Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Imitación de los niños pequeños no está guiada por el pensamiento racional

En un amplio estudio, los psicólogos del desarrollo informaron que a los 14 meses de edad, la imitación de los niños es una acción inusual, si dicho acto ha sido elegido deliberadamente por la persona que observan, pero no si se puede atribuir a restricciones externas. Esta imitación selectiva fue publicada como evidencia de una temprana comprensión de la acción racional y de su objetivo.

Los científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Humanas Cognitivas y cerebrales en Leipzig, presentan ahora una explicación mucho más simple para el hallazgo. En una replicación del estudio las diferencias observadas en la imitación fueron probablemente causadas por una distracción durante los experimentos.

La imitación infantil es un factor clave del aprendizaje temprano y ha sido estudiado por los psicólogos del desarrollo durante mucho tiempo. En 2002, un estudio publicado en la revista Nature se mostraban sorprendentes habilidades cognitivas en los niños que tenían sólo 14 meses de edad. En el experimento, un niño observa a un adulto que realiza la acción no convencional de iluminación de una lámpara cuando la tocaba con la cabeza. Cuando se presentaba con la lámpara más tarde, el 70 por ciento de los niños copiaba este curioso comportamiento, pero sólo si las manos de esta persona estaban libres la acción observada. Si las manos estaban ocupadas por el ajuste de una manta que rodeaba su cuerpo, la cual se puso holgada sobre los hombros, la imitación se redujo a un 20 por ciento.

Este resultado ha sido utilizado para explicar en los niños una evaluación de racionalidad de las acciones del modelo. Si el modelo libremente elegido usa la cabeza para iluminar la lámpara, los niños pueden haber supuesto que debió haber buenas razones para ello. Pero si el modelo actuó bajo las restricciones obvias que ellos mismos no tenían, no había ninguna razón para imitar. Parecía que los bebés eran capaces no sólo de comprender los fines, sino también para seguir el contexto situacional de la conducta observada.

Esta interpretación ahora puede que tenga que ser revisada, debido a un factor que no se tuvo en cuenta. "La visión atractiva de la persona que los arropaba en una manta pudo haber distraído a los infantes de la acción que estaban observando", señala Miriam Beisert de Research Group "Infant Cognition and Action". Para comprobar si el resultado del experimento estuvo de hecho influenciado, los científicos replicaron el estudio original, pero añadieron dos condiciones adicionales.

Una alteración subrayaba la cantidad de distracción atractiva que influía en la respuesta de los niños: Cuando se pusieron dos Smileys rojos sobre la mesa, antes del experimento, la imitación de la condición de "manos libres" disminuyó considerablemente. A fin de reducir la distracción durante la segunda condición, se les dio tiempo a los niños para familiarizarse con la visión de la manta en una fase de calentamiento de cinco minutos, que precedió a la demostración de la acción de tocar con la cabeza. La tasa de imitación subió alrededor de un 70 por ciento, mostrando que no había ninguna diferencia real entre si el modelo tenía sus manos libres o no.

"Suponiendo una imitación racional, el ver a una persona envolviéndolo en una manta durante más tiempo debió tener, en cualquier caso, una reducción aún más baja de imitación", añade Moritz Daum, lider del grupo de investigación. "Con estos resultados, el pensamiento racional se puede descartar como razón para una imitación selectiva por parte de los niños a esas edades."


- Referencia: Max-Planck-Gesellschaft.de, 27 marzo 2012, PZ/AR
- Imagen: El modelo antes de realizar la acción de toque con la cabeza en la condición de familiarización de manos ocupadas (A), en la condición de manos libres (B), y en la condición de distracción a manos libres (C). © MPI para Ciencias Humanas Cognitivas y del Cerebro

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales