Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Escenario: Antiguo Egipto

Referencia: LiveScience.com .
Owen Jarus, 25 de junio 2013

Luxor es una ciudad egipcia que hoy en día que se encuentra encima de la antigua ciudad que los griegos llamaron "Tebas" y que los antiguos egipcios llamaban "Waset."

Un obelisco de granito rojo y dos estatuas de Ramsés II guardan la entrada del templo de Luxor. Crédito: WitR | Shutterstock

Situada en el río Nilo, a cerca de 500 kilómetros al sur de El Cairo. Según los informes del sitio web World Gazetteer, partiendo del censo de 2006, Luxor y sus alrededores tenían una población de más de 450.000 habitantes. El nombre de Luxor deriva del árabe al-uksur, “las fortificaciones", que a su vez fue adaptado del latín ‘castrum’, que hacía referencia a un fuerte romano construido en la zona, escribe William Murnane en la "Enciclopedia Oxford del Antiguo Egipto" (Oxford University Press, 2001).

La antigua ciudad de Luxor sirvió a veces como capital de Egipto y llegó a convertirse en uno de los mayores centros urbanos. "En el East Bank, bajo la moderna ciudad de Luxor, se hallan los restos de una antigua ciudad que a partir de 1500 a 1000 antes de nuestra era, fue uno de los más espectaculares de Egipto, con una población de quizás rondaba los 50.000", escriben los arqueólogos Kent Weeks y Nigel Hetherington, en su libro "The Valley of the Kings Site Management Masterplan" (Theban Mapping Project, 2006).

En la antigüedad, la ciudad era conocida como el hogar del dios Amón, una deidad que llegó a ser asociada con la realeza egipcia. A su vez, durante el "Imperio Nuevo" de Egipto, un período aproximadamente entre -1550 a  -1050, la mayor parte de los gobernantes de Egipto eligieron ser enterrados a poco de la ciudad, en el cercano Valle de los Reyes. Hay otros lugares famosos cerca de la ciudad, fueron construidos o ampliados en gran medida durante el periodo del Imperio Nuevo, como el Templo de Karnak, el Templo de Luxor, el Valle de las Reinas y el templo funerario de la reina Hatshepsut en Deir al-Bahari.

"De todas las ciudades antiguas, ninguna otra alcanzó la gloria de Tebas", escribe el egiptólogo Rasha Soliman, en su libro "Old and Middle Kingdom Theban Tombs" (Golden House Publications, 2009). "Tebas es el patrimonio más grande y rico del mundo."

Tumba de Tutankamón, la más conocida de todo el Valle.

Orígenes

Weeks y Hetherington señalaron que la zona de Luxor cuenta con evidencias de una ocupación que se remonta a 250.000 años. Soliman anota que durante el período del Imperio Antiguo (-2650 a  -2150 aproximadamente), fue cuando se construyeron las grandes pirámides de Giza, entonces, la antigua ciudad de Luxor era un centro administrativo provincial.

Una vez que el Imperio Antiguo se derrumbó cobraría nueva importancia en el "primer período intermedio." Durante este período, la antigua ciudad de Luxor se convirtió en la capital de un reino local, que con el tiempo consiguió unir el país.

El rey que lleva a cabo dicha reunificación, llamada Nebhepetre Mentuhotep (que reinó hace unos 4.000 años), que se cree que logró esta hazaña en su 39º año de gobierno. Soliman señala que su templo funerario fue construido cerca de la ciudad en un lugar llamado Deir al-Bahari. "El complejo funerario incluye un templo del valle aún sin excavar y una calzada de 1.200 metros de largo", escribe Soliman. "Terminaba en el jardín del templo, donde se colocaban las estatuas del rey". La tumba del rey se encuentra en las colinas cercanas y contiene un pasaje descendente de 150 metros en el suelo.

Aunque los sucesores de Mentuhotep se trasladaron a la parte norte, lejos de la ciudad, la construcción del templo de Karnak parece haber hecho en ese momento.

Pilares de Medinet Habu, línea de jeroglíficos, o templo funerario de Ramsés III. Crédito: EastVillage Images. Shutterstock
Renacimiento del Imperio Nuevo

La construcción cercana de la ciudad prosperó durante el Imperio Nuevo de Egipto, aproximadamente entre -1550 y  -1050. La mayoría de los reyes que reinaron durante este tiempo eligieron ser enterrados en el cercano Valle de los Reyes y así también muchas reinas, príncipes y princesas que eligieron en el Valle de las Reinas. Los faraones construyeron cerca templos funerarios y ampliaron enormemente el Templo de Karnak.

El Templo de Luxor, situado en la orilla este del río Nilo, fue construido para celebrar Festival Opet de Egipto. "La mayor parte de su estado actual fue construido por Amenhotep III (-1410 a  -1372 [fechas dudosas]) en tres fases", escribe Murnane. Este templo, que más tarde podría conectar con el de Karnak por una avenida de “700 esfinges con cabeza humana de piedra arenisca", escribe un equipo de investigadores de la UCLA que trabajan en el proyecto Digital Karnak. Esta avenida tenía cerca de 3 kilómetros.

Durante el festival de Opet, las estatuas de Amón, Mut (su esposa), Jonsu (su hijo) y el rey, se transportaban entre los dos templos, escribe el egiptólogo Pat Remler, en su libro "Egyptian Mythology, A to Z" (Chelsea House, 2010). "Cuando la procesión llegaba al Templo de Luxor era recibida por una alegre recepción de varios grupos de bailarines, cantantes y músicos."


El hogar de Amón

Mientras que la ciudad sirvió como capital de Egipto durante algunas épocas del Imperio Nuevo, se usó como lugar de enterramientos reales, y para grandes templos, en gran parte debido a razones religiosas, según parece.

La ciudad fue considerada el hogar del dios Amón, y tan cercana era la relación entre este dios y la realeza egipcia, que las reinas egipcias acreditaban la deidad con la paternidad de sus hijos.

"Amón era a menudo acreditado por las reinas de Egipto por haber engendrado a sus hijos. Cuando la reina Hatshepsut asumió el poder, inscribió la historia de su nacimiento divino, de la unión de Amón y de su madre, la reina Ahmose, en la pared de su templo funerario en Deir al-Bahri", según relata Remler en su libro.

El Valle de los Reyes

El Valle de los Reyes era el lugar de enterramiento para la mayoría de los gobernantes del Imperio Nuevo. Todas las tumbas reales parecen haber sido saqueadas en cierta medida, aunque destaca la del rey Tutankamón espectacularmente bien conservada, descubierta por el equipo de Howard Carter en 1922.


El Valle de los Reyes "fue elegido como el lugar de enterramiento para la mayoría de los nuevos gobernantes de Egipto por varias razones", indica el equipo de Theban Mapping Project en su página web.

"En línea recta, el valle está muy cerca de las orillas cultivadas del río. Es pequeño, rodeado de acantilados y fácilmente resguardado. La piedra caliza local, cortada hace millones de años por las lluvias torrenciales para formar el Valle, es de buena calidad. Y elevándose sobre el valle, una montaña, al Qurn ("el cuerno" en árabe), cuya forma pudo haber evocado una pirámide a los antiguos egipcios, y está dedicado a la diosa Meretseger."

Todavía se están descubriendo hoy en día nuevas tumbas en KV 63 y 64, desenterradas en la última década. Además, el ex ministro de antigüedades Zahi Hawass, dijo en una reciente conferencia en el Royal Ontario Museum de Toronto que hay más tumbas aún sin descubrir. "La tumba de Tutmose II, no descubierta todavía, la tumba de Ramsés VIII tampoco, todas las reinas de la dinastía 18 (-1550 a  -1292) fueron enterradas en el valle y sus tumbas aún no se han encontrado."

Para las tumbas de los gobernantes reales se construyeron grandes templos funerarios cerca del valle, el más conocido de estos templos fue construido en Deir al-Bahri pior la mujer del faraón Hatshepsut, y contiene tres terrazas coloniales que conducen a un santuario. La decoración del templo, que incluye escenas de los egipcios viajando a una tierra distante, probablemente situada en Eritrea o el sureste de Sudán, llamado "Punt".

El Valle de las Reinas

El Valle de las Reinas localizado cerca del Valle de los Reyes, era conocido por los antiguos egipcios como ta set neferu "el lugar de los hijos del rey", nos cuenta Alessandro Bongioanni, profesor adjunto en la Universidad de Turín, en su libro "Luxor y el Valle de los Reyes" (White Star Publishers, 2004). Contenía las tumbas de los príncipes, princesas, dignatarios de la corte y de las reinas, alrededor de 100 entierros en total.

El más espectacular es el de la tumba de Nefertari, la esposa de Ramsés II, un faraón conocido por los templos que construyó en Abu Simbel.

"La tumba de Nefertari, de estructura similar a las de los faraones que se han excavado en el Valle de los Reyes, representa un ejemplo admirable de una refinada pintura en relieve sobre un fondo blanco que magnifica su frescura y vitalidad", escribe Bongioanni. El techo tiene motivos astronómicos y en las paredes, "la mayor parte parece haber sido tomada del repertorio iconográfico y textual de capítulos del Libro de los Muertos", describe Bongioanni.

Una ilustración particularmente interesante muestra a Nefertari jugando a un juego de mesa llamado "Senet", con "el objetivo de ganar la salvación de otro mundo."

Deir el-Medina

Sito entre el Valle de los Reyes y el Valle de las Reinas hay un pueblo que llamamos Deir el-Medina, y que los antiguos egipcios llamaban Set Maat "el lugar de la verdad."

En este pueblo "vivieron una serie de funcionarios públicos, canteros, y artistas dibujantes que preparaban las tumbas de sus reyes y reinas", escribe Leonard Lesko en el libro "Pharaoh’s Workers: The Villagers of Deir el Medina" (Cornell University Press, 1994).

Estos cualificados trabajadores, algunos de ellos extranjeros, pudieron haber sido lo que podríamos considerar la clase media. El lugar en que vivieron, sin embargo, tenía un ambiente hostil. En Deir el-Medina no había árboles y las "laderas estériles que lo rodean reflejan la huella del calor del sol del desierto", añade Lesko.

Esta villa amurallada estuvo en funcionamiento hasta casi el final del Imperio Nuevo y a partir de una serie de papiros y ostracones, se deduce que una proporción considerable de la población sabía escribir. El Libro Guinness de los Récords Mundiales señala que fue el lugar de la primera huelga registrada de trabajadores de la historia, que se produjo durante el reinado de Ramsés III (de -1186 a -1155). Como la investigación reciente ha confirmado, los huelguistas no eran los únicos descontentos con el faraón que más tarde fue asesinado.


- Sitio web de Owen Jarus, http://www.owenjarus.com/
- Imágenes:
1) Un obelisco de granito rojo y dos estatuas de Ramsés II guardan la entrada del templo de Luxor. Crédito: WitR | Shutterstock
2) Tumba de Tutankamón, la más conocida de todo el Valle.
3) Pilares de Medinet Habu, línea de jeroglíficos, o templo funerario de Ramsés III. Crédito: EastVillage Images. Shutterstock
4) Nefertari en su tumba del Valle de las Reinas.
5) Festival de Opet en egipcio.
6) Barca sagrada de Jonsu.
7) Ostrocon griego
Las imágenes 2 y 4 a7 de Wikipedia.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales