Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Congestión en el manto de la Tierra

por el Prof. Dr. Falko Langenhorst, 31 marzo 2013

La Tierra es dinámica. Lo que percibimos como tierra firme bajo nuestros pies, en realidad está en constante cambio. En el paso de un año, África y América se distancian en la parte posterior del Atlántico Medio algunos centímetros, mientras que el suelo del Océano Pacífico está subducido debajo del continente sudamericano. "Con el paso de 100 millones años, África se separará y el norte de Australia estará en el ecuador", explica el prof. Dr. Falko Langenhorst de la Universidad Friedrich Schiller de Jena (Alemania). 


La tectónica de placas continúa dando lugar a una renovación permanente de los fondos oceánicos. Los espacios entre los bloques flotantes están van ocupando por la creciente fusión, con solidificando la nueva corteza oceánica. En otras regiones, estos bloques se sumergen en el interior profundo de la Tierra y se mezclan con el manto circundante de la Tierra.

La Tierra es el único planeta de nuestro sistema solar que lleva a cabo un "lavado de cara" sobre una base regular. Sin embargo, el continuo subir y bajar de la corteza de la Tierra no se realiza sin problemas en todas sus partes. "Las mediciones sísmicas muestran que en algunas regiones del manto, donde un bloque queda subducido bajo otro, tan pronto como las rocas han llegado a una cierta profundidad el movimiento se estanca", dice el profesor Langenhorst. Las causas de dicha "congestión" de la placa son todavía desconocidos. En el último número des magazine Nature Geoscience, el profesor y minerólogo Langenhorst, de la Universidad de Bayreuth explica el fenómeno por primera vez (DOI: 10.1038/NGEO1772).

El intercambio de elementos de frenado

De acuerdo con esto, las rocas de la sumergida placa oceánica está estancada a una profundidad de 440 a 650 kilómetros, en la zona de transición entre la parte superior e inferior del manto terrestre. "Una razón para que se puedan encontrar en la lenta difusión y transformación de sus componentes minerales," explica Langenhorst. Basándose en experimentos de alta presión, los científicos han podido aclarar estas cosas: bajo una presión y temperatura dadas a esta profundidad, el intercambio de elementos entre los principales minerales de la placa oceánica subducida, el piroxeno y el granate, se ralentiza hasta un punto extremo. "La difusión del piroxeno en granate es tan lenta que las rocas sumergidas no se transforman en más densas ni pesadas, por lo que se estancan."

Curiosamente, existe esta congestión del manto de la tierra, exactamente donde el fondo oceánico se sumerge, especialmente rápido en el interior de la Tierra. "En la falla de Tonga, en Japón, por ejemplo, la velocidad de subducción es muy alta", afirma el profesor Langenhorst. Por tanto, las rocas sumergidas de la placa oceánica permanecen relativamente frías hasta gran profundidad, lo que hace que el intercambio de elementos entre los componentes minerales se excepcionalmente difícil. "Se necesitan alrededor de 100 millones de años para que los cristales de piroxeno, que tan sólo tienen un tamaño de 1 mm. se difunda en el granate. Durante este período de tiempo la placa sumergida está estancada", según describe Langenhorst la congestión de la roca. Probablemente sólo se pueda difundir en la frontera del manto inferior de la Tierra. Porque entonces los cambios del piroxeno en el mineral akimotoite+ puedan darse debido a la mayor presión en un profundidad de 650 kilómetros. "Esto podría conducir a un aumento inmediato de la densidad de las rocas y permitiría que se sumergieran a profundidades mayores."


- Publicación original: Van Mierlo VL et al. Stagnation of subducting slabs in the transition zone due to slow diffusion in the majoritic garnet. Nature Geoscience, DOI: 10.1038/NGEO1772
- Autor: Prof. Dr. Falko Langenhorst. Instituto de Geociencias. Universidad de Friedrich Schiller, Jena .
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales