Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Los Mayas: Historia, Cultura y Religión

Referencia: LiveScience.com .
por Owen Jarus, 6 de diciembre 2013

 Los mayas se refieren tanto a la gente de hoy en día que pueden encontrarse por todo el mundo, así como sus antepasados ​​que construyeron una civilización antigua que se extendía a lo largo de gran parte de América Central, alcanzando su punto máximo durante el primer milenio de nuestra era.

Templo en Tikal, una de las ciudades-estado mayas. Crédito: Zap Ichigo, Shutterstock

La civilización maya nunca estuvo unificada, sino que consistió en numerosos estados pequeños, gobernados por reyes, cada uno aparentemente centrado en una ciudad. A veces, un estado maya más fuerte dominaba a otro estado más débil y era capaz de exigir el tributo y el trabajo de la misma.

Calendario maya

Su sistema de escritura, mediante símbolos glifos, se fue desarrollando e inscribiendo en los edificios, estelas, objetos y libros (hoy día sólo sobreviven unos pocos ejemplares de libros mayas). También desarrollaron un sistema complicado de calendario que incluía lo que los expertos llaman una "cuenta larga", que mantiene un registro del tiempo usando diferentes unidades que varían en longitud, desde un solo día hasta millones de años (la unidad en millones rara vez se utilizaba). Contrariamente a la creencia popular, este sistema no predijo el fin del mundo en 2012, la unidad en millones de años ofrece constancia de ello.

 Además, contrariamente a la creencia popular, la civilización maya nunca desapareció. Mientras que, hace unos 1.100 años, muchas ciudades iban siendo abandonadas, pero otras, como Chichén Itzá, fueron creciendo en su lugar.

Cuando los españoles llegaron a América Central allá por el siglo XVI, las enfermedades que trajeron devastaron a los mayas. Además, los españoles obligaron a los mayas a convertirse al cristianismo, yendo tan lejos como para quemar sus libros (esa es la razón por la que tan pocos de ellos han sobrevivido hasta hoy). Sin embargo, es importante tener en cuenta que el pueblo maya vive en la actualidad y se pueden encontrar por todo el mundo.

"Millones de personas mayas viven en Centroamérica y en todo el mundo. Los mayas no son una sola entidad, una sola comunidad o grupo étnico. Ellos hablan muchos idiomas, incluyendo las lenguas mayas (yucateco, Quiche, Kekchi y Mopan), español e inglés. Sin embargo, son un grupo indígena vinculado tanto a su pasado lejano como a los acontecimientos de los últimos cientos de años", escribe Richard Leventhal, Carlos Chan Espinosa y Cristina Coc en una edición reciente de la revista Expedición (Expedition).

 Orígenes mayas

Mientras que los cazadores y recolectores tuvieron una presencia en Centroamérica que se remonta a miles de años, en lo que los arqueólogos llaman el periodo Preclásico (-1800 a 250), en esos años fue cuando la vida sedentaria realmente despegó.

"Una agricultura realmente eficaz fue una innovación del período preclásico en aldeas densamente pobladas que se encontraban en toda el área maya", escribe el profesor de la Universidad de Yale Michael Coe en su libro "Los Mayas" (Thames and Hudson, 2011).

Coe cuenta que los cultivos llegaron a ser más eficaces durante este período, probablemente debido al cultivo de una forma más productiva de maíz y, quizás más importante, la introducción del proceso "nixtamal". En este proceso, el maíz se empapa en la cal, o algo similar, y se cocina, algo que "aumentaba enormemente el valor nutricional del maíz", escribe Coe .

Durante este tiempo, los mayas fueron influenciados por una civilización al oeste de su ubicación, conocidos como los olmecas. Estos pueblos bien pudieron haber ideado inicialmente el calendario de cuenta larga que más tarde con los mayas se hizo famoso, según dice Coe. Además, el reciente descubrimiento de un sitio ceremonial que data del año -1000, en el sitio de Ceibal, arroja más luz sobre la relación entre los mayas y los olmecas, sugiriendo una cuestión de relaciones complejas.

 La civilización Maya en su apogeo

Coe escribe que los antiguos mayas alcanzaron su apogeo entre los años 250 y 900, que los arqueólogos han llamado el período "clásico", cuando muchas ciudades mayas florecieron a lo largo de gran parte de América Central.

La civilización alcanzó alturas intelectuales y artísticas como ninguna otra en el Nuevo Mundo, y como pocas pudieron igualar en aquel momento en Europa", continúa Coe. "Grandes poblaciones, una economía floreciente, y la expansión del mercado era lo típico de la era clásica", con la pertinente anotación de que la guerra también era bastante común.

La civilización maya fue influenciada por la ciudad de Teotihuacan, ubicada más al oeste. En Tikal, parece que uno de sus primeros gobernantes, llamado Siyaj K'ak, pudo ser de allí. Según una inscripción, ascendió al trono el 13 de septiembre del año 379, y era representado llevando las plumas, conchas y un atlatl (una lanza de caza), características asociadas con Teotihuacan, de acuerdo con el investigador John Montgomery en su libro "Tikal: Un historia ilustrada de la capital maya" (Hippocrene Books, 2001).

De las numerosas ciudades descubiertas por todo el mundo Maya cada uno tenía sus propias maravillas individuales que las hacía únicas. Tikal, por ejemplo, es conocida por su construcción de pirámides. Comenzando cuando menos por el año 672, los gobernantes de la ciudad construyeron un complejo de pirámides gemelas al final de cada K'atun (período de 20 años). Cada una de estas pirámides era plana en su parte superior, construidas adyacentes entre sí y tenían una escalera a cada lado. Entre las pirámides había una plaza con una estructura orientada de norte a sur.

Castillo pirámide con 91 pasos en cada uno de sus cuatro lados. Crédito: Jgorzynik | shutterstock​

Copán, una ciudad maya en la actual Honduras, es conocida por su "Templo de la Escalinata Jeroglífica". Es una estructura piramidal que tiene más de 2.000 glifos que la adornan en 63 pasos, contiene la más antigua inscripción maya conocida y parece contar la historia de los gobernantes de la ciudad.

En el sitio de Palenque, otra famosa ciudad maya, es conocida por su ligera escultura de piedra caliza y el increíble entierro de "Pakal", uno de sus reyes, en el interior de una pirámide. Cuando Pakal murió, aproximadamente a los 80 años, fue enterrado junto con cinco o seis sacrificios humanos, en una tumba llena de jade (incluyendo la máscara funeraria de jade que portaba). Su sarcófago muestra el renacimiento del rey y las representaciones de sus antepasados ​​en forma de plantas. La tumba fue redescubierta en 1952 y es "el equivalente americano, dado el caso, a la tumba del rey Tut", dijo el arqueólogo David Stuart en una conferencia en línea con National Geographic.

¿Colapso?

Contrariamente a la creencia popular, la civilización maya no desapareció. Es cierto que muchas ciudades, incluyendo Tikal, Copán y Palenque, fueron abandonadas hace unos 1.100 años. La sequía, la deforestación, la guerra y el cambio climático han sido posibles causas sugeridas para ello.

No obstante, es importante tener en cuenta que otras ciudades mayas, como la de Chichén Itzá, crecieron, al menos por un tiempo. De hecho Chichén Itzá cuenta con la mayor cancha de pelota de las Américas, siendo el campo más largo de fútbol americano de hoy en día. Allí, los equipos competían por anotar a una altura de cerca de 6 metros del suelo, aproximadamente el doble de altura de una canasta de la NBA de hoy en día. Las reglas para el juego de pelota maya no son bien conocidas.

Como ya mencionamos anteriormente, la llegada de los españoles trajo consigo un cambio profundo en el mundo maya. Las enfermedades diezmaron a los mayas y los españoles obligaron a los mayas a convertirse al cristianismo, e incluso quemaron sus libros. Hoy en día, a pesar de la devastación que sufrieron, los mayas que viven se cuentan por millones.

Orígenes míticos

Los mayas tenían una larga y complicada historia de su origen mítico registrado en el K'iche Maya (Guatemala), en el Popol Vuh, el "Libro del Consejo", describe en su libro Coe. Según estos relatos, los dioses antiguos Tepew y Q'ukumatz "dieron luz a la Tierra desde un vacío acuoso, y la dotaron con animales y plantas."

La creación de los seres sensibles fue algo más difícil, pero con el tiempo se crearon los humanos, incluyendo los héroes gemelos, Hunahpú e Ixbalanqué, que se embarcan en una serie de aventuras como la de derrotar a los señores del inframundo. Su viaje llegó a su clímax con la resurrección de su padre, el dios del maíz. "Parece claro que todo este ciclo mítico estaba estrechamente relacionado con la fertilidad del maíz", escribe Coe .

El universo Maya

El fallecido Robert Sharer, que era profesor de la Universidad de Pensilvania, señala en su libro "La vida cotidiana de la Civilización Maya" (Daily Life in Maya Civilization, Greenwood Press, 2009), que los antiguos mayas creían que todo "estaba imbuido en diferentes grados de un poder invisible o cualidad sagrada" llamada k'uh, que significa "divino o sagrado".

"El universo de los antiguos mayas estaba compuesto de kab, o Tierra (el dominio visible del pueblo maya), kan, o cielo (el reino invisible de las deidades celestiales), y xibalba, o inframundo acuático (el invisible reino de las deidades del inframundo)", contaba Sharer.

Las cuevas jugaron un papel especial en la religión maya, ya que eran vistas como entradas al inframundo. "Las cuevas eran especialmente sagradas y lugares peligrosos donde se enterraban a los muertos, y tenían rituales especiales para conducir a los ancestros."

Sharer señala que los mayas seguían a una serie de deidades, la más importante de los cuales era Itzamnaaj. "En sus diversos aspectos, Itzamnaaj era el señor de las más fundamentales fuerzas opuestas del universo, la vida y la muerte, el día y la noche, el cielo y la tierra", observaba Sharer, que "como señor del reino celestial", Itzamnaaj, era la Vía Láctea y podía ser representado como una serpiente o un reptil de dos cabezas.

Entre otras deidades mayas estaba el dios sol, K'inich Ajaw, la lluvia y la tormenta del dios Chaak, y la deidad del rayo K'awiil, entre muchos otros.

Sacrificios humanos

Sharer escribió que los sacrificios humanos se hacían en ocasiones especiales. "Entre los mayas, el sacrificio humano no era un hecho cotidiano, sino algo esencial para santificar ciertos rituales, como la inauguración de una nueva regulación, la designación de un nuevo heredero al trono, o la dedicación de un nuevo templo importante o cancha de pelota". Las víctimas a menudo eran prisioneros de guerra, indicaba.

El lugar de las víctimas en Chichén Itzá se pintaba en azul, un color que parecía honrar al dios Chaak , y después echaban en un pozo. Además, cerca del campo de pelota hay un panel que muestra a una persona que está siendo sacrificada. Esto puede representar que un jugador de pelota, ya sea el ganador o perdedor, sería sacrificado después de un partido.

Escritura y astronomía

Sharer señala que, el mantenimiento de registros es una parte importante del mundo maya y esencial para la agricultura, la astronomía y la profecía". Al guardar registros de las estaciones lluviosas y secas, los mayas podían determinar el mejor momento para plantar y cosechar sus cultivos", relataba Sharer.

Además, al "registrar los movimientos de las deidades del cielo (sol, luna, planetas y estrellas), pudieron desarrollar calendarios precisos y utilizarlos para la profecía."

"Con los registros a largo plazo, los mayas fueron capaces de predecir los ciclos planetarios, las fases de la Luna y de Venus, e incluso los eclipses", decía Sharer. "Este conocimiento fue usado para determinar cuándo estas deidades estarían en posiciones favorables para una gran variedad de actividades, como la celebración de ceremonias, inauguraciones de los reyes, empezar expediciones comerciales o empezar guerras."

Economía y poder

También escribió que mientras que la agricultura y la alimentación conformaban una parte central de la vida diaria, los mayas tenían una economía sofisticada, capaz de soportar especialidades y un sistema de mercaderes y rutas comerciales. Los mayas no acuñaron monedas, utilizaban en diferentes épocas diversos objetos como "dinero". Entre ellos se incluían cuentas de piedra verde, granos de cacao y campanas de cobre.

"En última instancia, el poder de los reyes dependía de su capacidad de controlar los recursos", continuó Sharer. "Los gobernantes mayas manejaron la producción y la distribución de bienes del estado usados para aumentar su prestigio y poder. También controlaban algunos productos críticos (no locales) que se incluían entre los recursos de la vida cotidiana que cada familia necesitaba, como la sal", y de esta manera, con el tiempo, fueron logrando manejar porciones más importantes de la economía.

Los trabajadores mayas estaban sujetos a un impuesto sobre el trabajo al construir palacios, templos y obras públicas. Un gobernante exitoso en una guerra podía controlar más obreros e imponer tributos sobre sus derrotados enemigos, lo que aumentaba aún más su poderío económico.


- Imagen 1) Templo en Tikal, una de las ciudades-estado mayas. Crédito: Zap Ichigo, Shutterstock
- Imagen 2) Castillo pirámide con 91 pasos en cada uno de sus cuatro lados. Crédito: Jgorzynik | shutterstock​
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales