Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Libro: “La negación: el auto engaño” como evolución de la mente

por Daisy Yuhas, 23 septiembre 2013

Hace unos 100.000 años algo cambió en nuestros antepasados. Los humanos comenzaron a mostrar nuevos comportamientos que los diferenciaban de los demás animales del planeta. En particular, comenzaron a crear el arte simbólico y los adornos. Por primera vez, la gente quería adornarse y también a sus muertos, y esas actividades sugieren un nuevo interés por las percepciones de los demás.

Estos artificios pueden ser las evidencias más tempranas de una teoría de la mente, el reconocimiento de que cada individuo tiene intenciones únicas, creencias y deseos. En “La negación”, los biólogos Varki y Brower (Brower murió en 2007) proponen una nueva explicación de por qué los humanos pudieron superar a todas las demás especies en destreza mental. Los autores sostienen que, en cuanto los humanos fueron capaces de contemplar las intenciones de los que les rodean, comenzaron a reflexionar más profundamente sobre el significado de la vida misma, y este examen les llevó a una conciencia aterradora de su mortalidad. Para disipar esos temores, los humanos desarrollaron una habilidad única de negación de la realidad. Según razonan los autores, la religión y la filosofía representan algunos de nuestros mejores esfuerzos para llevar a cabo esta negación.

Hay bastante evidencia documentada sobre el talento humano para ignorar la realidad. A veces, esto benefició nuestra capacidad, ya que cuando los pacientes de cáncer son optimistas viven más que los pesimistas, o cuando un atleta se convence sí mismo de que tiene suficiente energía de reserva para empujar su cuerpo más allá de sus límites. En otras ocasiones, nuestros autoengaños son perjudiciales. Según Varki y Brower, los humanos son en última instancia tomadores de riesgo, haciendo caso omiso de hechos científicos, como los peligros de fumar y del cambio climático.

Los autores creen que este mecanismo de negación se hizo esencial una vez que nuestro cerebro evolucionó hacia una comprensión más integral de nosotros mismos y los demás. Antes de este punto, sugieren, éramos más como pájaros y elefantes, que poseen alguna, aunque no mucha, auto-conciencia.

Este eje central de su tesis, la afirmación de Varki y Brower de que el miedo a la mortalidad sea la base de nuestra capacidad de negación, sigue siendo poco convincente, en parte debido a que es imposible reunir pruebas de la forma en que desarrollamos las habilidades pertinentes. Tal como observan, no hay circuitos neuronales específicos que expliquen cómo desarrollamos una teoría de la mente o una propensión al auto-engaño. Parece igualmente probable que estas cualidades co-evolucionaron o que no tienen relación entre sí.

Los autores reconocen que gran parte de su propuesta es incontrastable, y los lectores que buscan respuestas concluyentes se sentirán decepcionados. Sin embargo, la “Negación” plantea un desafío respecto a nuestras preocupaciones actuales. Pese a que el autoengaño puede ser salvaguardar a nuestros antepasados ​​de la desesperación, también puede ser nuestra perdición. Sin embargo, el reconocimiento de esta tendencia en nosotros mismos nos puede empujar a dejar de ignorar esas verdades desagradables, como el calentamiento global y la pobreza y empezar a resolverlos.


- Libro: “Denial: Self-Deception, False Beliefs, and the Origins of the Human Mind” [Negación: El auto-engaño, las falsas creencias y los orígenes de la mente humana]
- Autores: Ajit Varki y Danny Brower. Edit.:Twelve, 2013
- Imagen : Twelve
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales