Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Cómo interactúan nuestros cuerpos y mentes frente al miedo y otras emociones

Referencia: Science.Daily.com, 7 de abril 2013

Una nueva investigación ha demostrado que la forma en que nuestras mentes reaccionan para procesar las emociones frente al miedo puede variar en función de lo que ocurre en otras partes de nuestro cuerpo.


En dos presentaciones distintas el 8 de abril, en el British Neuroscience Association Festival of Neuroscience (BNA2013) en Londres, los investigadores han demostrado por primera vez que el ciclo del corazón afecta a la forma en que se procesa el miedo, y que una parte del cerebro que responde a estímulos, como el tacto, que se siente por otras partes del cuerpo también juegan su papel.

La Dra. Sarah Garfinkel, becaria postdoctoral en el Brighton y Sussex Medical School (Brighton, Reino Unido), decía en una conferencia de prensa: "La neurociencia cognitiva se esfuerza por comprender cómo los procesos biológicos interactúan para crear e influir en la mente consciente. Mientras que la actividad neuronal del cerebro suele ser el foco de la investigación, existe un reconocimiento creciente de que los demás órganos del cuerpo interactuan con la función cerebral para dar forma e influir en nuestras percepciones, cogniciones y emociones.

"Hemos demostrado por primera vez que la forma en que procesamos el miedo es diferente, dependiendo de cuándo vemos imágenes terribles en relación con nuestro corazón."

La Dra. Garfinkel y sus colegas conectaron a 20 voluntarios sanos a unos monitores cardíacos, conectados a su vez a unas computadoras. Las imágenes de rostros temerosos que se mostraron en los equipos y monitores de electrocardiogramas (ECG) fueron dispuestos para comunicarse con los ordenadores, a la vez que se presentaban los rostros con puntos específicos del ciclo cardiaco.

"Nuestros resultados muestran que si vemos una cara de miedo durante la sístole (cuando el corazón está bombeando) podemos afirmar que esta cara da un miedo más intenso que si vemos la misma cara de miedo durante la diástole (cuando el corazón se relaja). Al ver la actividad neural que subyace a este efecto, realizamos este experimento con un escáner de resonancia magnética, y se demostró que una parte del cerebro llamada amígdala influye en nuestro corazón cambiando nuestra percepción del miedo.

"A partir de investigaciones previas, sabemos que si nos presentan imágenes muy rápido, entonces tenemos problemas para detectarlos, pero si una imagen es particularmente emocional, entonces se sale del contexto y es visto. En un segundo experimento, hemos aprovechado nuestro efecto cardíaco sobre la emoción para demostrar que nuestra experiencia consciente se ve afectada por nuestro corazón. Y también que las caras más temerosas vistas en sístole (se perciben con más miedo), en relación con la diástole. Así, nuestros corazones también afectar a lo que vemos y lo que no vemos y puede guiarnos si sentimos miedo.

"Por último, hemos demostrado que el grado en el que nuestros corazones pueden cambiar la forma de vemos y procesamos el miedo está influenciado por la ansiedad que tenemos. El nivel de ansiedad de los sujetos individuales se altera a medida que sus corazones pueden cambiar la forma en que perciben las caras emocionales, y también se altera el circuito neural que subyace a la modulación cardíaca de la emoción."

La Dra. Garfinkel dice que sus hallazgos podrían tener el potencial de ayudar a las personas que sufren de ansiedad u otros trastornos, así como el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

"Hemos identificado un importante mecanismo por el que el corazón y el cerebro "hablan" el uno al otro para cambiar nuestras emociones y reducir el miedo. Esperamos explorar las implicaciones terapéuticas en personas con altos niveles de ansiedad. Los trastornos de ansiedad son debilitantes y muy frecuentes tanto en el Reino Unido como en otros lugares. Esperamos poder aumentar nuestra comprensión sobre cómo se procesa el miedo y las formas en que podrían reducirse, nos ayudaría a desarrollar tratamientos más exitosos para estas personas, y también para aquellos que, como los veteranos de guerra, sufren de trastorno de estrés postraumático.

"Además, hay una apreciación creciente acerca de cómo las diferentes formas de la meditación pueden tener consecuencias terapéuticas. Un trabajo que integra el cuerpo, el cerebro y mente para entender los cambios en la emoción puede ayudarnos a entender cómo las prácticas de meditación y de la atención plena pueden tener efectos calmantes".


En una segunda presentación, la Dra. Alejandra Sel, investigadora postdoctoral en el Departamento de Psicología de la Universidad City (Londres, UK), estudió una parte del cerebro llamada corteza somatosensorial, el área que percibe sensaciones corporales, como el tacto, el dolor, la temperatura corporal y la percepción del lugar del cuerpo en el espacio, y que se activa cuando observamos las expresiones emocionales de los rostros de los demás.

"Con el fin de entender las emociones de las personas necesitamos experimentar las mismas emociones observadas en nuestro cuerpo. Concretamente, la observación de una cara emocional, en lugar de una cara neutral, se asocia con una mayor actividad en la corteza somatosensorial, como si estuviéramos expresando y experimentando nuestras propias emociones. También se sabe que las personas con daño en la corteza somatosensorial tienen dificultades para reconocer las emociones en los rostros de otras personas", explicó la Dra. Sel.

Sin embargo, hasta ahora, no quedaba claro si la actividad de la corteza somatosensorial es simplemente un subproducto de la forma que tenemos de procesar la información visual, o si reacciona de forma independiente a las emociones expresadas en los rostros de los demás, contribuyendo activamente de esta manera en cómo percibimos las emociones de otros.

Con el fin de descubrir si la corteza somatosensorial contribuye a la transformación de las emociones independientemente de cualquier proceso visual, la Dra. Sel y sus colegas, probaron dos situaciones con voluntarios. Utilizando la electroencefalografía (EEG) para medir la respuesta del cerebro a las imágenes, mostraron a los participantes una cara mostrando miedo (emocional) o una cara neutral. En segundo lugar, se combinó la proyección de la cara con un pequeño toque en un dedo índice o en la mejilla izquierda inmediatamente después.

La doctora dijo: "Al tocar la mejilla de alguien o el dedo se puede modificar el "estado de reposo" de la corteza somatosensorial induciendo cambios en la actividad eléctrica del cerebro en esta área. Estos cambios son medibles y observables con el EEG, y nos permite determinar la actividad cerebral específicamente relacionada con la corteza somatosensorial y su reacción a los estímulos externos.

"Si después de ver una cara de miedo el "estado de reposo" de la corteza somatosensorial se muestra con mayor actividad eléctrica que cuando se muestra una cara neutra, los cambios en la actividad de la corteza somatosensorial inducida por los toques y medidas por EEG, también serán mayores cuando se observa el temor frente a los rostros neutrales.

"Sustrajimos los resultados de la primera situación (cara solamente) de la segunda situación (cara y toque), y comparamos los cambios de la actividad relacionada con el toque en la corteza somatosensorial, cuando se ven caras emocionales frente a rostros neutrales. De esta manera, pudimos observar las respuestas independientemente de los procesos visuales", explicó.

Los investigadores hallaron que había una mayor actividad en la corteza somatosensorial como respuesta a las caras de miedo en comparación con las caras neutrales. Es importante destacar que esta actividad se centro en las áreas somatosensoriales primaria y secundaria, el área primaria recibe información sensorial directamente del cuerpo, mientras que el área secundaria combina la información sensorial del cuerpo con la información relacionada con el movimiento del cuerpo, entre otras informaciones, como la memorias previa y las experiencias sensibles.

"Nuestro enfoque experimental nos permite aislar y mostrar por primera vez (hasta donde sabemos), los cambios en la actividad somatosensorial cuando se ven caras emocionales dejando aparte toda la información visual del cerebro. Hemos demostrado el papel crucial de la corteza somatosensorial en la forma en que nuestros cuerpos y mentes perciben las emociones humanas. Estos hallazgos pueden servir como punto de partida para el desarrollo de intervenciones adaptadas a personas con problemas en el reconocimiento de otras emociones, como los niños autistas", señaló la Dra. Sel.

Los investigadores planean ahora investigar si obtienen resultados similares cuando se muestran rostros de personas con expresiones felices o enojadas, y si el estímulo físico, la toque en el dedo o en la mejilla, hace alguna diferencia. En este experimento, se produjo el toque 105 milisegundos después mostrar el rostro temeroso, y la Dra. Sel se pregunta por el efecto con un intervalo de tiempo más largo.


- Fuente: British Neuroscience Association, via AlphaGalileo.
- Publicacion: British Neuroscience Association (2013, April 7). How our bodies interact with our minds in response to fear and other emotions. 
- Imagen 1): Una nueva investigación ha demostrado que la forma en que nuestras mentes reaccionan y procesan las emociones como el miedo puede variar en función de lo que ocurre en otras partes de nuestro cuerpo. Crédito: © sellingpix / Fotolia. Imagen 2) Miedo, autor desconocido.
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales