Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Medir la glucosa sin pinchazos

Referencia: EurekAlert.org .
Contacto: Tom Zimmermann, 7 septiembre 2012

Estar pegado a un dedo día tras día, esto forma parte de la vida cotidiana para muchos diabéticos el control de la glucosa en sangre. Especialmente para los pacientes con diabetes Tipo-1, que siempre tienen que mantener una estrecha vigilancia de sus niveles, ya que sus cuerpos son incapaces de producir la insulina capaz de descomponer la glucosa en la sangre.

Varias veces al día, tienen que colocar una pequeña gota de sangre en una tira reactiva. Es la única manera de determinar el valor de la glucosa en sangre, y así saber la cantidad necesaria de insulina que inyectar. Y este pinchazo no es sólo una agobiante carga, sino que también puede causar inflamación o queratinización de la piel. Y para los pacientes sensibles al dolor, el procedimiento es agónico.

La supeditación diaria al dedo puede convertirse pronto en una cosa del pasado, gracias a un sistema de diagnóstico con tecnología incorporada Fraunhofer. La idea consiste en un biosensor ubicado en el cuerpo del paciente. También es capaz de medir los niveles de glucosa continuamente, utilizando los fluidos de tejidos distintos a la sangre, como en el sudor o las lágrimas. El paciente puede prescindir de los constantes pinchazos. En el pasado, los sensores bioeléctricos inventados eran demasiado grandes, imprecisos y consumían demasiada energía. Los investigadores del Instituto Fraunhofer de Circuitos y Sistemas Microelectrónicos IMS, en Duisburg, han logrado recientemente un gran avance, han conseguido desarrollar un biosensor nanométrico que evita esos obstáculos.

Sistema de diagnóstico en miniatura

El principio de medición consiste en una reacción electroquímica que se activa con la ayuda de una enzima. Dicha enzima, la glucosa oxidasa, convierte la glucosa en peróxido de hidrógeno (H2O2) y otros productos químicos, cuya concentración se puede medir con un potenciostato. Esta medida se utiliza para calcular el nivel de glucosa. La característica especial de este biosensor, el chip, que mide sólo 0,5 x 2,0 mm., puede ajustarse más que el propio nanopotenciostato. De hecho, los investigadores de Fraunhofer han ensamblado en uno todo el sistema de diagnóstico. "Incluso tiene un convertidor analógico-digital integrado que convierte las señales electroquímicas en datos digitales", explica Tom Zimmermann, gerente de la unidad de negocio de IMS. El biosensor transmite los datos a través de una interfaz inalámbrica, por ejemplo a un receptor móvil. De esta manera, el paciente puede mantenerse ojo avizor sobre el nivel de su glucosa. "En el pasado, se solía necesitar una tarjeta de circuitos del tamaño de una media hoja de papel", recuerda Zimmermann. "Además debía tener un dispositivo conductor. Ahora, estas cosas ya no son necesarios con nuestro nuevo sensor."

Durabilidad del biosensor

El tamaño mínimo no es la única cosa que proporciona una ventaja sustancial sobre los biosensores anteriores de este tipo. El sensor consume mucha menos energía. Los sistemas anteriores requerían aproximadamente unos 500 microamperios de cinco voltios; ahora requiere menos de 100 microamperios. Eso incrementa la durabilidad del sistema, permitiendo al paciente usar el sensor durante semanas, o incluso meses. El uso de un sistema pasivo hace posible esta durabilidad. El sensor es capaz de enviar y recibir paquetes de datos, pero también puede ser alimentado a través de radiofrecuencia.

Este sensor de glucosa fue diseñado por investigadores de Noviosens, una firma holandesa de tecnología médica. Y ya que puede ser fabricada de forma rentable, es lo más adecuado para la producción en masa. Estos dispositivos de medición no invasivos, que vigilan los niveles de glucosa en sangre, pueden llegar a conformar la plataforma para un desarrollo futuro particularmente útil: El biochip podría controlar una bomba implantada en miniatura que, basándose en el valor de glucosa medida, indicara la cantidad precisa de insulina para administrar. De esta manera, los pacientes con diabetes podrían decir adiós a los incesantes pinchazos para siempre.


- Fuente: Fraunhofer-Gesellschaft .
- Imagen: Con este biosensor de tamaño nanométrico, los pacientes diabéticos pueden medir sus niveles de glucosa incluso en el fluido de las lágrimas de sus ojos. Crédito: © Fraunhofer IMS .
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales