Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Las mariquitas espian las conversaciones químicas de las hormigas para colocar sus huevos

Referencia: EurekAlert.org ,
Contacto: Jim Erickson, 3 de agosto 2012

Las mariquitas pueden detectar las señales únicas de alarma liberadas por las hormigas que se encuentran bajo el ataque de las moscas parasitarias. Estas mariquitas usan las conversaciones detectadas para guiarles en su búsqueda de los sitios seguros donde poner sus huevos, en un escenario de arbustos de café.


Las hormigas azteca instabilis, patrullan los arbustos de café y emiten señales químicas de alarma cuando están bajo el ataque de las moscas phorid. En un artículo publicado el 27 de julio en la revista Ecology and Evolution,  los investigadores de la Universidad de Michigan y sus colegas, muestran que la mariquita hembra embarazada intercepta las feromonas de alarma de las hormigas, lo que le permite saber con seguridad dónde depositar sus huevos.

Estos hallazgos pueden tener implicaciones prácticas para el manejo de plagas en las plantaciones de café, ya que es la primera vez que se documenta la compleja cascada de interacciones mediadas por las feromonas de las hormigas, según los autores.

"Con demasiada frecuencia el control de plagas en la agricultura se centra en la búsqueda de soluciones mágicas a los problemas", señaló la ecóloga de la UM, Ivette Perfecto, profesora de la Escuela de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la UM, y co-autora del documento publicado en Ecología y Evolución.

El primer autor del artículo es Hsun-Yi Hsieh, una estudiante graduada en la Escuela de Recursos Naturales y Medio Ambiente.

"Esta investigación demuestra que existen interacciones ecológicas muy complejas que implican la regulación de la población, y cuando la población en cuestión es una especie potencial de plagas, la comprensión de estas interacciones es clave para la sostenibilidad a largo plazo de las estrategias de control de plagas", explicaba Perfecto.

Las hormigas y otros insectos sociales se comunican mediante sustancias químicas llamadas feromonas. Poco se sabe acerca de los demás insectos y otras criaturas respecto a que exploten los sistemas de comunicación química de las hormigas. Se ha informado de unos pocos casos, entre ellos, el de las arañas comedoras de hormigas, que usan las feromonas de alarma de hormigas para encontrar a sus presas, y el de las moscas parasitarias que utilizan las feromonas de alarma de las hormigas para encontrar a su anfitrión.

Pero las complejas relaciones que envuelven las interacciones mediante feromonas de las hormigas, entre las múltiples especies de insectos, no habían sido previamente reportadas, continúa Perfecto.

El reparto en este drama de insectos reúne a cuatro actores principales: la ya citada hormiga azteca instabilis, un diminuto insecto llamado cochinilla del café verde, la hembra de mariquita predadora y la mosca parasitaria phorid.

Las hormigas azteca anidan en el arbusto, manteniendo una relación mutualista con la cochinilla del café verde, que es una plaga del café. Las hormigas protegen a las cochinillas de los depredadores y parásitos y, a cambio, obtienen melaza, un líquido dulce y pegajoso secretado por la cochinilla.

La mariquita se come a las cochinillas atendidas por las hormigas. No obstante, las hormigas que patrullan, atacan y matan a las mariquitas adultas y eliminan todos los huevos que haya puesto la mariquita al descubierto en las plantas de café, al cuidado de estas hormigas.

Para conseguir que sus crías estén cerca de los ricos bancales alimenticios que suponen las cochinillas, las hembras de mariquita esconden sus huevos en sitios inusuales, incluso en la parte inferior del cuerpo aplanado de las cochinillas. De esta manera, cuando los huevos eclosionan la mariquita puede empezar a comer cochinillas de inmediato, sin dejar de estar protegidas de la depredación de las hormigas. Poco tiempo después, las larvas de mariquita desarrollan una capa cerosa y filamentosa que les ofrece una mayor protección de las hormigas.

Las Phoridae son una familia de moscas, pequeñas y jorobadas, que se asemejan a las moscas de la fruta. Las moscas parasitarias phorid atacan a las hormigas azteca y ponen sus huevos en el cuerpo de la hormiga. Las larvas de la mosca se desarrollan dentro de la cabeza de la hormiga, que cae fulminada cuando emerge la mosca adulta. Las phorids, únicamente ven el movimiento que les hace detectar a las hormigas individuales, por lo que las hormigas que están en movimiento, en lugar de las estáticas, son sus objetivos.

No es necesario decir, que las hormigas hacen todo lo posible por evitar convertirse en la siguiente víctima. Cuando las moscas atacan, las hormigas liberan una feromona de alerta para advertir a las demás que andan por las inmediaciones. En respuesta, las hormigas cercanas entran en un estado inmóvil, catatónico, y en general, la actividad de la colonia disminuye hasta un  50 por ciento. Este efecto puede durar hasta 2 horas.

En el documento de Ecología y Evolución, Hsieh, Perfecto y sus colegas, muestran que las hembras de mariquita, especialmente las preñadas, detectan las feromonas de alerta de las hormigas phorid y aprovechando la calma en la actividad de éstas, buscan lugares para depositar sus huevos, y donde haya un montón de alimentos seguros para su descendencia. Curiosamente, los machos de mariquita no respondieron a ninguna de las feromonas de las hormigas.

Para el estudio, fueron recolectadas mariquitas, hormigas y moscas phorid de una plantación de café ecológico en la parte sur del estado de Chiapas, México, o fueron criadas en laboratorio después de una recolección del mismo sitio. Los insectos se colocaron en un aparato de múltiples cámaras llamado olfatómetro, que se utiliza para medir la sensibilidad de un organismo a los distintos olores.

Además de los diversos test del olfatómetro, se llevó a cabo un experimento con deposición de huevos. Las mariquitas embarazadas se colocaron en un recipiente de un litro, con una rama de café con cuatro a seis hojas infectadas con cochinillas, 40 hormigas obreras azteca, y dos o tres moscas phorid. Después de 24 horas, la rama de café se extrae y se examina bajo el microscopio para ver los huevos de la mariquita.

Los resultados de las diferentes pruebas apoyan la hipótesis de que las mariquitas hembra utilizan las feromonas de alerta de las hormigas para explotar de baja actividad de hormigas y los periodos para localizar los sitios donde los poner sus huevos y esconderse y protegerse contra la depredación de hormigas después de volver a sus niveles de actividad normales.

Los autores sugieren que este tipo de complejas interacciones pueden ser comunes en la naturaleza, y su ocurrencia común en la literatura es el producto de los investigadores su defecto a buscar en primer lugar."

Los resultados tienen implicaciones importantes para poder gestionar las cochinillas en las plantaciones de café. Estos hallazgos sugieren que la conservación de las hormigas Azteca, en lugar de su eliminación, es la mejor opción para su gestión, afirmó Ivette Perfecto.

"Esto es contrario a la intuición, porque las hormigas protegen a las cochinillas", continuó; "sin embargo, las hormigas estás distribuidas en un mosaico de plantaciones, y los bancales de azteca son esenciales para la supervivencia y reproducción de la mariquita predadora hembra."

Los bancales Azteca, que abarcan de un 3 a un 5 por ciento de la superficie de las plantaciones, actúan como una fuente de mariquitas adultas, que pueden ayudar a controlar las cochinillas del resto de la plantación. El nido de hormigas azteca está en los árboles que se plantan a la sombra del café, si se eliminan estos árboles se puede estar eliminando uno de los depredadores más importantes de cochinillas, dijo Perfecto.


- Fuente: Universidad de Michigan .
- Imágenes recogidas de Wikipedia .
.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales