Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Los ultramaratones causan menos daño que las carreras cortas

Referencia: News.Science.mag.org .
por Elizabeth Norton el 26 de junio de 2013

El Tor des Géants es considerada la carrera a pie más desafiante del mundo. Consiste en caminar y correr unos 330 kilometros por la provincia de Val d'Aoste en Alpes italianos, con segmentos de arriba-abajo que abarcan unos 24.000 metros de cambios en la elevación, en un límite de tiempo de 150 horas, y no requiere paradas, esta "ultramaratón" da a los atletas la última oportunidad de probarse a sí mismos. También da a los científicos la oportunidad de estudiar el cuerpo humano cuando es empujado hasta el límite.

Una nueva investigación muestra que los participantes en el Tor tienen menos desgaste que los corredores en carreras más cortas, lo que sugiere que las estrategias de marcaje de ritmo y de posible fatiga sí pueden ejercer un efecto protector.

La fatiga muscular y la inflamación son comunes después de arduas carreras. Por ejemplo, en las pruebas de enzimas indicadoras de daño muscular y hepático, los corredores de la Spartathlon, una carrera continua de 246 kilómetros de longitud desde Atenas a Esparta, muestran los niveles más altos jamás registrados como resultado del ejercicio, aunque ninguno requirió hospitalización. El Tor des Géants, aparte de ser una carrera todavía más larga, conlleva el factor adicional de la privación prolongada del sueño. La ruta contiene puntos de avituallamiento de comida, bebida y descanso. Pero debido a que esta vez no se deducía del total, los corredores durmieron lo menos posible. (Van equipados con lámparas que siguen funcionando en la oscuridad). Los trayectos "más cortos" se completan sin pararse a dormir, en 36 horas o menos, como es el caso de la Spartathlon.

Para estudiar el efecto de las condiciones extremas y la privación del sueño, el fisiólogo deportivo Jonas Saugy, de la Universidad de Lausanne en Suiza y sus colegas, probaron a 15 corredores masculinos en la carrera de 2011, antes, durante y unos 30 minutos después de la carrera. Los investigadores utilizaron la estimulación eléctrica para probar la fatiga de los músculos de piernas y los pies de los corredores, también tomaron muestras de sangre y se les pidió a los participantes que calificaran su sensación de fatiga y dolor. Para separar el factor de la falta de sueño, un grupo control de ocho corredores entrenados se limitaron a una cantidad de sueño similar (aproximadamente una hora y media en el punto medio y cerca de 9 horas al final), pero no compitieron.

En comparación con los corredores en eventos similares desde la mitad a un cuarto de la distancia, los competidores del Tor +presentaron menos fatiga muscular y niveles mucho más bajos de inflamación sanguínea. Por ejemplo, en las pruebas de fatiga de los músculos de rodilla y pie, los corredores de la Tor mostraron únicamentte la mitad de la disminución de resistencia observada en los corredores en el km 166 del Ultra-Trail du Mont-Blanc, previamente estudiada por los investigadores. Los niveles sanguíneos de creatina quinasa, una enzima liberada por los músculos en respuesta a daño tisular, eran mucho más bajos que después de la carrera de Mont-Blanc, e inferior a los niveles observados en los 161 kilómetros de Western States Endurance Run en Squaw Valley de Auburn, California. Otro biomarcador, la proteína C-reactiva, una proteína de la sangre que se eleva en respuesta a la inflamación, se incrementó a lo largo de la Tor, pero no en la misma medida que en la carrera de Mont-Blanc.

El estudio aparece en línea hoy en PLoS ONE. En cuanto a la forma física general, los corredores Tor eligieron ser comparados con los participantes de Mont-Blanc, ambos grupos terminaron en el top 40% de los corredores. Los sujetos privados de sueño que no lo hicieron la carrera no mostraron signos de inflamación o fatiga muscular.

Saugy explica que debido a que la carrera es muy larga, los competidores se ven obligados a mantener un mismo ritmo, y la intensidad del ejercicio es menor en general. Por otra parte, la privación de sueño ejerce un efecto protector. "Durante la primera mitad de la carrera, los corredores no pueden dormir mucho, alrededor de 2 horas. Procuraban correr la distancia máxima en un tiempo mínimo". En la segunda parte de la carrera, la falta de sueño comienza a hacerse sentir, dice Saugy, la velocidad del corredor disminuye significativamente, preservando el tejido muscular. Además, añade Saugy, el sueño adicional de la segunda parte del evento –forzado en los corredores debido a su privación anterior del sueño antes privación–, también ayuda a restaurar los músculos.

"Es un buen trabajo", dice el fisiólogo Martin Hoffman de la Universidad de California, Davis. "Los estudios de campo de esta naturaleza, son un reto, así que la realización de este estudio es notable. Tiene mucho sentido que los marcadores de estrés y la fatiga puedan verse menos afectados que en los eventos más cortos, ya que los corredores han estado haciendo ejercicio a una intensidad menor a fin de continuar en una duración más larga."


- Imagen:  Tor des Géants 2012.
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales