Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Cielos llenos de vida: Microbios prosperando en la alta atmósfera

Referencia: Wired.com .
por Lizzie Wade, de ScienceNow,

Cada año, cientos de millones de toneladas de basura contaminante de polvo y agua de origen humano se abren su camino hacia la atmósfera, a menudo viajando entre continentes, en corrientes a chorro. Ahora, un nuevo estudio confirma que algunos microbios hacen su viaje con ella, sembrando el cielo de miles de millones de bacterias y otros organismos, y posiblemente afectando el clima. Es más, algunos de estos organismos de altos vuelos, en realidad pueden incluso alimentarse mientras viajan a través de las nubes, formando un activo ecosistema superior sobre la superficie de la Tierra.

El descubrimiento se produjo cuando un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, en Atlanta, se subieron en nueve aviones de la NASA destinados a estudiar los huracanes. En estudios previos llevados a cabo en las cimas de las montañas se insinuó como probable que los investigadores encontraran microorganismos a gran altura, pero nadie había intentado nunca catalogar la vida microscópica que flota sobre los océanos, y mucho menos durante furiosas tormentas tropicales. Después de todo, no es fácil tomar muestras de aire mientras el avión está volando a través de un huracán.

A pesar de las dificultades técnicas, los investigadores lograron reunir una colección de miles y miles de microorganismos aéreos flotando por la troposfera, a unos 10 kilómetros sobre el Caribe, así como sobre el territorio continental de Estados Unidos y la costa californiana. En el estudio de sus genes, ya en Tierra, los científicos contaron un promedio de 5.100 células bacterianas por metro cúbico de aire, según informaron en Proceedings of the National Academy of Science. Aunque los investigadores también capturaron varios tipos hongos, las bacterias fueron dos veces más abundantes en sus muestras. Más del 60% de todos los microbios recogidos estaban todavía vivos.

Los investigadores catalogaron un total de 314 familias distintas de bacterias en las muestras. Debido al tipo de análisis genético que utilizaron no les permitió identificar especies concretas, no quedo claro si alguna de estas especies eran patógenas. Sin embargo, los científicos dan noticias algo tranquilizadoras, diciendo que las bacterias asociadas con las heces humanas y de animales sólo aparecieron en las muestras de aire tomadas tras los huracanes Karl y Earl. De hecho, estas tormentas parecían levantar una gran variedad de microbios, especialmente de las zonas pobladas, que no es normal que lleguen a la troposfera.

Este aumento en la diversidad aérea microbiana después de los huracanes apoya la idea de que las tormentas "sirven como escalera mecánica atmosférica", arrancando la suciedad, el polvo, el agua de mar y los microbios de la superficie de la Tierra y llevarlos hasta el cielo, subraya Dale Griffin, un microbiólogo del Servicio Geológico de EE.UU. en St. Petersburg, Florida, que no participó en el estudio.

Aunque muchos de los organismos aéreos son probablemente visitantes ocasionales de la alta troposfera, había 17 tipos de bacterias que se presentaron en todas las muestras. Investigadores como el microbiólogo ambiental y coautor del documento, Kostas Konstantinidis, sospechan que estos microbios pueden haber evolucionado para sobrevivir durante semanas en el cielo, quizá como una manera de viajar de un lugar a otro y propagar sus genes por todo el globo. "No todo el mundo puede sobrevivir ahí", dice. "Sólo unos pocos tienen algo único en sus células" que les permite sobrevivir al viaje.

Los científicos señalan que dos, de las 17 familias más comunes de bacterias, en la alta troposfera se alimentan de ácido oxálico, uno de los compuestos químicos más abundantes del cielo. Esta observación plantea la cuestión de si las bacterias en su viaje podrían comer, crecer, e incluso reproducirse a 10 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra. "Esa es la gran cuestión ahora mismo", apunta Griffin. "¿Podemos ver la atmósfera como un ecosistema?"

David Smith, un microbiólogo del Centro Kennedy de la NASA en Florida, advierte contra el hecho de llegar conclusiones precipitadas. También se observó una gran variedad de microbios en el aire por encima de Mount Bachelor de Oregón en un estudio separado, aunque él cree que deben hibernar durante la duración de sus largos y fríos viajes entre los vastos ecosistemas terrestres. "Si bien es emocionante pensar en que los microorganismos de la atmósfera estén potencialmente consiguiendo sobrevivir, no hay evidencia de ello hasta el momento".

Incluso si los microbios pasan sus viajes atmosféricos latentes, eso no quiere decir que no tengan un trabajo que hacer allí. Muchas células microbianas son del tamaño y la textura perfecto para hacer que el vapor de agua se condense, o incluso llegue a formar hielo alrededor de ellos, lo que significa que pueden ser capaces de sembrar nubes. Si estos microorganismos producen que se formen nubes, eso tendría un impacto sustancial en el clima. Al continuar el estudio del microbioma del cielo, Konstantinidis y su equipo, esperan incorporar pronto sus efectos en los modelos atmosféricos.

Fuente: ScienceNOW.
Imagen: NASA Earth Observatory
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales