Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Las ratas topo ciegas no enferman de cáncer

Referencia: Wired.com .
Por Ian Steadman, 6 de noviembre 2012

Las ratas topo ciegas no enferman de cáncer, y los genetistas tratan de averiguar por qué: Sus células se suicidan con una proteína tóxica cuando se multiplican demasiado.

Las ratas topo, que viven en madrigueras subterráneas en todo el sur y este de África y en Oriente Medio, son criaturas fascinantes. La rata topo lampiña, en particular, es el único mamífero de sangre fría que conozcamos, no experimenta dolor, y se dice que es el único mamífero (junto con la rata topo damaraland) que demuestra eusocialidad, es decir, que viven en grandes comunidades jerárquicas con una reina y sus obreras, como las hormigas o las abejas.

También son a prueba de cáncer, algo que se descubrió en 2011, debido a que un gen impide que se formen las células cancerosas. El mismo equipo cree que otras dos especies de ratas topo a prueba de cáncer podrían tener genes similares, pero en vez de eso, resulta que sí desarrollan células cancerosas. Lo que pasa es que esas células están programadas para autodestruirse si llegan a ser peligrosas.

Las dos especies examinadas por Vera Gorbunova, de la Universidad de Rochester y su equipo, fueron la rata topo ciega de las montañas de Judea (Spalax judaei) y la de los Altos del Golán (Spalax Golani), que viven en pequeñas regiones de Israel. El equipo recogió células de estos roedores y las cultivó para obligarlas a multiplicarse más allá de lo que ocurriría dentro de los cuerpos de los animales. De las primeras siete a las 20 multiplicaciones, las cosas se veían bien, pero más allá de las 20 multiplicaciones las células empezaron a morir rápidamente.

El examen de las células ya muertas reveló que comenzaron a producir una proteína, la IFN-β, que les causaba una "muerte celular masiva por necrosis en un plazo de tres días". En efecto, una vez que las células detectaban que se habían multiplicado más allá de un cierto punto, se suicidaban.

Esto contrasta con el método de auto-preservación visto en las células de ratas topo lampiñas, que tienen una hipersensibilidad a la sobrepoblación, lo que impide que se multipliquen demasiado. En Proceedings of the National Academy of Sciences, Gorbunova lanza la hipótesis de que el hábitat tan singular de las ratas topo ciegas, casi en su totalidad bajo tierra, “podría ser lo que condicione su larga vida útil, incluyendo el desarrollo eficiente de las defensas contra el cáncer". Las ratas topo ciegas tienen una vida extremadamente larga para los estándares de los roedores, a menudo viven más allá de los 20 años.

Las razones para ello, sin embargo, son todavía hipotéticas, cómo funciona el mecanismo exacto que desencadena la producción de la IFN-β resulta aún desconocido. La esperanza es que esta investigación podría conducir a nuevas terapias para el cáncer en los seres humanos.


- Fuente: Wired.co.uk
- Imagen: Greg Goebel/Flickr
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales