Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » » La ciencia en un 'punto de inflexión' (1)

Referencia: Thunderbolts.info,
Por Wal Thornhill, 18 de noviembre 2012

« Es esencial en estos tiempos exuberantes prestar una atención crítica tanto a las restricciones observacionales como a las leyes matemáticas básicas, con un sentido claro de lo que es una teoría sólida y lo que es sólo especulación sin fundamento. Esta aparente perogrullada lo digo aquí sin bromas, porque en la actualidad hay "teorías", y a veces muy detallados escenarios, serias, y a menudo sostenidas con pasión, para casi todos los objetos astronómicos exóticos que no están resueltos con el telescopio. Sin embargo, la única estrella que puede ser adecuadamente resuelta, el Sol, exhibe una variedad de fenómenos que desafían la comprensión teórica contemporánea.»
- Eugene N. Parker

Un "punto de inflexión" en la ciencia, se supone que sucede cuando el peso de la evidencia en contra de una serie de puntos teóricos de la balanza opinan en contra. Pero nos quedamos deslumbrados en esta era espacial generada por la "realidad virtual" de los ordenadores y la brillantez tecnológica de la ciencia aplicada. Así que puede ser una sorpresa decir que la ciencia teórica moderna está en crisis. Hoy día la pirámide invertida de la ciencia se basa en las matemáticas de imaginarias partículas y energía descritas por la teoría acausal cuántica que nadie puede explicar. De vez en cuando, los científicos más sinceros admiten que no entienden fenómenos tan básicos como la masa, la gravedad, el magnetismo, los rayos, galaxias e incluso el Sol. Así que no es sorprendente que los planetas, las estrellas y las galaxias que se están descubriendo "no deberían existir", y que la mayor parte del universo visible parece ser una mera impureza abrumada por la misteriosa "materia oscura" y la "energía oscura". En su papel como sistema de creencias consensuada de la 'ciencia establecida' actual, ahora se enfrenta a contradicciones sorprendentes con más frecuencia de lo que pueden ser ajustado en los dogmas. Y debido a que persisten los misterios fundamentales reconocidos, los premios Nobel son otorgados por descubrimientos de la física puramente imaginarios. El carácter extraño de esos descubrimientos deberían servir para advertirnos de que la ciencia está en un punto de inflexión de magnitud sin precedentes.

Ciencia disfuncional

La ciencia está en un punto de inflexión porque después de haberse fragmentado en especialidades y subespecialidades, ya no está equipada para hacer frente a la falsificación de datos. Las barricadas de la jerga técnica y política interesada evitan que los especialistas puedan ver lo que sería muy obvio desde un punto de vista más aventajado. Este sistema tiene aversión a los desafíos externos, a "aquellos que trascienden lo convencional", y las principales autoridades no dudan en ignorarlos. Por supuesto, antes de que estas barreras modernas, importantes contribuciones científicas fueron aceptadas de muchos "foráneos" como William Herschel y Michael Faraday, esos que "pueden estar libres de los dogmas y prejuicios actuales, capaces de ver el mundo con nuevos ojos." [Albert Einstein]. Pocas universidades han demostrado el coraje de insistir en una visión amplia y equilibrada de los conocimientos actuales, o en una comparación ecuánime de los supuestos teóricos y las alternativas disponibles. Al aplicarlos a los estándar básicos de hoy en día se arriesgarían al descrédito de departamentos enteros.

Educación disfuncional

La verdad es que estamos tan lejos de una significativa "teoría del todo", como el hombre prehistórico estaba de poner un pie en la Luna. Nuestras universidades promocionan un mismo paso angosto y teórico. Una auto-corrección esencial requeriría lo contrario, un horizonte más amplio, con la vista puesta en ideas y hechos críticos a través de muchas líneas disciplinarias. Eso sería, de hecho, una forma de volver a los caminos interdisciplinarios de la filosofía natural. El conocimiento debe estar abierto a la crítica, y la crítica no debe estar limitada a los más cercanos compañeros de uno. Esto uno de los peores fracasos de la educación moderna, que a los estudiantes no se les anima a cultivar el pensamiento crítico o explorar posibilidades más amplias. Hoy, a un "buen estudiante" se le pide que esté conforme, que absorba el conocimiento pre-envasado ​​como la moderna comida rápida. Pero en lugar de certezas, deberíamos alimentar a los estudiantes con dudas y misterios, ya que estimulan la imaginación y motivan la investigación individual. Esa es la forma de lograr avances,

« La formación científica intensiva y estrecha, garantiza que nunca se haga un gran avance científico ..., debemos forjar una educación pionera, cuyo propósito sea producir generalistas imaginativos que nos pueden llevar hacia un futuro desconocido.» [Root-Bernstein —Sparks de Genius]

Juegos de ordenador y medios de comunicación

Los investigadores tienen hoy día computadoras para simular casi cualquier cosa que puedas imaginar. La combinación de la potencia de cálculo y la imaginación producen los últimos juegos de ordenador, un mundo virtual donde la fantasía desenfrenada puede florecer. "Usted puede vender cualquier cosa si se viste correctamente ... Usted puede dar un producto que es una completa 'basura', pero fuera de contexto los revisores no puede notar la diferencia", dice un astrofísico. ¿Palabras duras? No, si lees los numerosos periódicos donde las simulaciones dicen que "prueban" una teoría. Cada 'sorprendente' descubrimiento viene de la mano de modelos computerizados construidos a partir de la idea "listo para usar" y un software forzado a una aproximación a lo que se imagina que se ha descubierto. El atractivo de las ‘impresiones artísticas’ generadas por ordenador ayudan a conseguir financiación. El diseño de los laboratorios de investigación gira en torno a la simulación y la tecnología de visualización, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), por ejemplo. De este modo, las bibliotecas de ciencias están ahora llenas de un exceso de literatura técnica ilegible, mientras que la distinción entre la naturaleza misma y los "mundos virtuales" de los medios de comunicación populares crece cada vez más borrosa. En este ciclo fatal el mundo virtual obtiene la publicidad y la financiación. Y mientras tanto, la inspiración que atrae a las mentes jóvenes a verdaderos descubrimientos disminuye progresivamente.

En “How Einstein Ruined Physics” (Cómo Einstein arruinó la Física), Roger Schlafly, doctor en Matemáticas de Berkeley, escribe: "La física moderna ha sido tomada por investigadores académicos que se llaman a sí mismos físicos teóricos, pero que están realmente haciendo ciencia ficción. No son matemáticos que demuestran sus resultados con la lógica, y tampoco son científicos que ponen a prueba sus hipótesis con experimentos. Ellos hacen grandes afirmaciones acerca de la forma en que sus bonitas fórmulas van a explicar cómo funciona el mundo, sin embargo, no ofrecen ninguna manera de determinar la validez de sus ideas."

Las matemáticas son una gran herramienta, pero no es la física. Recientemente han galardonado con un premio lucrativo a un astrofísico australiano, que anima a los estudiantes a emularlo y "ver las cosas como problemas de matemáticas más que como problemas físicos". Esto es de una persona que nos ofreció la imaginaria "materia oscura" que permite que los cálculos matemáticos se ajusten con el problema físico. Hay que decir en su favor, que Albert Einstein mostró una mejor comprensión "En la medida que las leyes matemáticas se refieren a la realidad, no son ciertas, y en la medida que son ciertas, no se refieren a la realidad."

Financiación de la Investigación

El consenso de la ciencia y la desesperada necesidad de publicar artículos en unos pocos "reconocidos" journals revisados por pares, la publicación selectiva de datos, el sesgo de confirmación y el fraude en algunos casos. Las peticiones de financiación para la investigación deben ser objeto de careo público. Si la investigación no puede ser explicada y justificada ante árbitros especializados, recurriendo a la crítica cualificada, ¿cuál es entonces la base para una confianza de miles de millones de dólares en aventuras científicas? "Confíen en nosotros, somos los expertos", eso no es aceptable. Blind trust ha llevado a proyectos de miles de millones de dólares, como los 9 mil millones del Large Hadron Collider,  o los 16 mil millones, a 30 años del International Thermonuclear Experimental Reactor (ITER), que bien mirados, críticamente, distan mucho de la justificación científica que el público tiene derecho a esperar.

La cosmología como mito

Cosmología de hoy, al tratar de darnos una imagen más grande, compite con la religión para investirnos de un mito de la creación alternativa, que destroza las leyes observadas de la física. El mito se llama "el Big Bang" y no tiene ningún sentido. Lo que observamos es que la materia 'bloquea' la energía electromagnética, la cual se manifiesta como masa de acuerdo con E = mc 2 (no hay necesidad del hipotético bosón de Higgs). Pero no tenemos ni idea de cómo la energía puede crear la materia. Así que no podemos decir nada acerca de la creación del universo. A pesar de que pretende explicar los fenómenos observados, el Big Bang requiere que uno racionalice un inmenso campo de la acumulación de anomalías, obligando a los cosmólogos a dedicar la mayor parte de su tiempo a inventar maneras de evitar las contradicciones, mediante la introducción de construcciones puramente teóricas, como la materia oscura, la energía oscura, los agujeros negros y muchos más. Todo este surgimiento de un vocabulario exótico falla ante cada prueba razonable de la navaja de Occam. Los resultados inesperados son explicados con soluciones personalizadas para la ocasión. Siempre hay una respuesta.

El mito del Big Bang, con su extraña escenografía de nuestra situación en el universo, afecta a la sociedad a través de su desesperanza y la enorme pérdida de dinero y recursos. La cosmología moderna se exhibe como una religión secular compitiendo con su creacionismo y el fin de los escenarios del mundo. La ciencia aún no se ha desecho de los grilletes de nuestro incomprendido pasado.

Cosmología por modelos de ordenador

Una medida del éxito de la cosmología es su capacidad para predecir probables nuevos descubrimientos y abrir caminos para la investigación en otras disciplinas. La cosmología del Big Bang no pasa esta prueba. Hoy día, surgen sorpresas incesantes y discordantes con los datos astronómicos que provoca un replanteamiento radical de las ideas básicas. "Volver al principio" nunca significa volver a empezar. Los misterios se mencionados anteriormente siguen intactos. Nadie lee los documentos originales de los que surgió el dogma. Las sorpresas simplemente conducen al circo de la financiación de la ciencia con absurdos más improvisados, "probado" por modelos informáticos. Pero los modelos de ordenador no puede probar nada. La mayoría se basan en conceptos no válidos, como el tratamiento del plasma espacial como si fuese gas magnetizado, y poseen tantos parámetros ajustables que los modelos no son falsables. Los físicos están formados para trabajar en un vacío intelectual. El resultado es una falta de progreso real que se disfraza por titulares y promesas científicas cada vez más extrañas de éxito en el futuro, que además nunca llegan. Considere el compromiso de hace ya décadas de una ilimitada energía termonuclear limpia “como la del Sol". Este fracaso en la entrega nunca ha causado ningún otro pensamiento sobre el sol, pero nos puede dar una pista.


La ciencia en un 'punto de inflexión' (1) .
La ciencia en un 'punto de inflexión' (2) .
- La ciencia en un 'punto de inflexión' (3) .
- La ciencia en un 'punto de inflexión' (4) .

- Imagen: Thunderbolts.info.

,

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales