Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » La Conciencia: ocho preguntas que la ciencia debe responder

Los mecanismos cerebrales de la conciencia están siendo revelados progresivamente, y los investigadores se concentran en ocho áreas principales. La conciencia es, simultáneamente, la más conocida y también la más misteriosa característica de nuestra existencia. Existe una nueva ciencia de la conciencia que está revelando ahora sus bases biológicas.

En el pasado, la conciencia humana ha estado considerada fuera del alcance de la ciencia, ahora, sus mecanismos neurales están siendo descifrados a un ritmo sorprendente por los neurocientíficos. Siempre he estado fascinado por la posibilidad de comprender la conciencia, así que me siento tremendamente emocionado por ser testigo, y parte, de este gran reto para la ciencia del siglo XXI.


Hay ocho preguntas clave que los neurocientíficos han comenzado a abordar:

1. ¿Cuáles son las regiones cerebrales fundamentales de la conciencia?
El cerebro contiene cerca de 90 mil millones de neuronas y cerca de mil veces más conexiones entre ellas. Sin embargo, la conciencia no es sólo una enorme cantidad de neuronas; por ejemplo, el cerebelo, que contiene más de la mitad de las neuronas cerebrales, no parece estar muy involucrado en ella. No obstante, ahora pensamos que la conciencia depende principalmente de una red específica de regiones de la corteza (la superficie rugosa del cerebro) y el tálamo (una estructura de tamaño de una nuez ubicada en su profundo interior). Algunas de estas regiones son importantes para determinar el nivel de conciencia (la diferencia entre estar despierto y el dormir sin soñar), mientras que otras están implicadas en darle forma al contenido consciente (las cualidades específicas de una experiencia concreta).

Entre los temas más candentes está el papel que desempeñan las densas conexiones de los lóbulos frontales del cerebro, y la importancia del flujo de información entre las regiones, más que la actividad que desarrollan por sí mismas.

2. ¿Cuáles son los mecanismos de la anestesia general?
Una buena manera de estudiar el fenómeno es comprobar lo que sucede cuando desaparece. La anestesia general puede ser inducida por diferentes sustancias (incluyendo el propofol, una de esas drogas que contribuyeron a la muerte de Michael Jackson), pero el resultado es el mismo: la pérdida total de conciencia.
Ahora hay una creciente evidencia de que la anestesia implica una desintegración de la forma en que trabajan las diferentes partes del cerebro, una especie de "desvinculación cognitiva" más que un apagón general.

Una cuestión clave actualmente es cuán parecida es la anestesia general con otros estados de inconsciencia como el dormir sin soñar.

3. ¿Qué es el yo?
Todas nuestras experiencias parecen atadas a un yo que tiene experiencias propias, el "yo" que está detrás de nuestros ojos. Sin embargo, la personalidad es un fenómeno complejo, que incluye una perspectiva en primera persona del mundo, un sentido de pertenencia de nuestro cuerpo, de las acciones y pensamientos, de las percepciones de nuestros estados fisiológicos internos, y por supuesto, la narración que nos contamos a nosotros mismos sobre nuestras experiencias pasadas y nuestros futuros imaginados.

Ahora sabemos que estas características diferenciales dependen a su vez de distintos mecanismos cerebrales, e incluso pueden ser manipuladas experimentalmente (por ejemplo, es posible generar experiencias "fuera del cuerpo" en el laboratorio). La comprensión de cómo el cerebro construye el yo consciente nos ayudará a entender mejor y tratar los trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia, que implican una desintegración del yo.

4. ¿Qué determina las experiencias de volición y "voluntad"?
La cuestión de si existe el "libre albedrío" plantea la exasperación filosófica. Pero de lo que no hay duda es de una experiencia de la intención, causante de que nuestras acciones existan y sean tan comunes. Los neurocientíficos han estudiado este tema desde la década de 1980, buscando la firmas neurales de la voluntad (la experiencia intencional de hacer algo) y la entidad (la experiencia de producir una acción). Un creciente consenso rechaza ahora la idea de la voluntad como causante explícita de nuestras acciones, y en su lugar se está viendo como partícipe de una particular red específica cerebral, que media entre las decisiones abiertas y complejas y las diferentes acciones.

5. ¿Cuál es la función de la conciencia? ¿Qué son las experiencias?
Ahora, los investigadores han descubierto que muchas de las funciones cognitivas pueden darse en ausencia de la conciencia. Podemos percibir los objetos, tomar decisiones e incluso realizar aparentes acciones voluntarias sin tener una conciencia que intervenga. Destaca una posibilidad: la conciencia integra información. Según este punto de vista, cada una de nuestras experiencias excluye un enorme número de posibles alternativas, y al hacerlo, genera una increíble cantidad de información.

6. ¿Cuán importante es la conciencia?
La gran mayoría de evidencias acerca de la conciencia, dependen de unos informes subjetivos, por ejemplo, cuando hablamos de lo que (conscientemente) vemos. Un debate de hace ya tiempo se preguntaba si este método sirve para algo, si nuestra experiencia puede superar nuestra capacidad de explicarlo. Curiosamente, se está comprobando que esto puede ser el caso. Esta evidencia puede proporcionar una base para abordar uno de los problemas más espinosos de la ciencia de la conciencia: distinguir los mecanismos cerebrales de la conciencia en sí misma desde su misma participación en la capacidad de relatar lo que se experimenta.

7. ¿Son conscientes otros animales?
Los mamíferos comparten gran parte de los mecanismos neuronales de la conciencia humana, por tanto parece factible asumir que ellos también son conscientes, aunque ellos no puedan decirnos quiénes son. A pesar de esta similitud, la conciencia animal tiene pocas probabilidades de incluir la conciencia individual, en el mismo sentido que los humanos. Aparte de los mamíferos, en otros animales es mucho más difícil de decidir; sin embargo, las aves y los cefalópodos (como el pulpo), son particularmente interesantes, son extremadamente inteligentes y tienen cerebros sorprendentemente complejos.

8. ¿Son conscientes los pacientes en estado vegetativo?
Sólo en los EE.UU., hay cerca de 15.000 pacientes que se encuentran en "estado vegetativo", después de haber sufrido una grave lesión cerebral. La característica principal de este estado es que el comportamiento de los pacientes sugiere que están despiertos pero no conscientes. Las imágenes cerebrales revelan, no obstante, que al menos algunos de estos pacientes son conscientes, lo que ha facilitado la comunicación entre ellos, sus familias y los médicos.

Ahora tenemos que mejorar la sensibilidad de estos métodos y usarlos para guiar, no solamente para el diagnóstico, sino también en el tratamiento.

Sólo hay unas pocas áreas de la neurociencia donde se investigue activamente la conciencia. Lo importante es que podamos avanzar rápidamente en éstas y otras cuestiones fundamentales, sin ser obstaculizados por algunos de los grandes misterios que aún quedan, el más obvio: ¿Por qué la conciencia es parte del universo? Esta es la pregunta que todavía me despierta por la noche.


- Referencia: TheGuardian.co.uk, 1 marzo 2012, por Anil Seth
- Artículo publicado a petición de Wilbert Tapia .
- Imagen: ¿Son inteligentes los animales con cerebros complejos y conscientes, como el pulpo común? Ilustración: Dave King / Getty Images

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales