Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La vida en arsénico refutada por dos nuevos estudios

Referencia: LiveScience.com , 08 julio 2012

Una bacteria rompe la regla, se pensaba que no sólo toleraba el arsénico, sino que incorporaba este veneno en su ADN (en un intercambio con fósforo). Dos nuevos estudios detallados el domingo (8 de julio) en la revista Science comprobaban que la bacteria llamada GFAJ-1 no puede sustituir el arsénico por fósforo para sobrevivir.


Células de la bacteria GFAJ-1 cultivadas en arsénico. Crédito: Science/AAAS. Wikipedia

Whimsical Towers 
Crédito: chatursunil | shutterstock

Estos nuevos estudios refutan el hallazgo de diciembre de 2010 donde, caso de confirmarse, habrían revolucionado todo lo que pensamos acerca de la vida. "Si fuese cierto, tal constatación tendría importantes implicaciones para nuestra comprensión de las necesidades básicas de la vida, ya que todas las formas de vida conocidas en la Tierra se basan en seis elementos: oxígeno, carbono, hidrógeno, nitrógeno, fósforo y azufre", según la declaración difundida por los editores de Science.

Si se encuentra un organismo en la Tierra capaz de sobrevivir sin uno de estos bloques de construcción, podría significar que la vida en otros planetas (así como en el nuestro) es más adaptable de lo esperado.

En 2010, Felisa Wolfe-Simon había reconocido muy bajos niveles de fósforo dentro de sus muestras de estudio, no obstante, concluyeron que la contaminación habría sido insuficiente para que permitiera crecer a la GFAJ-1.

Ahora tenemos dos estudios separados que encuentran que ese medio de Wolfe-Simon, efectivamente no contenía suficiente contaminación de fosfato para apoyar el crecimiento de la GFAJ-1. Es sólo que la GFAJ-1, una vida extremófila bien adaptada a un ambiente alto en arsénico, es muy ahorrativa, y capaz de atrapar el fosfato en condiciones muy duras, lo que ayuda a explicar por qué puede crecer incluso cuando el arsénico está presente en sus células.

Wolfe-Simon y sus colegas, descubrieron las bacterias en el desolado Lago Mono de California, buscaban evidencias de si los extremófilos podrían sobrevivir en el arsénico en ausencia de fósforo, un elemento tradicional y esencial para la vida. [Imágenes del Lago Mono]

Este hallazgo refutador ha estimulado un vivo debate, con investigadores críticos con los métodos del estudio. "Los fundamentos, el cultivo de bacterias y purificación del ADN, tenían un montón de problemas de contaminación", señaló en febrero el microbiólogo Rosie Redfield, de la Universidad de British Columbia. Redfield es autor de uno de los artículos recientemente publicados en Science.

.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales