Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La mejora de la Inteligencia



La mejora de la inteligencia ha preocupado a la sociedad desde que el psicólogo francés, Alfred Binet, ideó la primera prueba de cociente intelectual. Desde entonces, la idea de que la inteligencia puede ser calibrada abrió también la posibilidad sobre nuevas vías para calcular la forma de poder aumentarla.

Los psicológicos científicos han conformado la primera línea de modificación de la inteligencia modificar. Aunque mucho de la inteligencia está determinado genéticamente, y por ello, en gran medida, es hereditaria, todavía hay algunas áreas que pueden ser maleables.

La inteligencia se divide generalmente en dos categorías: la inteligencia fluida y la inteligencia cristalizada. La primera es la capacidad de razonar de manera abstracta y resolver problemas. Alguien que puede idear una decenas de nuevos usos para, por ejemplo, un cepillo de dientes, demuestra una inteligencia fluida superior. Y esto es exactamente el tipo de inteligencia que tiende a disminuir conforme nos hacemos mayores. La adquisición de habilidades intelectuales, o la capacidad de leer y comprender, se conoce como la inteligencia cristalizada, y esta forma tiende a mejorar a medida que envejecemos.

Los investigadores examinaron dos enfoques para mejorar la inteligencia: uno enfocaba el entrenamiento cognitivo y otro que se centraba en las intervenciones farmacológicas. En la revisión de estos intentos, los investigadores encontraron que del 40 al 60 por ciento no tenían éxito.

Esto significaba que había hasta un 40 a 60 por ciento de enfoques que efectivamente estaban funcionando. Más recientemente, el entrenamiento cognitivo computarizado, diseñado para mejorar la atención, la memoria de trabajo y el control ejecutivo, ha demostrado una enorme promesa de mejorar el rendimiento, sobre todo de la inteligencia fluida.

La inteligencia no puede incrementarse tomando una pastilla, pero si puede mejorarse potencialmente. La cuestión, desde una perspectiva farmacológica, es qué necesitan los sistemas biológicos para ser dirigidos a mejorar la inteligencia a diferentes edades. Algunos medicamentos estimulantes mejoran el tiempo de reacción básica y el tiempo de procesamiento, pero no la memoria o tareas de orden superior. Por otro lado, las hierbas ginkgo biloba, ginseng y la hierba india conocida como brahmi, han demostrado una cierta capacidad para mejorar la memoria de trabajo.

Al final, el siguiente gran avance en la medición de la inteligencia será la de medir fuera del laboratorio. La vida misma es una prueba de inteligencia, y el reto es cómo poder registrar eso.


- Creditos: Angela Duckworth, University of Pennslyvania. Earl Hunt, University of Washington. Susanne Jaeggi, University of Maryland, College Park. Con Stough, Swinburne University of Technology, Australia. Wendy Johnson, University of Edinburgh, United Kingdom.
- Foto Earl Hunt, crédito Observer APS
.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales