Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Vientos negros procedentes de lejanas galaxias

Referencia: ThunderBolts.info .
por Stephen Smith, 11 de marzo 2013

Dicen que los agujeros negros supermasivos generan vientos galácticos.

En la imagen del día, se sugiría que los chorros de rayos X de un núcleo galáctico estaban siendo acelerados por campos eléctricos. En un comunicado de prensa del Chandra X-Ray Observatory se informa que "los fuertes vientos" van en carrera hacia el exterior desde el núcleo de la NGC 1068, una galaxia, dicen, que está a 50 millones de años luz de distancia, en la constelación de Cetus.


La fuente de los vientos se supone que es de un agujero negro supermasivo (SMBH) de "tamaño medio" que está acelerando el "gas caliente" alrededor de su horizonte de sucesos, hasta que la gravedad ya no puede mantenerla en su lugar. Añaden que el gas se ve calentado por ráfagas de rayos X desde la SMBH, después de lo cual es expulsado a lo largo de una trayectoria tangencial a una velocidad media de 1,6 millones de kilómetros por hora.

En la imagen de arriba, los resultados de rayos X del Chandra se combinan con los del telescopio espacial Hubble, para ilustrar las diferencias de temperatura entre el cuerpo galáctico y el chorro de material que emite rayos-X. El gas caliente tiene una lectura de temperatura espectrográfica de más de 100.000 ºC, o sea, unas 20 veces más caliente que la superficie del sol.

Decir que el gas se puede calentar hasta emitir rayos X y "soplar como el viento", revela una grave falta de comprensión o una presentación descuidada de las observaciones. Un gas no puede permanecer intacto a tales temperaturas, porque los electrones son arrancados del núcleo, provocando que se convierta en esa sopa primordial del cual está formado el Universo: el plasma.

Los rayos X del espacio, sin importar la fuente, no han sido creados en campos de gravedad, independientemente de lo fuertes que la teoría diga que son. Las partículas cargadas (el plasma), son aceleradas por las corrientes eléctricas en espiral de los campos magnéticos resultantes, y brillan en todas las frecuencias de alta energía, ya sean rayos extremos ultravioletas, rayos X y, a veces, rayos gamma.

En un circuito galáctico, la energía eléctrica fluye hacia el interior, a lo largo de los brazos espirales donde se concentra y almacena en el plasmoide central, o núcleo galáctico. Cuando alcanza cierta densidad de corriente se descarga, en general fuera del eje de rotación de la galaxia, como un chorro enérgico de plasma. Los experimentos de laboratorio han replicado este fenómeno con un dispositivo de foco de plasma.

Las fuerzas electromagnéticas confinan esos chorros en finos filamentos que se mantienen coherentes por miles de años luz. Las observaciones del Chandra de la NGC 1068, indican que el material del núcleo galáctico se extiende a más de 3.000 años luz de su fuente, aunque esta estimación fallar debido a un factor significativo. Los chorros, por lo general, terminan siendo lóbulos de doble capa que se extienden muchas veces más que el tamaño de la galaxia e irradian copiosamente frecuencias de radio. Estas corrientes difusas fluyen entonces hacia el plano ecuatorial de la galaxia y regresan en espiral hacia su núcleo.

Hannes Alfvén identificó la "explosión de doble capa", como una nueva clase de objeto celeste. Las capas dobles de plasma espacial son las que forman la mayor parte de las estructuras inusuales que vemos. Los chorros galácticos, toroides y nubes brillantes, son ejemplos de la electricidad que fluye a través del plasma de polvo  confinado dentro de las corrientes de Birkeland que se extienden a lo largo de años luz.


- Imagen: La Galaxia NGC 1068 revela una poderosa corriente de rayos X emergiendo desde su núcleo. Crédito: X-ray: NASA/CXC/MIT/UCSB/P.Ogle et al.; Optical: NASA/STScI/A.Capetti et al.
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales