Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El entrenamiento cerebral puede aumentar la memoria, pero no la inteligencia

Referencia: Medical.News.Today.com .
por Belinda Weber, 10 de octubre 2013

Con su promesa de mejora de las capacidades mentales, es fácil ver por qué los juegos de entrenamiento cerebral son tan populares. Pero la nueva investigación muestra que los beneficios percibidos pueden estar limitados a la memoria en lugar del CI.

La mayoría de la gente le encantaría aumentar su poder cerebral. Y los departamentos de marketing se apresuran a aprovechar estos deseos. El anuncio que promete mejorar tu inteligencia, aun siendo difícil resistir su atractivo, probablemente es demasiado bueno para ser verdad.

El psicólogo Randall Engle, del Instituto de Tecnología de Georgia explica: "Es difícil pasar mucho tiempo en la web y no ver el anuncio de algún sitio web que promete entrenar tu cerebro, mejorar tu atención y aumentar tu cociente intelectual. Estas afirmaciones son especialmente atractivas para los padres de niños que tienen dificultades en la escuela."

El prof. Engle cree que, dichas afirmaciones se basan en las evidencias que muestran una fuerte correlación entre la capacidad de la memoria de trabajo (WMC) y el flujo de inteligencia general.

La capacidad de memoria de trabajo, o memoria a corto plazo, se refiere a nuestra capacidad para mantener la información en mente y rápidamente recuperable, sobre todo en presencia de distracción. El flujo de inteligencia general es la capacidad para inferir relaciones, realizar razonamientos complejos y resolver problemas.

El vínculo entre la memoria de trabajo y el flujo de inteligencia parece sugerir que un aumento de lo primera debería aumentar lo segundo, pero, como señala el profesor Engle: "esto supone que las dos construcciones son la misma cosa, o que la memoria de trabajo es la base del flujo de inteligencia."

Sin transferencia con la inteligencia

Para probar esta teoría, el equipo de Georgia Tech invitó a 55 estudiantes universitarios para completar 20 días de entrenamiento en ciertas tareas cognitivas. Para asegurarse que los estudiantes se mantuvieran motivados y comprometidos en su entrenamiento, se les pagaba un extra para mejorar su rendimiento cada día.

Los estudiantes de las dos condiciones experimentales eran entrenados en cualesquiera tareas complejas o tareas simples, que han demostrado ser buenas medidas de la memoria de trabajo.

En las tareas simples, a los estudiantes se les pidió que recordaran elementos en el orden en que se presentaban, mientras que en las tareas complejas, los estudiantes tenían que recordar los elementos mientras realizan otra tarea de presentación de ítems. Un grupo de control entrenado en la tarea de búsqueda visual que, al igual que el resto de tareas, se iba haciendo cada vez más difícil.

Los investigadores administraron una batería de pruebas antes y después del entrenamiento, para poder medir la mejora y la transferencia de aprendizaje, entre las que se incluían una variedad de medidas de memoria de trabajo y también de inteligencia fluida.

Los resultados fueron claros: sólo los estudiantes que se entrenaron en tareas complejas mostraron una transferencia en otras tareas de memoria de trabajo. Ninguno de los grupos mostró beneficio alguno de capacitación sobre las medidas de inteligencia fluida.

Según Tyler Harrison, estudiante graduado de Georgia Tech y autor principal del artículo: "Durante más de 100 años, los psicólogos han argüido que la capacidad de la memoria general no se puede mejorar, que hay poca o ninguna generalización de tareas ‘entrenadas’ a tareas de los ‘no entrenadas’. Así que, nos sorprendió ver las evidencias que las nuevas medidas de la capacidad de la memoria de trabajo podían mejorar con el entrenamiento en tareas complejas."

El beneficio principal parece ser que esto podría tener implicaciones importantes en referencia a la multitarea en el mundo real.

Pero los beneficios del entrenamiento no se transfieren a la inteligencia fluida. El profesor Engle señala que sólo porque la memoria de trabajo y la inteligencia fluida estén vinculadas, no significa que sean la misma cosa.

A este respecto, señala: "La altura y el peso en los seres humanos también están fuertemente correlacionados, sin embargo, pocas personas razonables asumen que la altura y el peso sean la misma variable. Si así fuera, los que aumentan de peso serían más altos y la pérdida de peso los haría más bajos. Los que ganan y pierden peso periódicamente pueden atestiguar que eso no es cierto."

En estudios anteriores, publicados en Medical News Today, han relacionado la inteligencia con la capacidad de bloquear distracciones, mientras que otro mostraba que mantenerse activo mentalmente podía preservar la memoria.

Los investigadores reconocen que aún queda trabajo por hacer. Planean continuar con esta investigación para ver cómo el entrenar aspectos específicos de la cognición puede conducir a una transferencia positiva hacia otras tareas, tanto en laboratorio como en el mundo real.


- Artículo original en Medical News Today "Brain training may boost memory, but not intelligence"
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales