Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Resuelven el misterio histórico de Palmira

Referencia: AlphaGalileo.org, 20 de junio 2012
Autores: Bård Amundsen/Thomas Keilman .

Arqueólogos noruegos han resuelto uno de los grandes enigmas del Imperio Romano: ¿Por qué Palmira fue una vibrante ciudad, pese estar ubicada en medio del desierto de Siria?

En la antigua Roma, Palmira fue el punto más importante a lo largo de la ruta comercial que une el este y el oeste, llegando a alcanzar una población de 100 000 habitantes. Pero su historia siempre ha sido un misterio: ¿Qué hacía una ciudad de tan considerable tamaño en medio del desierto? ¿Cómo podía vivir tanta gente en un lugar tan inhóspito hace casi 2.000 años? ¿De dónde provenían sus alimentos? ¿Y por qué una ruta comercial tan importante pasaba directamente a través del desierto?

Ruinas monumentales de la antigua avenida. Wikipedia, autor: Zeledi, 2005, bajo licencia GNU.
Investigadores noruegos ha colaborado con sus colegas de Siria durante cuatro años para encontrar respuestas. "Estos resultados proporcionan una nueva y rica visión de la historia de Palmira", subraya el director del proyecto Jørgen Christian Meyer, profesor de la Universidad de Bergen. El proyecto ha recibido financiación de más de 9 millones de coronas noruegas del Consejo de Investigación de régimen de financiación integral de Noruega para proyectos independientes de investigación básica (FRIPRO).

En dicha investigación se han utilizado modernos métodos de la arqueología. Los arqueólogos se han basado en el enfoque desde un ángulo novedoso de Bergen. En lugar de examinar la propia ciudad, estudiaron una enorme extensión de tierra justo al norte. Junto con sus colegas sirios del Museo Palmira, y con la ayuda de fotos de satélite, catalogaron un gran número de restos antiguos visibles sobre la superficie de la Tierra.

"De esta forma," explica el profesor Meyer, "fuimos capaces de rehacer una imagen más completa de lo que ocurrió en un área más grande."

El equipo detectó una serie de pueblos olvidados de la época romana. Pero, lo que finalmente resolvió el enigma de Palmira fue el descubrimiento de las reservas de agua que habían utilizado estos pueblos.

Los arqueólogos localizaron éste y otros 
reservorios utilizados hace casi 2.000 años.
No es un desierto

El profesor Meyer y sus colegas, acabaron por entender que lo que estaban estudiando no era un desierto, sino más bien una árida estepa, con unas bases subterráneas que evitar que la lluvia se filtrara por el suelo. El agua de lluvia se acumulaba en los arroyos y ríos intermitentes, llamados wadi por los árabes.

Los arqueólogos reunieron pruebas de que los residentes de la antigua Palmira y de pueblos cercanos, recogían el agua de lluvia mediante represas y cisternas. Así tenían agua para los cultivos de los pueblos de los alrededores y les permitió dotar a la ciudad con alimentos, un sistema de recogida que garantizaba un suministro estable de productos agrícolas y evitaba una catástrofe durante las sequías.

Los agricultores locales también cooperaban con las tribus beduinas, quienes conducían sus rebaños de ovejas y cabras dentro de la zona, para pastar durante la temporada de calor, fertilizando los campos de los agricultores en el proceso.

Los beduinos que aún viven en el desierto de
Siria sirvieron de rica fuente de información
para los arqueólogos. (Foto: J.C. Meyer)
Una ruta comercial segura

La ubicación de Palmira, también tuvo una base política. Estas importantes rutas de este a oeste, incluyendo las rutas comerciales a lo largo del río Eufrates, al norte, no estaban bajo el control de los romanos en el oeste ni de los persas hacia el este. Los jefes y terratenientes locales exigieron altas tarifas por el pasaje.

Estas prácticas de extorsión se tradujeron en una gran oportunidad para Palmira, sus gentes unieron sus fuerzas con los beduinos para proveerse de seguridad, bestias de carga y de guías a través del desierto.

"Los comerciantes de Palmira consiguieron hacer la mayor ciudad en una situación única, y construir una red global de comercio", señala el profesor. "Esto explica la gran prosperidad de la ciudad".

Tierras cultivables para tiempos de necesidad

La solución al misterio de Palmira también nos enseña algo hoy día. A medida que el mundo busca la tierra cultivable para alimentar a sus miles de millones, podemos aprender de la experiencia de Palmira. Ellos fueron capaces de cultivar el suelo del desierto hace cerca de 2.000 años, seguramente podriamos hacer lo mismo con todas las ayudas disponibles y métodos modernos.

"De vez en cuando, cae una enorme cantidad de lluvia en el desierto", añade el profesor Meyer. "Cualquiera puede ver lo verde que se vuelve el desierto después de la lluvia. En Palmira debieron haberse dado cuenta del potencial de este tipo de terreno, que por cierto, cubre grandes áreas de nuestro planeta".

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales