Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Vencer el mal aliento requiere el correcto equilibrio de los microbios bucales

por Deborah Franklin, 3 mayo 2013


La mayoría de los adultos tienen de vez en cuando mal aliento, sobre todo cuando su boca se seca después de, digamos, una noche completa de sueño o de un largo y deshidratado vuelo de avión. Alrededor del 25 por ciento de las personas de todo el mundo tienen mal aliento crónico. Los investigadores de descubrieron hace años que las bacterias que emiten gases sobre la lengua y por debajo de la línea de las encías son las responsables en gran parte del aliento podrido. Pero determinar la mejor forma de erradicar los tenaces olores de estos microbios ha sido harto difícil.

Las soluciones hasta la fecha sólo ofrecen un alivio temporal. Aun siendo escrupuloso evitando las cebollas y el ajo, un buen enjuague bucal después de cada comida, cepillado e hilo dental hasta que los dientes brillen como perlas, probablemente no logren quitar un caso extremo de aliento apestoso. Si se raspa ligeramente cualquier revestimiento sobre la lengua podrá mejorar bastante la fragancia de su respiración, por lo menos un par de horas. Ciertos enjuagues bucales que matan bacterias proporcionan frescura a corto plazo, aunque muchos producen efectos secundarios desagradables, como una sensación de hormigueo en la boca. Últimamente, algunos científicos han desarrollado enjuagues bucales innovadores que neutralizan los compuestos rancios producidas por las bacterias.

En recientes pruebas de investigación internacional sugieren, sin embargo, que la estrategia más eficaz para hacer retroceder el mal aliento puede estar más en la línea de cultivar las bacterias útiles para la boca que en destruir los gérmenes ofensivos y sus productos derivados. En lugar de señalar a los culpables, los microbiólogos están cambiando su enfoque hacia las enteras comunidades de microbios de la lengua, las encías y los dientes, para averiguar por qué algunas personas tienen un olor más agradable que otros.

Código químico de la respiración

Por supuesto que el mal aliento se ha extendido a la gente de todas las edades. Hipócrates, aconsejaba a las chicas jóvenes, debían enjuagarse la boca regularmente con vino, anís y semilla de eneldo. A principios de la década de 1970, Joseph Tonzetich, de la Universidad de Columbia Británica, comenzó a abordar el problema de la tecnología. Él utilizó la cromatógrafo de gases del laboratorio, una máquina que separa el complejo gaseoso en sus componentes constitutivos, para desentrañar los apestosos productos químicos que dan la firma a la respiración.

Los compuestos de azufre que más fácilmente se evaporan fueron algunos de los productos químicos malolientes que Tonzetich identificó en el mal aliento, especialmente el sulfuro de hidrógeno, que huele a huevos podridos, y el metil mercaptano, que huele como a col podrida. Desde entonces, los científicos han detectado alrededor de 150 componentes moleculares de exhalaciones humanas, pútridos muchas de ellos. El sulfuro de dimetilo (pensar en algas podridas) y los reveladores nombres de cadaverina, putrescina y escatol, son sólo algunas de tales moléculas. Sin embargo, el sulfuro de hidrógeno y el metil mercaptano destacan: En un estudio posterior, cuanto más altos eran los niveles de estas dos moléculas en el aliento, más ofendía la respiración a la nariz humana.

Estos compuestos malolientes son productos de desecho liberados por los millones de bacterias que se festejan con las partículas de comida y tejidos de la boca. Por encima de la línea de las encías, las especies gram-positivas, que tienen paredes celulares relativamente simples, dominan la placa dental con una película viva de bacterias que recubre los dientes. El Streptococcus mutans y otros gram-positivos, tan amantes del azúcar, devuelven un ácido que disuelve el esmalte, pero no son grandes productores de compuestos malolientes. Por el contrario, las bacterias gram-negativas, que tienen una capa de pared celular adicional, viven en su mayoría por debajo de la línea de las encías y son muy gaseosas. Algunas de estas resistentes bacterias, como la Porphyromonas gingivalis, la Treponema denticola y la Prevotella intermedia, prosperan entre la encía y el diente y entre los recovecos de la lengua.

Colegas bacterianas

Las bacterias gram-negativas de la lengua pueden producir la mayor parte de los malos olores en el aliento, aunque una investigación reciente pone de relieve que no hay un solo tipo de bacteria oral creando el mal aliento. Mel Rosenberg, profesor emérito de microbiología en la Universidad de Tel Aviv, y su colega Nir Sterer, descubrieron recientemente, por ejemplo, que algunas cepas de bacterias gram-positivas segregan una enzima que cortan las moléculas de azúcar de las proteínas que se encuentran en los alimentos, lo que a su vez, hace más digeribles dichas proteínas para los organismos gram-negativos cercanos. Cuantas más proteínas digieran los gram-negativos, más olores emiten.

Tales interacciones ilustran por qué los investigadores están cada vez más interesados ​​en la ecología oral, viendo la boca como una especie de piscina densamente poblada. El aliento fresco refleja una boca sana, que no es necesariamente una boca que carezcan de bacterias "malas", sino más bien que las colonias bacterianas se superponen unas sobre otras manteniéndose en jaque entre sí.

Genetistas de bacterias contribuyen al Proyecto del Microbioma Humano, financiado por los Institutos Nacionales de Salud, hasta el momento se han identificado alrededor de 1.000 especies de bacterias que habitan normalmente en la boca humana. Sin embargo, la mezcla particular de "colegas bacterianas", como los llama Rosenberg, es sin duda muy diferente de una persona a otra. "Cada persona tiene quizás de 100 a 200 de estas especies de bacterias que colonizan la boca en un momento dado", dice Wenyuan Shi, microbiólogo de la Universidad de California, Los Angeles.

Durante el parto nuestra boca, previamente esterilizada, recoge algunas de estas bacterias de nuestra madre, y en la niñez se adquieren rápidamente nuevos colonizadores microbianos. Los estudios sugieren que la población de microbios bucales de un niño en edad preescolar guarda estrecha relación con su inmediato cuidador. A medida que pasan los años, la dieta, el estrés , las enfermedades, los antibióticos y otras fuerzas puede cambiar la demografía de la comunidad microbiana de una persona y cambiar su aroma colectivo. Cuando las bacterias liberan los compuestos malolientes dominantes, el mal aliento crónico puede ser una de las consecuencias.

Muchos de los tratamientos actuales no mejoran la ecología bucal, de hecho, incluso podrían empeorarla. Aunque algunos enjuagues bucales sólo enmascaran los olores desagradables, los que son a base de alcohol que se venden en farmacias y de venta libre que contienen clorhexidina u otros antisépticos cuyo objetivo son todas las bacterias orales, sean o no malolientes. Shi dice que este enfoque tiene varios inconvenientes. Un enjuague con clorhexidina, por ejemplo, puede mejorar el aliento unas 24 horas, pero puede cambiar temporalmente el sabor de la comida. Se hizo un estudio donde el 25 por ciento de los sujetos experimentó una sensación de hormigueo o ardor en la lengua después de una semana de uso. El uso excesivo de enjuagues con alcohol puede secar la boca, y a veces agrava el mal aliento. Además, al eliminar muchas bacterias autóctonas de la boca podría interrumpir los controles y equilibrios habituales, dando paso a las especies oportunistas, responsables de la enfermedad de las encías y otras infecciones que entran y toman el control.

Varios investigadores están ahora trabajando en alternativas prometedoras, básicamente cubriendo todas las bacterias orales. Algunos nuevos enjuagues bucales van a la alfombra de cosas malolientes y lo bombardean con iones de zinc u otros metales que se unen y neutralizan los compuestos de azufre. Rosenberg, que comenzó su carrera como microbiólogo del petróleo, ha desarrollado en dos fases en enjuague de petróleo y agua que reduce temporalmente el mal aliento, mediante empapar algunos de estos restos alimenticios y microbios, algo que se pierde con el cepillado, el hilo dental y el raspado de la lengua.

Otros equipos están investigando si los probióticos repletos de una cepa bacteriana gram-positiva, conocida como Streptococcus salivarius K12, puede combatir la halitosis. La S. K12 salivarius es un residente común de la boca y del tracto respiratorio, es benigna y se sabe que produce sustancias que repelen a las bacterias dañinas. En un estudio reciente, realizado por investigadores de Nueva Zelanda y Australia, los voluntarios hacieron gárgaras con un enjuague bucal con clorhexidina para limpiar su paladar de muchas bacterias nativas y luego chuparon unas pastillas con K12. De 7 a 14 días después, tuvieron el aliento más agradable. Presumiblemente, la K12 compiten con sus parientes malolientes, echandolas y abriendo nichos para las especies menos ofensivas.

En la UCLA, Shi y su equipo, están trabajando en un enjuague bucal que contiene un péptido, (una cadena de aminoácidos más pequeña que una proteína) diseñado para matar selectivamente a la S. mutans, la responsable de la caries dental. Los investigadores pudieron desarrollar un péptido análogo que eliminaba las bacterias del mal aliento, dice Shi. Un enjuague que contienen dichos péptidos puede crear un estado en la lengua de menos microbios malolientes, si se usa con moderación. Un enjuague todos los días corre el riesgo de un cambio repentino y dramático de la ecología oral que podría tener repercusiones inesperadas.

El mismo Shi utiliza el cepillo y el hilo dental diario, pero no el enjuague bucal o el raspado de lengua, porque su familia le asegura que su aliento huele a fresco. "Soy uno de los afortunados," dice. "Mi objetivo es ayudar a otras personas que no tienen esa suerte."
Anexo - Olores comunes
Los investigadores han identificado alrededor de 150 diferentes moléculas en el aliento humano, muchas de los que ofenden la nariz humana. He aquí a lo que huelen algunos de los compuestos más malolientes.
Huevos podridos: Sulfuro de hidrógeno (H2S)
Col podrida: El metilo mercaptano (CH3SH)
Ajo: Alilo mercaptano (C3H6S), Alilo sulfuro de metilo (C4H8S)
Pescado: Dimetilamina (C2H7N), Trimetilamina (C3H9N)

-Imagen: GREG CEO Getty Images (mouth), en Scientific American
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales