Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » La civilización se define por "los demás"


Referencia: Science.Daily.com .
por Simonnes Kamilla, 3 de octubre 2013

¿Qué significa ser una persona civilizada? ¿O una nación civilizada? ¿Cómo cambian estas nociones a través del tiempo? ¿Y de un país a otro? En el recientemente concluido proyecto de “Civility, Virtue and Emotions in Europe and Asia”, investigadores de varios países y disciplinas diferentes han estudiado estas cuestiones. Uno de los iniciadores es el profesor Helge Jordheim, Director Académico del programa multidisciplinar de investigación KULTRANS.


Jordheim y sus colegas han estudiado lo que se consideraba una conducta civilizada en Europa y Asia a finales del siglo XIX y principios del XX.

"La identidad y las costumbres occidentales se fueron formando a través del encuentro con las culturas no occidentales", afirma Jordheim .

El período estudiado por los investigadores estuvo caracterizada por el imperialismo. En vista de ello, la relación entre "Occidente y el resto" fue particularmente interesante, afirma Jordheim.

"En Europa occidental, la idea predominante era que ‘la civilización, éramos nosotros’. Incluso en Asia, la idea de las normas estaban definidas por Occidente tendía a prevalecer. Implícitamente, el objetivo era: ¿Cómo podemos alcanzar a Occidente?"

Un aumento de la auto-confianza

Al mismo tiempo, había una clara percepción en Asia acerca de que, no sólo se estaba imitando a Occidente, enfatiza Jordheim, los países asiáticos se mostraban preocupados por "la búsqueda de su propio camino.”

"Un reto para todo el proyecto ha consistido en evitar la trampa de pensar que toda la influencia emanaba de Europa occidental. No es tan simple como eso. Por ejemplo, podemos ver que hubo un amplio intercambio de ideas entre el Imperio Otomano y la culturas árabe y persa, que también tuvieron un impacto en la población de habla urdu de la India. Por tanto, la influencia parece ser mucho menos homogénea de lo que habíamos supuesto previamente", explica Jordheim .

Él cree que la guerra ruso-japonesa del pasado siglo XX fue un evento clave para el proceso de civilización asiática.

"Esa fue la primera vez que Asia venció a Occidente. Y esto dio lugar a un resurgir de la auto-confianza, lo que tuvo un impacto en el tipo de ideas que estaban creciendo", señala Jordheim .

Del mismo modo, los investigadores han estado interesados ​​en cómo la influencia civilizadora, en cierta medida, también corrió en la dirección opuesta, de Este a Oeste.

La escritura da forma a nuestros pensamientos

Jordheim y sus colegas han estudiado diferentes tipos de textos procedentes de los países incluidos en el proyecto.

"Hemos visto una gran cantidad de literatura de autoayuda, entre otros, "cómo llegar a ser mejor persona y la literatura sobre las 'etiquetas'. También hemos estudiado los documentos políticos que presentan ideas de cómo se debe formar una nación. Además, se han estudiado los textos de las enciclopedias, que ayudan a explicar conceptos."

Jordheim señala que tales textos ayudan a moldear las opiniones de la población de una manera particular. "Ayudan a inculcar y fomentar ciertas emociones, mientras que suprime otras . Proveen a una población más civilizada de los cambios que deben producirse a nivel individual."

Escandinavia : La paradoja natural

La investigación propia de Jordheim se ha centrado en el concepto de la civilización en Escandinavia, una región que rara vez se incluye cuando se están estudiando los procesos de la civilización .

"Escandinavia se distingue porque la civilización es relativamente poco importante. Aquí, el concepto de “dannelse” (formación) se utiliza para referirse a esto mismo", afirma Jordheim.

Escandinavia también es diferente en otros aspectos, principalmente debido a la relación de la población con la naturaleza.

"Toda idea de civilización consiste en abandonar la naturaleza y el estado natural. Esto es problemático en los países escandinavos, y en especial en Noruega, ya que gran parte de nuestra identidad se asocia con la naturaleza", dice.

Jordheim argumenta que, gran parte de lo que se considera tradicionalmente como desarrollo en una dirección correcta en otros países, no se percibe de la misma manera en los países escandinavos.

Por ejemplo, la migración a las ciudades no se considera necesariamente como un signo de progreso. El discurso escandinavo promueve las ideas y nociones de la naturaleza como el ideal, no el de la civilización. Visto así, la idea de civilización es paradójica, apunta.

Un terreno fértil para el darwinismo social

Jordheim cree que esta noción de la naturaleza en Escandinavia se refleja también en el tipo de emociones que son consideradas como "civilizadas".

"En muchos otros países, el proceso de civilización implica que las emociones deben frenarse. Esto no es necesariamente así, en Escandinavia. Las emociones se presuponen que son naturales, como el coraje, la ira y el instinto maternal, son también vistas como deseables."

En su investigación, Jordheim se ha preocupado por cómo estas nociones de civilización, de naturaleza y de las emociones ayudaron a que el darwinismo social ganase una posición firme en los países escandinavos, especialmente en Noruega.

"Las ideas que se explicaban en función de la naturaleza ya tenían ganada previamente una amplia aceptación. Con el darwinismo social, las ideas "civilizadas” podían integrarse, mientras que la naturaleza seguía manteniendo su posición", afirma Jordheim.

Particular y global

Jordheim comenta que lo que hace a este proyecto particularmente interesante es su amplio alcance, desde el ámbito privado a los asuntos mundiales .

"Por un lado, se trata de ver cómo uno comporta dentro de su propia casa. ¿Cómo te comportas hacia tu esposa e hijos? ¿Cuál es el ideal? Y al mismo tiempo, se trata de la nación y del orden mundial.

Es importante para todos los países aparecer como civilizados. Cuanto más civilizado sea considerado un país eso determina su posición en la 'jerarquía mundial'."


- Imagen 1) El encuentro con otras culturas crea la necesidad de etiquetar nuestra propia cultura y tradiciones. Crédito ilustración: Annica Thomsson.
- Imagen 2) Helge Jordheim.
- Fuente : University of Oslo .
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales