Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El plan de Paul Allen para realizar ingeniería inversa del cerebro

Referencia: Wired.com .
por Greg Miller, 24 octubre 2013

En 2003, el cofundador de Microsoft, Paul Allen, gastó 100 millones de dólares para construir el Instituto Allen de Ciencia del Cerebro en Seattle. Equipado con microscopios láser y rebanadores cerebrales personalizados, el instituto ha mapeado el cerebro de ratones, monos y seres humanos, mostrando qué genes se activan y dónde, para comprender mejor la visión, la memoria, el autismo y otros fenómenos neuronales.


El año pasado, Allen gastó otros $300 millones para dirigir al instituto hacia un objetivo más concreto y ambicioso: la comprensión completa de cómo el cerebro del ratón interpreta la información visual. Para tener éxito, van a tener que ir más allá de los mapas estáticos de genes y aprender a ver un cerebro vivo en acción.

Este nuevo método hará un seguimiento de la actividad eléctrica de las neuronas, no sólo de un ratón, sino de muchos. Se llama de electrofisiología de alto rendimiento, y es un tipo de enfoque que el gobierno federal está impulsando en su investigación del cerebro mediante la iniciativa Brain Research through Advancing Innovative Neurotechnologies (no es casualidad, su acrónimo es Brain), en que el Instituto Allen ha sido instrumental para la planificación. Allen habló con Wired.com sobre la primera década de su instituto y lo que espera que hará en el próximo .

De todas las cosas en que podría haber invertido, ¿por qué la investigación del cerebro?

Bueno, como programador se trabaja con estructuras muy simples en comparación con el cerebro, así que siempre me fascinó cómo funcionaba el cerebro. Conseguí un retiro con un grupo de científicos y, básicamente sondeé sobre lo que podría hacerse para avanzar en este campo, rápidamente se formó un consenso en torno a la idea de hacer un análisis genético completo del cerebro del ratón. Es un ejemplo de la ciencia a escala industrial, donde se reúne a un equipo que se centra en la elaboración de una base de datos, prácticamente como fue el Proyecto del Genoma Humano.

¿Cómo valora que su inversión haya dado sus frutos hasta el momento?

Oh, creo que ha tenido un impacto real. Si hablas con neurólogos, te dirán que todo el mundo en este campo  tiene algún componente genético para su investigación que utiliza nuestra base de datos. Así que, eso es gratificante y alentador .

Pero los grandes descubrimientos no fluyen exactamente de la investigación.

Mira, los datos genéticos son las piezas del rompecabezas, pero no es el todo. El cerebro tiene un increíble nivel de complejidad fractal. Cuando comienzas a buscar en detalle en cualquier parte de él te das cuenta de que es mucho más complejo de lo que se pensaba. Si me preguntas dentro de cinco años, posiblemente sea capaz de decir, "me emociona haber conseguido este avance" o "me ha decepcionado no haberlo conseguido".


- Más información: Wired.com .
- Imagen: Paul Allen
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales