Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Un antiguo continente bajo las aguas del Océano Índico

Referencia: Nature.com .
por Sid Perkins, 24 de febrero 2013

Las arenas de las playas de Mauricio revelan rocas pertenecientes a restos antiguos de un antiguo microcontinente sumergido que puede encontrarse disperso bajo de las aguas entre Madagascar y la India.

Las playas de Mauricio contienen fragmentos de un tipo de roca típica de una antigua corteza continental, dichas rocas pudieron aflorar a la superficie por erupciones volcánicas. Jack Abuin / ZUMA Press / Corbis

Las evidencias de una tierra perdida de hace mucho tiempo vienen desde Mauricio, una isla volcánica a unos 900 kilómetros al este de Madagascar. Los basaltos más antiguos de la isla datan de alrededor de 8,9 millones de años, afirma Bjørn Jamtveit, geólogo de la Universidad de Oslo. Sin embargo, un análisis grano a grano de la arena de la playa que Jamtveit y sus colegas recopilaron en dos sitios de la costa de Mauricio, revelaron unos 20 circones mucho más antiguos, los circones son diminutos cristales de silicato de circonio que son extremadamente resistentes a la erosión o al cambio químico.

Los circones cristalizaron en granitos u otras rocas ígneas hace al menos 660 millones de años, afirma Jamtveit. Uno de estos circones tenían como mínimo de 1,97 mil millones años de antigüedad.

Jamtveit y sus colegas sugieren que las rocas que contienen estos circones viajeros se originaron en los antiguos fragmentos de una corteza continental situada debajo de Mauricio. Ellos proponen que las erupciones volcánicas, geológicamente recientes, trajeron dichos fragmentos de la corteza a la superficie de la Tierra, donde los circones de sus rocas padres erosionadas salpican las arenas de la isla. El trabajo del equipo se publica hoy en la revista Nature Geoscience [1].

Restos de corteza

El documento también sugiere que bajo el suelo del océano Índico se hallan muchos más fragmentos de corteza continental. Los análisis de campo gravitacional de la Tierra revelan varias grandes áreas del fondo marino donde la corteza es más gruesa de lo normal, por lo menos de 25 a 30 kilómetros de espesor, en lugar de los normales de 5 a 10 kilómetros.

Estas anomalías corticales pueden perfectamente ser los restos de la masa de tierra que el equipo ha apodado Mauritia, y que sugieren que se separó de Madagascar cuando la dislocación tectónica y la extensión del fondo marino provocó que emergiera al noreste el subcontinente indio, hace millones de años. Tras el estiramiento y adelgazamiento de la corteza de la región, se hundieron los fragmentos de Mauritia, que en conjunto habría formado una isla o archipiélago de cerca de tres veces el tamaño de Creta, según la estimación de los investigadores.

El equipo decidió recoger la arena, en vez de pulverizar las rocas locales, para asegurarse que los circones inadvertidamente atrapados en la rocas, y triturados en los estudios previos, no contaminaran las muestras frescas. El afloramiento más cercano conocido de la corteza continental se encuentra en Madagascar, al otro lado de un mar profundo, anota Jamtveit. Además, los zircones vienen de sitios mauricianos tan remotos que no parece probable que los humanos los llevaran allí.

"No hay una fuente local obvia para estos circones", dice Conall Mac Niocaill, geólogo de la Universidad de Oxford, Reino Unido, que no participó en la investigación.

Además, tampoco parece que llegaran a Mauricio arrastrados por el viento, dice Robert Duncan, un geólogo marino de la Universidad Estatal de Oregon, en Corvallis. "Existe una posibilidad remota de una dispersión a través del aire, pero probablemente son demasiado grandes para un viaje así", añade.

A lo largo de todo el mundo, otras cuencas oceánicas, bien podrían albergar restos sumergidos de otros “continentes fantasmas", indicó Mac Niocaill en un artículo en News and Views [2]. Sólo los estudios detallados del fondo del océano, y los análisis geoquímicos de las rocas, revelarán si la tierra se escindió y el ahora sumergido Mauritia tiene primos perdidos de hace mucho tiempo, sugiere.


- Fuente: Nature  doi: 10.1038/nature.2013.12487.
- Citas: [1]. Torsvik, T. H. et al. Nature Geosci. 6, 223–227 (2013). Artículo.
[2]. Mac Niocaill, C. Nature Geosci. 6, 165–166 (2013). Artículo.
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales