y López-Ríos, F. (1994). Desarrollo afectivo y de la personalidad. En J.L. Gallego y J. R. Gallardo (eds.), Educación Infantil (pp. 211-232). Archidona: Aljibe.
— MacCorquodale, K. y Meehl, P. (1948), On a distinction between hypothetical constructs and interventing variables. Psychological Review, 55, 95-107.
— Meehl, P. (1986). Trait language and behaviorese. En T. Thompson y M.D. Zeiler (Eds.), Análisis and integration of behavioral units (pp. 315-334). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
— Parker, C.R., Bolling, M.Y. y Kohlenberg, R.J. (1998). Operant theory of personality. En D.F. Barone,
M. Hersen, y V.B. Van Hasselt (Eds.), Advanced personality (pp. 155-172). New York: Plenum Press.
— Pelechano, V. (1973). Personalidad y parámetros. Tres escuelas y un modelo. Barcelona: Vicens Vives.
— Pelechano, V. (1993). Personalidad: un enfoque histórico-conceptual. Valencia: Promolibro.
— Pelechano, V. (1996). Una introducción al modelo de parámetros en personalidad. En V. Pelechano
(coord.), Psicología de la personalidad I. Teorías (pp. 337-368). Barcelona: Ariel.
— Pervin, L.A. (1989). Goal concepts in personality and social psychology. Hillsdale, NJ: Erlbaum.
— Pervin, L.A. (1996). The science of personality. Nueva York: John Wiley and Sons. (traducción castellana: La ciencia de la Personalidad, Madrid: McGraw-Hill, 1998).
— Ribes, E. (1990). Psicología General, México: Trillas.
— Rosales-Ruiz, J. y Baer, D.M. (1997), Behavioral cusps: A developmental and pragmatic concept for behavior analysis. Journal of Applied Behavior Analysis, 30, 533-544.
— Ryle, (1949). The concept of mind. Londres: Hutchinson.
— Skinner, B.F. (1974). Sobre el Conductismo. Fontanella: Barcelona.
— Staats, A.W. (1975). Conductismo social. México: El Manual Moderno.
— Tustin, D. (2000). Revealed preference between reinforcers used to examine hypotheses about behavioral consistences. Behavior Modification, 24, 411-424.
— Wilson, K.G. y Luciano, M.C. (2002). Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Un tratamiento conductual orientado a los valores. Madrid: Pirámide.
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales