Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Un equipo de investigación descubre el origen de las principales células del sistema inmune

Referencia: EurekAlert.org ,
Contacto: Adriano Aguzzi, 5 de julio 2012
Fuente: Universidad de Zurich .

Las enfermedades inflamatorias crónicas son muy comunes tanto en humanos como en todo el reino animal. Las zonas inflamadas de las enfermedades autoinmunes y de las enfermedades causadas por patógenos, son rápidamente colonizadas por los linfocitos B produciendo anticuerpos, que se organizan en áreas altamente estructuradas llamados “folículos linfoides". 

Célula dendrítica folicular. Wikivesity.org .
Corresponde a las células dendríticas foliculares (CDF) proporcionar el andamiaje para estos folículos. Las CDF tienen un papel importante en el desarrollo de la respuesta inmune, ya que atrapan a los antígenos durante períodos prolongados, de esta manera entrenan a los linfocitos B para reconocer a los invasores. Sin embargo, las CDF también pueden desempeñar un papel deletéreo [deteriorativo] en la enfermedad, ya que pueden proporcionar unos santuarios a los patógenos infecciosos muy peligrosos, como el virus de la inmunodeficiencia humana y los priones.

Pero, ¿de dónde vienen las CDF? Dado que pueden surgir con tanta rapidez, se discute que pudieran derivar de las células sanguíneas circulantes. Y por el contrario, si las CDF son células inmóviles, tendrían que estar por todas partes, a fin de apoyar la formación de folículos linfoides en un determinado lugar del cuerpo.

Según relata el artículo publicado en la revista Cell, el Dr. Nike Kräutler, del equipo del profesor Adriano Aguzzi en la Universidad de Zurich, pasaron después a una última cuestión. Al usar los nuevos marcadores identificados en los últimos años en el laboratorio de Aguzzi, se han identificado indicios que sugieren que las células precursoras de las CDF existen en la pared de los vasos sanguíneos. Esto explicaría muchas de las propiedades de las CDF, incluyendo la amplia gama de órganos en los que los folículos linfoides pueden aparecer durante las condiciones inflamatorias, porque los vasos sanguíneos están presentes en la mayoría de los órganos del cuerpo.

La específica morfología de estas presuntas células precursoras de CDF sugería que son idénticas a las células murales pluripotentes, las cuales decoran las paredes del vaso. Un marcador típico de las células murales son el factor de crecimiento derivado de plaquetas del receptor β (PDGFR-β). Sin embargo, las CDF no expresan PDGFR-β. Aguzzi y sus colegas razonaron que esto puede deberse a que las células murales pierden la expresión de PDGFR-β durante su maduración en CDF. Para probar esta hipótesis, utilizaron un sofisticado método de trazado del linaje de células. Los ratones reportados con CDF se tiñeron con un marcador azul si habían expresado PDGFR-β en algún momento de su vida, incluso si la expresión de PDGFR-β era suprimida en algún momento del análisis. En estas condiciones, Kräutler y Aguzzi descubrieron que las CDF expresaban el marcador azul, indicando que descendían de otro tipo de célula que se había expresado con anterioridad al PDGFR-β.

Viriones de VIH-1 (en verde) ensamblándose
en la superficie de un linfocito.
Wikipedia, crédito, C. Goldsmith
La última pieza de la evidencia señala un origen de las CDF proviniente de un experimento de trasplante. Kräutler y sus colegas aislaron poblaciones puras de células vasculares murales del tejido adiposo de los ratones, que fueron introducidas después en unas esponjas de colágeno. Las esponjas fueron trasplantadas a continuación, en una cepa de ratón especial que no podía desarrollar las CDF. Tras la inducción de un estado inflamatorio, las CDF y los folículos linfoides empezaron a surgir dentro de las esponjas de colágeno, porque las CDF no podían desarrollarse en los animales de acogida; este experimento demuestra positivamente que las células murales pueden dar lugar a las CDF.

Este trabajo, actualmente publicado en Cell, aclara una cuestión que ha sido de controversia durante los últimos 25 años. El reconocimiento de que las CDF que se derivan de las células murales pluripotentes, ayudan a entender el sistema autoinmune y la invasión patógena desde la condición inflamatoria crónica, la generación de tumores derivados de la CDF, y ciertos aspectos de la patogenia del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), así como las infecciones causadas por priones. Debido a que las CDF son un sitio importante para la replicación de priones fuera del cerebro, hay razones para esperar que interfiera con la diferenciación de los precursores vasculares de CDF y pueda desempeñar un papel positivo en la prevención de las infecciones causadas por priones.


 - Información de contacto: Profesor Adriano Aguzzi, Instituto de Neuropatología, Hospital Universitario de Zurich
- Diario: Nike Julia Krautler, Veronika Kana, Jan Kranich, Yinghua Tian, Dushan Perera, Doreen Lemm, Petra Schwarz, Annika Armulik, Jeffrey L. Browning, Michelle Tallquist, Thorsten Buch, José B. Oliveira-Martins, Caihong Zhu, Mario Hermann, Ulrich Wagner, Robert Brink, Mathias Heikenwalder, and Adriano Aguzzi. Follicular Dendritic Cells Emerge from Ubiquitous Perivascular Precursors. Cell, 5 July, 2012. http://dx.doi.org/10.1016/j.cell.2012.05.032.

.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales