Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » El trastorno oculto: Único tratamiento propuesto para un trastorno neurológico de los niños

Referencia: EurekAlert.org .
Por Liz Rosdeitcher, 26 noviembre 2012

Un estudio de la Universidad de Indiana, publicado en la Revista de Neurología Infantil, propone un innovador tratamiento para el Trastorno de Coordinación del Desarrollo (TCD), se trata de un trastorno neurológico potencialmente debilitante, donde se altera el desarrollo de las habilidades motoras finas o gruesas del niño, o ambas a la vez.

La dispraxia (TCD) afecta aproximadamente a uno de cada 20 niños, principalmente a chicos, y ocurre con frecuencia conjuntamente con el TDAH, trastornos del espectro autista y otras enfermedades bien conocidas. Igual que el TDAH, el TCD tiene un gran impacto académico, social y emocional. Puede afectar gravemente a la capacidad de lectura, ortografía y escritura, y desde el momento en que los niños se ven afectados tienden a evitar la actividad física, y también puede conducirlos a problemas de autoestima, obesidad y de lesiones.

La gravedad de la enfermedad varía y, como explican los investigadores, a veces se llama el "trastorno oculto" debido a la forma que tienen los casos más leves para desarrollar estrategias de afrontamiento que disfrazan el trastorno, como el uso de ordenadores para evitar las tareas de escritura a mano, vestir prendas sin botones o zapatos sin cordones. Se piensa que los niños con TCD, en general, son incapaces de aprender o mejorar sus habilidades motoras.

"Los resultados de este estudio fueron notables", dijo el autor principal, Geoffrey Bingham, profesor del Departamento de Ciencias Psicológicas y Cerebrales en el Colegio de Artes y Ciencias. "Después entrenar a los niños durante un período de cinco a seis semanas, en sesiones de 20 minutos un día a la semana, las diferencias entre los niños con TCD y los normales eran prácticamente ausentes".

La clave del entrenamiento fue una tecnología única: un dispositivo de realidad tridimensional virtual, el PHANTOM Omni de Sensable Technologies, desarrollado para la visualización de nudos por los topólogos, que estudian las formas geométricas del espacio. Manteniendo una aguja unida a un robot, los participantes del estudio desarrollaron sus habilidades motoras finas al jugar con un juego con el que trazaban una ruta de acceso virtual en tres dimensiones en el aire, representado visualmente en una pantalla de ordenador. Las fuerzas como la atracción magnética y la fricción pueden aplicarse a la ruta y ajustarse para que los participantes realmente pudieran sentir una superficie que cambiaba conforme los parámetros se alteraban.

El estudio comparó el progreso de un grupo de 7 a 8 años de edad con TCD con un grupo de la misma edad normal en un juego de trazado tridimensional. La tarea era empujar un pez de colores brillantes a lo largo de una trayectoria visible en una pantalla de ordenador, desde la posición de inicio hasta el punto final, mientras corría un pez competidor.

El entrenamiento empezó con el nivel más alto de atracción magnética, el competidor más lento y la ruta más corta. El objetivo del entrenamiento era permitir que los niños progresaran a su propio ritmo, a través de las diferentes combinaciones y niveles de atracción, rutas y competidores.

El ‘Catch-22’ de los niños

Según explica la colaboradora de Bingham, Winona Snapp-Childs, compañera post-doctoral en el Departamento de Psicología y Neurociencias, el desafío particular que enfrentan los niños con TCD es una situación "Catch-22". Los niños primero deben ser capaces de aproximarse a un movimiento activamente generado por ellos mismos antes de que puedan mejorar a través de su práctica y repetición. Pero debido a que los niños con TCD no pueden producir este movimiento inicial, tampoco son capaces de mejorar sus habilidades.

Esta tecnología provee de la herramienta necesaria para superar este impasse (punto muerto). Les dio tanto el apoyo necesario para producir el movimiento, como la flexibilidad para que los niños generasen activamente el movimiento por sí mismos. Permitió a los niños hacer lo que de otro modo no podían hacer: producir el requisito inicial de movimiento que podrían practicar para producir mejoras cuantitativas.

Los investigadores dicen que la tecnología podría ser ampliamente accesible: Se puede utilizar sin un terapeuta y es lo suficientemente portátil para ser puesto en las clínicas, aulas o en el hogar. También se puede ajustar para adaptarse a las necesidades de los niños de todo el espectro de gravedad del TCD.


- Fuente: Universidad de Indiana .
- Imagen: Este dispositivo permite a los niños con TCD  mejorar sus habilidades motrices finas mediante el trazado de una ruta virtual tridimensional.
- El estudio, "A Sensorimotor Approach to the Training of Manual Actions in Children With Developmental Coordination Disorder", se publicó primero en el  Journal of Child Neurology. Los coautores son Snapp-Child y Mark Mon-Williams, del Instituto de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Leeds, Reino Unido. - Bingham dirige el Laboratorio de Percepción/Acción en IU Bloomington. Este trabajo fue apoyado por National Institute of Child Health and Human Development.
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales