Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La iniciativa empresarial desde una perspectiva teórica


Referencia: Mises Institute.org .
por Steve Mariotti, 8 de enero 2014

Entrevista a uno de los principales defensores y pensadores de la educación empresarial de Estados Unidos, Peter Klein, un conocido profesor de la economía austriaca.

Conocí a Peter en el Instituto Mises. Es profesor en la Universidad de Missouri y miembro del Carl Menger Research del Instituto Mises, donde él se centra en la iniciativa empresarial, la organización y la estrategia empresarial. Peter también es co-fundador de Organizations and Markets y viaja por todo el mundo para hablar de economía.

Steve Mariotti: Entonces, ¿puedes contar a nuestros lectores por qué la iniciativa empresarial es tan importante, sobre todo desde su punto de vista académico?

Peter Klein: Los términos "emprendedor" e "iniciativa empresarial" se utilizan de muy diferentes maneras y no siempre de forma coherente. En general, la gente puede referirse a un tipo específico de negocio, como el caso de una empresa de nueva creación, una pequeña empresa o una empresa de alto crecimiento. Pero también usamos la palabra "emprendedor" para describir un tipo particular de pensamiento, ser creativo, mostrar iniciativa, estar alerta a las oportunidades y al ejercicio de la responsabilidad.

Según el economista estadounidense Frank Knight y el austriaco Ludwig von Mises, creo que los emprendedores ven un futuro incierto, tratando de anticipar qué bienes y servicios quieren los consumidores, y tratando de satisfacer esas demandas mediante la inversión en el presente. Siendo así, el juicio para decidir y controlar y la responsabilidad está en manos de todos los empresarios, ya que ellos tratan de obtener un beneficio mediante la creación de un valor económico. El juicio empresarial es esencial para una economía de mercado, es lo que crea y sostiene a las empresas, introduce y desarrolla nuevas tecnologías, aportando beneficios incalculables a la gente común, y todo bajo el genio creativo de una economía de mercado. Las nuevas empresas (startups) requieren de juicio, por supuesto, pero el juicio es algo más que nuevas empresas o empresas de alta tecnología.

SM: En su opinión ¿qué puede hacer un gobierno para promover la iniciativa empresarial?

PK: Los funcionarios del gobierno hablan de darnos más y mejor iniciativa empresarial, pero lo que suelen hacer es recopilar empresas concretas, industrias o las tecnologías que les gusta, y darle subsidios y otros beneficios a esas empresas. No hay, por supuesto, nada inherentemente malo en tener más de este tipo de empresas, pero es el mercado quien debería decidir qué empresas y qué tipos de empresas, tendrán éxito o fracasarán. Lo que los empresarios necesitan son unos derechos de propiedad seguros, un Estado de Derecho y una moneda sólida. Lo mejor que puede hacer el gobierno por los empresarios es apartarse de su camino.

SM: ¿Hay políticas del gobierno que están perjudicando la iniciativa empresarial?

PK: Nuestro actual régimen monetario, unos hiperactivos bancos centrales creando auges y caídas, crean un clima terrible para los empresarios. Las tasas de interés artificialmente bajas distorsionan los incentivos del mercado, dando lugar a lo que Mises y Hayek llamaron la "mala inversión". Los impuestos y las regulaciones hacen más difícil iniciar y llevar a cabo proyectos empresariales, ya que están favor de algunas empresas a costa de los demás, y obstaculizan la libre negociación entre empresas, financieros, empleados y clientes. Piense en la incertidumbre causada por la Affordable Care Act o la fuerte carga de ​​impuestos de la ley Dodd-Frank. Mises escribió una vez que, en una economía como la nuestra, donde el Estado juega un papel tan importante en todos los aspectos del negocio, la iniciativa emprendedora degenera en "soborno y diplomacia". En lugar de centrarse en la creación de valor para los clientes, los empresarios pasan su tiempo presionando para obtener favores o para evitar sanciones, tratando de discernir el próximo movimiento del gobierno para anticipar y adaptarse a la más reciente regulación.

SM: ¿Ha experimentado algún obstáculo en su carrera relacionado con estos desafíos?

PK: La iniciativa empresarial en los negocios es lo que impulsa la economía de mercado, sin embargo, en cierto sentido, todos somos emprendedores, la vida es incierta y siempre estamos invirtiendo nuestro tiempo, energía y reputación en la búsqueda de un resultado u otro. Desde mi punto de vista, mis ideas sobre el espíritu empresarial no pertenece a la "corriente principal", ya sea en economía o gestión, y mi trabajo combina las ideas de los costes de transacción económicos de Oliver Williamson, de la escuela "austriaca" de Mises, F. A. Hayek, Murray Rothbard y la de Israel Kirzner, así como de otros estudiosos. A veces ha sido difícil de vender; a pesar de la imagen popular de la universidad en abierto, tolerante, e innovadora, la academia es realmente muy conservadora, y las ideas que no encajan dentro del paradigma dominante, como ya lo explicara Thomas Kuhn, a menudo son marginadas.

SM: ¿Cuáles han sido las principales influencias intelectuales en su carrera?

PK: El profesor Williamson, asesor de mi tesis doctoral, ha sido una gran influencia para mi. Su propio trabajo es una mezcla idiosincrática de ideas de diferentes tradiciones, y él es un académico muy reflexivo, creativo y cuidadoso. Murray Rothbard, ese brillante pensador que construyó sobre la economía de Mises y, en gran parte, fundador del movimiento libertario moderno, tuvo un gran impacto en mí, tanto profesional como personalmente. Rothbard tenía esa increíble energía y más carisma en su dedo meñique que la mayoría de los economistas tienen en sus cuerpos enteros. Nunca he conocido a nadie como él. También soy muy aficionado a Hayek, a quien no conocí personalmente, pero cuyas obras llegué a conocer tan bien como para editar sus Obras Completas al principio de mi carrera.

SM: Usted imparte cursos de iniciativa empresarial, pero, ¿puede realmente enseñarse la iniciativa empresarial?

PK: Podemos enseñar habilidades prácticas relacionadas con el inicio y operatividad de un negocio, contabilidad, marketing, finanzas, etc. Podemos estudiar a los grandes empresarios del pasado y tratar de generalizar a partir de sus experiencias. Podemos explicar a los estudiantes, independientemente de que entren en el mundo de los negocios, el papel que juega la iniciativa empresarial en una economía de mercado y qué tipos de políticas públicas hacen daño o ayudan a la iniciativa empresarial. Pero, el juicio empresarial, en última instancia, no es algo que podamos enseñar. Este juicio implica intuición, comprensión o presentimiento; si pudiéramos dividirlo en reglas simples o fórmulas matemáticas, entonces no sería juicio, no sería más que una toma de decisiones racional, y todo el mundo lo haría de la misma forma y tomaría las mismas decisiones.

SM: ¿Qué consejos le daría a un joven empresario que acaba de empezar un negocio?

PK: En primer lugar, recuerda que la iniciativa empresarial es dura. Ejercitar este juicio significa tomar riesgos, experimentar y aprender de los errores. En segundo lugar, seguir tus instintos, y no hacer caso de los "expertos" que te dicen que esa idea no funciona. En tercer lugar, la iniciativa empresarial no sólo se compone de grandes ideas, sino también de recursos, incluso de capital de riesgo, así que hay tratar con respeto a proveedores y gestores de fondos. En cuarto lugar, no sentir como un fracaso si no se logra el éxito comercial inmediato. Hay que ser persistente, prestar atención y aprender.

SM: ¿Qué deberían hacer los países y las comunidades de bajos ingresos para aumentar la tasa de éxito empresarial?

PK: Pues igual que los países y las comunidades más ricas, no restringir los empresarios con malas políticas, y tampoco subvencionarlos. Deje que el mercado lo solucione. Por supuesto, las nuevas empresas y el autoempleo son importantes para el crecimiento económico, pero no son necesariamente superiores a las grandes empresas y otras formas de actividad comercial.

SM: Hay en todo el mundo más de 300 millones de jóvenes que no tienen empleo. ¿Cree usted que la iniciativa empresarial puede ayudar a crear los empleos del futuro?

PK: ¡Por supuesto que sí! La iniciativa empresarial, en un sentido amplio de administración responsable de los recursos productivos, es el quid de una economía de mercado. Una economía empresarial sana es la mejor solución para el desempleo, y también el remedio para otros problemas sociales más amplios.


- Imagen: Iniciativa empresarial.
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales