Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » El estrés social y el cerebro inflamado

Referencia: Eurek.Alert.org .
Contacto: Jim Bernstein, 21 de abril 2013

Factores inflamatorios del cerebro pueden ser la clave para la comorbilidad de la depresión y enfermedad cardiovascular

La depresión es la principal causa de discapacidad con más de 350 millones de personas en el mundo afectadas por esta enfermedad. Además de las consecuencias debilitantes sobre la salud mental, la depresión predispone al individuo a enfermedades fisiológicas, como enfermedades del corazón, o por el contrario, que tales enfermedades aumenten el riesgo de depresión. Según la Organización Mundial de la Salud, para el año 2020 la depresión y la enfermedad cardiaca alcanzará el número uno y el dos de las principales causas de discapacidad en los países desarrollados. Mientras que la co-ocurrencia de estos trastornos es bien reconocida,  se carece de una comprensión de los mecanismos subyacentes que conducen a esta relación.

La Dra. Susan K. Wood, es investigadora asociada en el Hospital infantil de Filadelfia, investiga los biomarcadores cerebrales que relacionan la comorbilidad de la depresión y la enfermedad cardíaca. Ella utiliza un modelo de roedor de estrés social, comparando la intimidación que produce en la gente que ella ha encontrado las conductas de tipo depresivo y las alteraciones cardiovasculares disfuncionales en un subconjunto susceptible de roedores. Su anterior trabajo destacaba el papel del factor de liberación de la neurohormona corticotropina, donde relacionaba el factor estrés en el rendimiento de un individuo vulnerable al estrés, inducido por la depresión individual y la enfermedad cardíaca.

Intrigada por la diferencia con otros biomarcadores distintos a su último estudio, llevó a cabo un estudio en ratas macho, comparando la expresión de 88 genes involucrados en la señalización dentro del cerebro de las ratas socialmente estresadas y las no estresadas. Se revelaron más de 35 genes en ratas estresadas que habían alterado su expresión en comparación con los controles no estresados. Muchos de estos genes, expresados ​​diferencialmente, estaban relacionados con la inflamación. Los estudios de seguimiento midieron los niveles de proteína que revelaron que la interleucina-1β y la proteína-1 quimiotáctica de monocitos, son marcadores inflamatorios, conocidos por desempeñar un papel en la depresión y en la enfermedad cardíaca, y fueron suprimidos de los cerebros del subconjunto fuerte de ratas mientras la interleucina-1β se fue incrementando en el grupo vulnerable. La Dra. Wood midió los niveles de genes y proteínas en condiciones de reposo 24 horas después de sólo 5 exposiciones diarias de 30 minutos para la tensión social.

La identificación de factores en el cerebro que distinguen la susceptibilidad y la resistencia a la comorbilidad de depresión y la enfermedad del corazón, sería un avance importante en la predicción, prevención y tratamiento de tales trastornos. La Dra. Wood continúa estos estudios como profesora adjunta en la  la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur, con la esperanza de que estos hallazgos descubran nuevas dianas para el tratamiento de la mente y el cuerpo.

Sus conclusiones se presentarán el 21 de abril 2013 en Experimental Biology 2013 in Boston, MA.



- Fuente: Federation of American Societies for Experimental Biology.
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales