Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Posponer las cosas: algunas ideas del por qué de la Procrastinación

Referencia: Science.Alert.com .
por Amy Reichelt , UNSW, 15 de noviembre 2013

La procrastinación parece haberse descubierto ahora, pero en la práctica lleva tiempo priorizando las tareas menos urgentes con preferencia a las más urgentes, o bien, hacer las tareas más placenteras en lugar de las menos placenteras, lo que retrasa la realización de trabajos inminentes.

Sabemos que tenemos fechas límites importantes de trabajo, estudiar para un próximo examen, y tareas más tediosas, como reordenar un proyecto de ley o llevar al perro al veterinario para las vacunas anuales.

Cuando las fechas límites se acercan, las tareas mundanas de repente se vuelven más atractivas: poner en orden el área de la oficina en lugar de escribir un informe o limpiar el coche en lugar de repasar para un examen.

La procrastinación crónica hunde sus raíces en la productividad y afecta a nuestro estado de ánimo, generando preocupación y estrés. Como los plazos se acercan, provoca sentimientos de frustración y culpa por no haber hecho una tarea que deberíamos.

Entonces, ¿por qué elegimos perder el tiempo cuando necesitaríamos hincar el codo y hacer lo que sabemos que es importante?

El valor de las tareas cotidianas

A fin de procrastinar, necesitamos tener una apreciación del valor de nuestros comportamientos. Es decir , sabemos que estamos realizando una tarea de corto plazo menos importante, en vez de hacer algo esencial.

La parte del cerebro que actúa como centro de control para decidir llevar a cabo ciertos comportamientos es la corteza prefrontal.

Ésta desempeña un papel importante en la asignación de valores positivos (o negativos) a los resultados, y codifica qué acciones se llevarán a cabo. Este proceso significa cuánto más somos propensos a hacer algo si previamente esto se tradujo en una buena sensación.

Este área del cerebro, por lo tanto, es muy importante para hacer juicios basados en el valor​​, así como para la toma de decisiones en general; realizamos ciertos comportamientos porque hemos aprendido que nos hacen sentir bien .

Los neurotransmisores de las recompensas del cerebro procesan y generan las sensaciones placenteras. Premiar ciertas conductas da como resultado la liberación del neurotransmisor dopamina en el cerebro.

Y la dopamina refuerza estas conductas, que a su vez, nos hacen sentir bien y aumentar las posibilidades de realizarlas de nuevo.

Poner las tareas en perspectiva

Las tareas en las que tendemos a ocuparnos cuando procrastinamos son las que tienen un valor pequeño, inmediato y a corto plazo, en lugar de las tareas importantes, en las cuales se retrasa la recompensa.

Este es, básicamente, un clásico ejemplo de descuento temporal, donde que sobrestimamos el valor de un resultado cuando se puede ganar inmediatamente.

La motivación humana está altamente influenciada por la forma inminente en que se percibe una recompensa. En otras palabras, se descuenta el valor de las grandes recompensas cuanto están muy lejos en el tiempo. Esto se llama la sesgo presente.

Y explica por qué tendemos más a participar en comportamientos de bajo valor (mirando Facebook, por ejemplo, o con juegos de ordenador), porque conseguir una buena puntuación en un test la próxima semana está más lejos en el tiempo y resulta menos valorado de lo que debería.

Conforme pasa el tiempo, la proximidad temporal de la fecha límite del plazo aumenta. El valor de hacerlo bien en la evaluación, o conseguir hacer el trabajo antes de la fecha límite sigue siendo la misma que antes, pero la mayor inmediatez significa que se vuelve cada vez más importante completar la tarea.

Otra teoría basada en la personalidad sobre la procrastinación es la "búsqueda de excitación". Esto sugiere que los procrastinadores pueden ser de un cierto tipo de personalidad, en particular, personas amantes de las emociones fuertes .

Dejar una fecha importante hasta el último minuto aumenta considerablemente los niveles de estrés. Y llevar a cabo una tarea en el último minuto conduce a una "carrera" gratificante poder completarla. Esto refuerza la idea de que estas personas trabajan mejor bajo presión .

La procrastinación puede ser una faceta de la personalidad. O podría ser que, la exposición a tantas actividades de inmediata recompensa hace que le sea difícil llevar a cabo ciertas tareas menos placenteras, aunque importantes.

Superar la procrastinación

Hay una variedad de técnicas para ayudar a las personas a trabajar con eficacia y minimizar las distracciones y la procrastinación.

La técnica Pomodoro, por ejemplo, que divide las sesiones de trabajo en intervalos manejables de 25 minutos, permitiendo así una pequeña recompensa al final, por ejemplo, cinco minutos de acceso a Facebook o para tomar un café. Después se vuelve a otros 25 minutos de trabajo, esta técnica puede ayudar a la productividad total del día .

Un enfoque similar es la auto-imposición de plazos cortos para un gran proyecto, dividiéndolo en tareas manejables con resultados inmediatos.

Esto aumenta la proximidad de la fecha límite, y disminuye las posibilidades de realizar la tarea en el último minuto. Esta técnica puede funcionar tan simple como hacer un calendario de tiempos o una lista de tareas más pequeñas, y luego premiarse por cada tarea se haya ido completando.

Con tantas distracciones diarias parece que vivimos en el paraíso de un procrastinador. Admitir que somos propensos a procrastinar (posponer) las cosas, nos permite gestionar mejor nuestro comportamiento y ser más productivos.


- Artículo original en The Conversation .
- Imagen: Procrastinación. Wikipedia.
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales