Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El hierro de reliquias egipcias llegó del espacio exterior


Por Jo Marchant, 31 mayo 2013

Los impactos de meteoritos de hace miles de años pueden ayudar e inspirar una religión antigua

Un abalorio de hierro, de 5000 años de antigüedad, puede no parecer mucho, pero esconde un espectacular pasado: los investigadores han descubierto que esta antigua baratija egipcia está hecha de meteorito.

El resultado, publicado el 20 de mayo de Meteoritics & Planetary Science, explica cómo los antiguos egipcios obtuvieron hierro milenios antes de las primeras huellas de fundición de hierro en la región, la solución de un largo misterio. También insinúa que la alta consideración de los meteoritos pudo ser un comienzo del desarrollo de su religión.

"El cielo era muy importante para los antiguos egipcios", señala Joyce Tyldesley,  egiptólogo de la Universidad de Manchester, Reino Unido, y co-autor del artículo. "Algo que cae del cielo sería considerado como un regalo de los dioses."

La cuenta en forma de tubo, es una de las nueve que se descubrieron en 1911 en un cementerio de Gerzeh, a unos 70 kilómetros al sur de El Cairo. Los datos son de alrededor de 3.300 antes de nuestra era, por lo que forman parte de los más antiguos productos de hierro conocidos de Egipto.

Un estudio realizado en 1928 descubrió que, el hierro de estos abalorios tenían un alto contenido de níquel (la firma de meteoritos de hierro), y llevó a la sugerencia de que eran de origen celeste. Pero los estudiosos argumentaron en la década de 1980, que la fundición temprana accidental podría haber llevado hierro enriquecido con níquel, y un análisis más reciente del material oxidado en la superficie de las cuentas demostraron bajo contenido de níquel.

Para zanjar esta discusión, Diane Johnson, científica de la Universidad Abierta en Milton Keynes, Reino Unido, y sus colegas, usaron el escáner de microscopía electrónica y la tomografía computarizada para analizar una de las cuentas, que tomaron prestado del Museo de Manchester.

Los investigadores no pudieron cortar en abierto el preciado abalorio, pero se encontraron con áreas donde la superficie erosionada dejaba ver una "pequeña ventana" por la que acceder al metal preservado de dentro, según describe Johnson.

La microscopía demostró que el contenido de níquel de este metal original era elevado, al 30%, lo que sugiere que, efectivamente, provenían de un meteorito. El equipo observó que el metal tenía una estructura cristalina diferente llamada patrón Widmanstätten. Esta estructura se halla solamente en los meteoritos de hierro que se enfrían muy lentamente dentro de sus asteroides padres de cuando se formaba el Sistema Solar.

Usando la tomografía, los investigadores construyeron un modelo tridimensional de la estructura interna de la cuenta, revelando que los antiguos egipcios habían estado martillando el fragmento de hierro de meteorito hasta conseguir una placa delgada, y luego doblarla en un tubo.

Regalos de los dioses

Las primeras evidencias de la fundición de hierro en el antiguo Egipto aparecen en el registro arqueológico en el siglo -VI. Sólo un puñado de productos de hierro se han descubierto en esta región antes de esa fecha: y todos vienen de tumbas de alto estatus, como la del faraón Tutankamón. "El hierro estaba fuertemente asociado con la realeza y el poder", apunta Johnson.

Se creía que los objetos fabricados con este material divino podían garantizar a su difunto propietario un pasaje prioritario hacia la otra vida.

Campbell Price, conservador de Egipto y Sudán en el Museo de Manchester, que no era miembro del equipo de estudio, subraya que no se sabe nada con certeza sobre creencias religiosas de los egipcios antes de la aparición de la escritura. Pero señala que, posteriormente, durante la época de los faraones, se creía que los dioses tenían huesos de hierro.

Él especula que los meteoritos pudieron haber inspirado esta creencia, las rocas celestes pudieron ser interpretadas como los restos mortales de los dioses que caían a la Tierra.

Johnson dice que le encantaría comprobar si otros primitivos objetos de hierro egipcios son también de origen meteorítico, caso de obtener permiso para estudiarlos.


-  Fuente: Nature Magazine, 29 mayo 2013.
- Imagen: La cuenta gerzense (arriba) tiene áreas ricas en níquel, de color azul en un modelo virtual (abajo), que indican un origen meteorítico. Crédito: Open Univ./Univ. Manchester
-- Enlaces: Período predinástico egipcio, Wikipedia.
- Cultura gerzense, Wikipedia.
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales