Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » » La naturaleza del socialismo

por Pedro Donaire

Hay personas que se empeñan en no ver la naturaleza de las cosas.

Me estoy refiriendo concretamente a esa teoría política llamada socialismo.

El socialismo puede ser marxista, social demócrata o demócrata cristiano, por señalar las corrientes más actuales.

En todos los casos, si algo define a la teoría socialista es su naturaleza intervencionista.

Esta teoría asume que existe la necesidad de que el Estado debe intervenir en todos los ámbitos de la sociedad, ya sea económico, laboral, cultural y social, a fin de controlar y dirigir todas las actividades.

La diferencia entre uno y otro tipo de socialismo consiste en el grado de intervención que considera cada tipo.

En más de una ocasión me he encontrado con artículos y comentarios que critican a un partido u otro socialista, o un cierto país claramente socialista, reseñando que eso no es socialismo, al darse cuenta que las cosas no van bien.

Es decir, se salva de la quema el concepto utópico de socialismo, como si fuese la gran verdad, y se critica que ese socialismo se ha realizado mal, de forma equivocada. Y esto se hace sin entrar a reflexionar y analizar si precisamente es la misma lógica socialista la que hace que ese gobierno vaya mal.

Lo cierto es que ya es histórico las múltiples veces que se ha 'experimentado' en muchos países llevando adelante distintas versiones del socialismo. Evito dar ejemplos que todo el mundo conoce. Ineludiblemente, una y otra vez, la obviedad salta a la vista. Los fracasos estrepitosos, la pobreza e incluso masacres, son la huella de su paso.

Y una y otra vez, son criticados sus gobernantes y de nuevo salvado el 'concepto' hegeliano del socialismo.

El engaño es mayúsculo. ¿Cuándo se va a entender que las mismas premisas teóricas de las que parte el socialismo son las que están equivocadas? Que cuando se le ofrece un cheque en blanco de intervención a cualquier Gobierno, necesariamente va crear la casta política que se va a adueñar de la institución del Estado y perseverará para continuar en el poder. No es problema de las personas que lo gestionan, sino de la misma dinámica del sistema, de los propios incentivos para perpetuarse. Que ese mismo gobierno se irá adueñando de las demás instituciones para moralizar a las masas, y junto con acaparar la dirección y control económico, hacer que los ciudadanos dependan cada día más del Estado-maná.

Éstas y otras muchas cosas son fáciles de analizar en cualquier nación que se considere como 'estado social', las diferencias van a ser de grado de un país a otro.

No voy a considerar aquí la posibilidad de una sociedad sin estado, porque a mucha gente le parece un disloque, aunque es perfecta y ordenadamente posible. Pero sí proponer una forma de Gobierno con más contrapesos al poder, con un verdadero régimen de separación de poderes que lo permita, con un control severo del déficit y por supuesto que tenga en la más alta estima, respeto y protección la libertad de los individuos.

Un Estado más pequeño que sea subsidiario de las normas y recursos que requiera la sociedad. Y hago hincapié en este concepto, no es lo mismo un Estado intervencionista que un Estado subsidiario.


- Imagen: Socialismo = Intervencionismo.
.

,

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales