Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Diagnosis: Sobre la pasarela mental

por Kim Andreassen, 11 de enero de 2013 

Cuando se reducen los umbrales de diagnóstico, convirtiendo los estados normales en algo tan inalcanzable como las supermodelos de una pasarela, según Lars Fredrik Svendsen, profesor de filosofía en la Universidad de Bergen.

En Noruega, el manual de diagnóstico de los trastornos mentales (CIE-10) está fuertemente influenciada por el sistema DSM, desarrollado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Las ediciones del DSM son criticadas constantemente por reducir los umbrales de calificación para el diagnóstico psiquiátrico.

Cuando los psiquiatras redefinen lo que es normal y lo que es anormal, eso no se constriñe a una sesión cerrada, sino que tiene una gran importancia cultural. La degradación constante de los umbrales de diagnóstico es una forma de que los humanos se vean a sí mismos.

"Estamos en el proceso de convertir la enfermedad en la norma y que aparezca lo normal como una excepción. Si esto sigue así, al final terminaremos viendo lo normal como algo que subimos a lo que yo llamo una pasarela mental", comenta el profesor Lars Fredrik Svendsen, de la Universidad de Bergen (UIB) en la facultad de Filosofía.

El poder biológico del diagnóstico

Igual que las super modelos de una pasarela, corremos el riesgo de ver la normal como una aberración y se convierte en algo que está más allá de lo que es humanamente realizable, sugiere el profesor de filosofía.

En la práctica, esto puede implicar que haya más personas que se desvían de la norma y que más gente quiera someterse a tratamientos médicos simplemente por acercarse a algo parecido a la normalidad. Esto no es muy diferente de los cuerpos perfectos que se ven en las foto de las revistas de estilo.

"Los manuales de diagnóstico tienen mucha capacidad de influencia, creando diagnósticos biológicamente determinados", prosigue Svendsen. "Estos manuales conforman nuestras vidas de una manera sin precedentes."

Paradójicamente, al tiempo que nos estimamos desviados, nos volvemos menos tolerantes hacia las desviaciones.

"Creo que hay buenas razones para discutir si los criterios que usamos para hablar de lo que es normal y lo anormal son razonables en un momento dado", señala.

Sólo un poco menos de lo anormal

El DSM-5, cuya publicación está prevista para 2013, no sólo ofrece nuevos diagnósticos, sino también un sub-umbral de los trastornos mentales. Si un paciente llega a los criterios requeridos para un diagnóstico correcto, no necesariamente caerá por debajo del umbral patológico. En vez de ello será considerado solamente un poco menos de lo anormal.

La propuesta que se discute es sobre el diagnóstico que se conoce como "síndrome de la psicosis de riesgo". La idea que hay detrás de este diagnóstico es la identificación de personas que pueden estar desarrollando esquizofrenia desde una edad temprana, de modo que el paciente puede recibir tratamiento a una edad más joven.

El debate público sobre temas relacionados con los manuales de diagnóstico se ha vuelto tan intenso que incluso Allen Frances, presidente del DSM-5 y forzado precursor del DSM-IV, en 2009, declaró que esto podría convertirse fácilmente en "una mina de oro para la industria farmacéutica, pero a costa de los nuevos falsos pacientes positivos atrapados en la excesivamente amplia red del DSM-5."

No apto para la vida normal

Muchos críticos de los manuales de diagnóstico cree que en los últimos años se han patologizado toda una serie de características generales humanas. Por ejemplo, en una propuesta presentada al DSM-5 se afirma que el duelo tras una muerte se califique como un síntoma incondicional de depresión.

"Se esta manera, ser diagnosticados de depresión se convierte en algo demasiado fácil", señala Svendsen. "Hay que recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica la depresión como una de las enfermedades más graves, y se la considera tan debilitante como la ceguera o el síndrome de Down."

Según Svendsen, se ha producido un cambio gradual, desde vernos a nosotros mismos como personas relativamente ingeniosas y con la capacidad de manejar la vida, a ser crónicamente vulnerables.

"Estamos en el proceso de creación de individuos que son incapaces de vivir la vida."

Una fuerte identidad

Svendsen cree que, en general, deberíamos ser más cautelosos a la hora de hacer un diagnóstico, ya que el diagnóstico es una etiqueta que crea una imagen de quién y lo que eres.

"Cuando se reducen los umbrales, existe el peligro de que el diagnóstico se convierta en tu identidad; sin embargo, debemos tener en cuenta que un diagnóstico no dice nada acerca de las creencias positivas y de los recursos inherentes de un ser humano", concluye Lars Fredrik Svendsen.


- Imagen 1: Lars Fredrik Svendsen, profesor de filosofía en la University of Bergen (UiB). Foto: Kjersti Vik
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales