Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Más allá de la ira

Referencia: NewScientist.com .
por Emma Young, 14 febrero 2013 

"Cualquiera puede enfadarse, eso es fácil; pero enfadarse con la persona adecuada, en la medida correcta, en el momento oportuno, con el conveniente propósito y de la forma apropiada, eso ya no es tan fácil".

Así escribía Aristóteles, hace más de 2000 años, en su obra clásica "El arte de la Retórica". Sus palabras no cuadran muy bien con nuestro moderno concepto de la ira. Hoy día, tendemos a pensar que es una emoción destructiva que puede arruinar relaciones y derribar carreras profesionales. De hecho, el manejo de la ira es un campo lleno de teorías sobre la mejor manera de controlar o reprimir la ira excesiva. Pero la ira, parece ahora, que no es del todo mala. De hecho, haríamos bien en cultivar nuestra ira en algunas situaciones, en las relaciones personales, en la negociación de algunos negocios y dentro de los grupos de acción social, por ejemplo.

"En la medida que la ira suele ser una experiencia desagradable, se ve como una emoción negativa", dice el psicólogo Brett Ford, de la Universidad de California, Berkeley. "Pero experimentar la ira puede ayudarnos a perseguir nuestras metas, y ser más feliz y saludables a largo plazo". Para cultivar estos beneficios, la destreza, tal como entendía Aristóteles, es saber cuándo, dónde, cómo y por qué te enojas. Tenemos que aprender a utilizar nuestra ira de manera estratégica, en lugar de dejar que nos controle.

Los filósofos han reflexionado largo y tendido acerca de las causas de la ira, pero en general la reconocen como una respuesta emocional a ser provocado. Una llamada de atención de un empleado, un insulto dirigido a tu hijo, la decisión que sugiere tu jefe acerca de que tus sentimientos son irrelevantes, todas estas cosas tienden a desencadenar sentimientos de ira, y por lo general son vienen acompañadas por cambios físicos, como el aumento de la frecuencia cardíaca y los niveles de adrenalina. El cómo respondemos a estos desencadenantes, cuánta rabia sentimos y en qué medida lo expresamos, varía de una persona a otra (ver anexo 2 "La brigada de la ira"). No hay duda de que las personas que experimentan y expresan enojo con frecuencia, padecen de una rabia desinhibida. Aunque el impacto sobre su salud sea discutible, el efecto en sus relaciones está claro. "Sus hijos, esposas, jefes, familias les temen, y asustan a cualquiera", señala Mike Fisher, director de la Asociación Británica de manejo de la ira, con sede en East Grinstead. "No te creerías la cantidad de personas que hay así. No tienen amigos. Su familia les ha dejado. Todos ellos funcionan o actúan con toda una variedad de adicciones".

Desde la rabia desencadenada en las revueltas, nadie está discutiendo que la ira no pueda ser enormemente destructiva, sin embargo, la idea de que a veces también puede ser beneficiosa está ganando terreno. Un estudio de especial influencia se produjo a raíz de los ataques terroristas del 11/9 en EE.UU. Jennifer Lerner, ahora en la Universidad de Harvard, recopiló información sobre las emociones y actitudes de los casi 1000 adultos y adolescentes estadounidenses, apenas a nueve días tras dichos ataques, con estudios de seguimiento en años posteriores. Ella encontró que las personas que se sentían molestos con el terrorismo se mostraron más optimistas sobre el futuro que los que tenían miedo al terrorismo. Los hombres del estudio estaban más enojados que las mujeres, y en general, eran más optimistas. También encontró que, el enfoque de las historias de los medios de comunicación para enojar a la gente, les hacía tener menos miedo a ser heridos en un atentado terrorista y más dispuestos a apoyar una respuesta pública agresiva en lugar de conciliadora (Psychological Science, vol 14, p 144).

Una ira sana

En un estudio de laboratorio, Lerner descubrió que la gente enojada, en vez de miedo por una situación de estrés, tienen una menor respuesta biológica, en términos de presión arterial y niveles de estrés hormonal (Biological Psychiatry, vol 61, p 253). Esto demuestra, señala ella, que cuando estás en una situación desesperante, y tu ira está justificada, la emoción no es necesariamente mala para usted. Investigaciones recientes de Ford dan un paso más allá. Trabajando con Tamir Maya, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Israel, descubrieron que las personas tienden a sentirse enojadas en vez de felices, cuando se confrontan otros casos de mayor bienestar general (Emotion, vol 12, p 685). La naturaleza irascible también puntuó más alto en inteligencia emocional, que puede parecer contrario a la intuición, sin embargo, es coherente con la idea de sentirse enojado, aunque desagradable, puede tener sus usos.

La investigación de Lerner del 11/9, también pone de relieve la importancia de la ira que provocó la acción colectiva contra una amenaza común, una idea que está siendo explorada por Andrew Livingstone, de la Universidad de Stirling, Reino Unido. Su equipo estudió a grupos de personas con algo en común (p. ej., procedentes de Gales del Sur) y grupos al azar, y midió las reacciones emocionales de los participantes a factores desencadenantes, como la sugerencia de que iba a ser retirado el apoyo gubernamental a lugares de patrimonio en el sur de Gales. Ellos encontraron que la ira, más que cualquier otra emoción, ayudaba a unir a las personas con una convicción compartida, y les planteó que pasaran a la acción.

"Por su naturaleza, la ira tiende a ser una emoción muy energizante", dice Ford. Su trabajo sugiere que el sentirse enojadas hace que las personas busquen recompensas (Psychological Science, vol 21, p 1098). Si el deseo de recompensa promueve la mejora las condiciones de trabajo, por ejemplo, o cambios sociales más amplios, la ira puede jugar un papel muy importante para ayudar a alcanzar estos objetivos. "Mahatma Gandhi y su resistencia pasiva, es un bello ejemplo de la ira controlada", afirma Fisher. "Se ha visto con Nelson Mandela, con Malcolm X, estas son enormes figuras de nuestra historia que se destacan como líderes increíbles, que han canalizado su ira y han transformado naciones. Sin embargo, esta canalización de su ira se ha dirigido a curar en lugar de hacer daño."

La ira es de vital importancia para la movilización que apoya a un movimiento social, señala Nicole Tausch, de la Universidad de St. Andrews, Reino Unido. Cuando examinaron las protestas estudiantiles contra los costes de matrícula en Alemania, la respuesta de los musulmanes indios a la desigualdad en la India, o cómo los musulmanes británicos reaccionaron ante la "guerra contra el terrorismo" del gobierno británico, Tausch y sus colegas hallaron que la ira jugaba un papel positivo. En particular, la gente estaba motivada a realizar manifestaciones pacíficas esperando persuadir a su adversario para rectificar las injusticias sociales ((Journal of Personality and Social Psychology, vol 101, p 129). En contextos políticos, la ira puede ser la señal de que las personas todavía se sienten conectadas y representadas por un sistema político, "las expresiones de enojo, como en las protestas, podrían no ser vistas como una amenaza para el sistema, sino como signos de una democracia saludable".

Si la ira puede servir a una causa superior, también puede ser aprovechada para nuestros fines personales. Hay muchas pruebas de que la ira puede ser beneficiosa en un contexto profesional, siempre y cuando se tenga cuidado de cómo se expresa y ante quién.

La explosión de ira puede pagar dividendos en el lugar de trabajo, si los gerentes posteriormente abordan los problemas de fondo, en lugar de simplemente castigar a las personas agraviadas (Human Relations, vol 64, p 201). Algunos gerentes con visión de futuro, incluso quieren fomentar la ira, al menos en determinados momentos, parece que las personas que se sienten enojadas producen una lluvia de ideas de forma más estructurada, coherente además con una resolución creativa de problemas (Journal of Experimental Social Psychology, vol 47, p 1107).

La ira profesional

También hay pruebas de que los líderes políticos y empresariales que se enojan más que sentir tristeza, en respuesta a un escándalo se les concede un estatus más alto (Revista de Personalidad y Psicología Social, vol 80, p 86), siempre y cuando sea hombre, es así. Tanto los hombres como las mujeres confieren un menor estatus a las mujeres profesionales montadas en cólera que a sus homólogos profesionales masculinos, ya sea la mujer un CEO o una aprendiz. Las reacciones emocionales de una mujer se atribuyen generalmente a su carácter ("ella es una persona enojada") mientras que en los hombres se percibe como una mera reacción a las circunstancias externas. La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, es una mujer política que ha sufrido críticas por ser "demasiado iracunda", reseña Victoria Brescoll, de la Universidad de Yale (Psychological Science, vol 19, p 268).

Diversos estudios han descubierto que los negociadores enojados pueden obtener un mejor resultado en su haber. Pero en 2010, Hajo Adán, de INSEAD, una escuela de negocios en Francia, halló una importante excepción. Su investigación se inspiró, en parte, al observar cómo sus colegas en INSEAD (que cuenta con campus en todo el mundo) reaccionaban de manera distinta a los arrebatos de ira, y cómo los enviados comerciales de Japón respondió negativamente al ex presidente de EE.UU. Bill Clinton tomó una postura enojada en las negociaciones a principios de 1990. En los estudios en laboratorio con estudiantes voluntarios de la Universidad de California, Berkeley, el equipo de Adán descubrió que los estadounidenses de ascendencia europea hacían más concesiones a un rival enfadado que a uno no-emocional, en tanto que los asiáticos y asiático-americanos hacían menos concesiones (Psychological Science, vol 21, p 882). Adán piensa que esto refleja las normas culturales acerca de cuándo es o no apropiado enojarse.

Advertencias aparte, la ira, usada juiciosamente, tiene todo tipo de beneficios tanto en el ámbito laboral como en la más amplia esfera social. Sin embargo, ¿qué ocurre con la vida familiar? Sin duda, cuando se trata de tus seres queridos, ¿es siempre mejor mantener la calma y evitar un altercado?

No, dice Ernest Harburg, profesor emérito de la Universidad de Maryland, en la Escuela de Salud Pública en Washington DC. Él cree que una pelea con tu pareja en realidad podría ser saludable. Su equipo ha encontrado que, las personas que suelen reprimir su ira en disputas con su compañero/a mueren antes que aquellos que permiten su ira y resuelven conflictos. Y últimamente, en los resultados aún no publicados de un estudio que abarca más de tres décadas, las parejas donde ambos expresan su enojo tienen una vida significativamente más larga. Harburg cree que la represión de la ira aumenta la presión arterial y, a largo plazo, esto afecta la vida útil. "La idea de inhibir la ira todo el tiempo, lo cual es promovido por las religiones y los pacifistas, no da lugar a un pensamiento saludable."

Fisher advierte que al enojarse en una relación, hay que ser respetuoso. "Es tan simple como decir: Me siento mal y enojado, necesito que me escuches y me tomes seriamente, que te ocupes de mi y me hagas caso". Eso, admite, no es lo que la gente suele decir.

Como ya reconoció Aristóteles, el control de la ira no es nada fácil. Pero hasta eso no es suficiente. También tenemos que aprender a responder adecuadamente a la ira de los demás. Si se le impulsa a más ira, o incluso simplemente se le ignora, las consecuencias pueden ser graves. Todo el mundo tiene una experiencia personal de esto, y si esto se da en un contexto político, los resultados pueden ser desastrosos. Tausch y su equipo, han encontrado que si el objetivo de la ira expresada por un grupo político no responde a los cambios, el grupo puede llegar a ser desdeñar el objetivo (quizás al gobierno), y dedicarse a lo que se llama "fuera de sistema" de la acción política, es decir, la violencia o el apoyo al terrorismo.

Razón de más, entonces, para "enfadarse con la persona adecuada, en la medida correcta, en el momento oportuno, con el conveniente propósito y de la forma apropiada". Y razón de más para prestar atención a la ira, en lugar de ignorarla. La ira no debe ser vista como una forma destructiva del comportamiento, subraya Tausch, sino más bien como una forma de fomentar los comportamientos para que sean positivos y constructivos para las relaciones sociales.


Anexo 1. La fisiología de la furia
El estallido de ira tiene efectos poderosos en el cuerpo humano
  •     Los ojos se fijan
  •     La cara enrojece
  •     Se aprieta la mandíbula
  •     La voz se vuelve estridente (mujeres)
  •     La voz se profundiza (hombres)
  •     El corazón late fuerte
  •     Nerviosismo en el estómago o náuseas
  •     Las extremidades tiemblan
  •     La adrenalina se dispara
  •     Incremento del flujo de sangre en las manos
  •     Respiración más fuerte
  •     Aumenta la sudoración
  •     Elevación del torso
  •     Se abren los orificios nasales

Anexo 2. La brigada de la ira

El mismo rol social puede hacer a una persona ansiosa, a otra irritada y a una tercera tan enojada que reaccione con los puños. Nadie está muy seguro de por qué algunas personas tienen miedo cuando se les provoca y otros se enojan, pero lo cierto es que hay gente que tiende a enojarse más que otros.

Para empezar, los hombres se enojan más que las mujeres. Y dentro de cada sexo, los hombres físicamente fuertes son más iracundos que los débiles, y las mujeres hermosas suelen enojarse más que las mujeres menos atractivas, de hecho, la diferencia está en un 20 por ciento de variación en la ira masculina, según Aaron Sell, de la Griffith University, Queensland, Australia (Human Nature, vol 23, p 30). "La teoría es que la fuerza y ​​el atractivo conduce individualmente a hombres y mujeres a sentirse con más derecho". En nuestro pasado evolutivo, tales atributos les habría dado una ventaja en la competencia con los demás. "Si el mundo no les da estos beneficios, son más propensos a volverse furiosos como consecuencia de ello", señaló Sell.

Siguiendo una lógica similar, algunos investigadores creen que una alta autoestima crea a gente más enojada. Sin embargo, Mike Fisher, director de la Asociación Británica de Control de la Ira, cree que lo contrario también es cierto. Su experiencia le ha convencido de que las personas con baja autoestima (que puede incluir a alumnos de alto rendimiento) sufren más de estrés, lo que alimenta su ira. La gente se enoja más en momentos de estrés como ahora, cuando gran parte del mundo desarrollado se preocupa por la economía, argumenta Fisher.

La susceptibilidad al estrés también podría explicar el por qué de un alto nerviosismo, Las personas Tipo A, se cree que se enojan más que el más relajado Tipo B. La fisiología, a veces, podría ser responsable: hay un vínculo entre un pobre control de la glucemia y el estado de ánimo alterado, incluso enfadado (Diabetes Technology & Therapeutics, vol 14, p 303). La ira incluso se ha relacionado con un gen, el MAO-A, conocido como el gen "guerrero". Sin embargo, mientras que las personas con este gen tienden a ser más agresivos, esto no significa necesariamente que sea porque se sienten más enojados.

Y nadie sabe realmente lo que hay detrás de un trastorno explosivo intermitente, dice Ronald Kessler, de la Harvard Medical School. Es una enfermedad psicológica caracterizada por erupciones de ira incontrolable, que generalmente se desarrolla en la infancia tardía. En 2012, el equipo de Kessler informó que alrededor de 1 de cada 12 adolescentes y adultos estadounidenses lo padecen, una tasa mucho más alta de lo que nadie habría sospechado (Archives of General Psychiatry, vol 69, p 1131).

Cualesquiera que sean las causas, no existe una "cura" para la ira excesiva. Una persona que se siente con frecuencia inapropiadamente enojada, por lo general, debería siempre trabajar en su gestión, señala Fisher. Como él mismo lo sufre, sabe lo difícil que puede ser. Pero hay un rayo de esperanza. Como regla general, tendemos a estar menos enojados, o por lo menos menos agresivos, a medida que envejecemos.

Anexo 3. Hacer unos tests

¿Controlas tu ira, o la ira te controla a ti? La Asociación Británica de Control de la ira tiene un test en línea que le dirá dónde se sitúa.

Mike Fisher, director de la Asociación Británica de Control de la ira, es también el fundador de Stress Experts, un test de estrés de la compañía en línea puede dar una guía de lo bien que está hacer frente a las pruebas de la vida.


Artículo original: "Do get mad: The upside of anger", apareció en prensa como "Do get mad".
Imagen: La ira.
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales