Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » » » El Cableado de la Cultura, de Mark Pagel

El biólogo evolucionista, Mark Pagel, entra en el terreno nada fácil de argumentar que las estructuras sociales son la clave para la evolución humana en el “Cableado de la Cultura”.

Durante décadas, los defensores del poder de la cultura en el desarrollo humano han sido enemigos acérrimos de aquellos que defienden el poder de la evolución. Los primeros han sido vilipendiados por retratar a los humanos como pizarras en blanco, y los segundos desdeñados por abrazar el determinismo genético. El término medio era tierra de nadie.


Ahora, por fin, la guerra parece haber terminado. Está surgiendo un consenso de que los humanos tienen una impresionante capacidad para el cambio sin límites, tal como tanto han proclamado los culturalistas, pero que esto no es más que el resultado de la evolución genética, y en sí mismo, el proceso evolutivo. La cultura ya puede ser abordada desde una perspectiva evolutiva, mientras que los evolucionistas tienen mucho que aprender de los “historiadores naturales" de las culturas.

Mark Pagel, un profesor de biología evolutiva de la Universidad de Reading, Reino Unido, ha tenido a bien escribir sobre estos recientes acontecimientos. En “El Cableado de la Cultura” (Wired for Culture), él enmarca el desarrollo cultural en el lenguaje de la teoría del gen egoísta de Richard Dawkins, donde los genes son los replicantes que construyen cuerpos individuales como vehículos para su propia supervivencia. Dawkins acuñó el famoso término "meme" como análogo cultural de un gen. El argumento de Pagel da un paso más allá.

Los memes, dice, han construido vehículos alrededor de sí mismos compuestos de grupos de gente. Vivimos dentro de “vehículos de supervivencia cultural” que nos permiten sobrevivir colectivamente y se reproducen en cualquier entorno dado. Pagel sostiene que hay miles de estos vehículos, cada uno adaptado a diferentes ambientes, ejemplificados por la riqueza de lenguas de la humanidad. Genéticamente seguimos siendo una sola especie, pero culturalmente somos mundos aparte, comparables a los dinosaurios, aves y mamíferos.

El libro explora las implicaciones de un emergente consenso que atraviesa toda la experiencia humana, desde la religión, las artes y la economía, a través de la conciencia, el engaño, el conflicto y la idea misma de verdad.

Pagel escribe bien, y sus ideas se expresan de manera atractiva. Sin embargo, en un libro que intenta superar la tradicional separación entre los evolucionistas y los culturalistas, Pagel tiene dificultades para hacerlo dentro de su propio campo.

Los biólogos evolucionistas están divididos sobre el tema de la selección de grupo, la visión de que las adaptaciones pueden evolucionar "por el bien del grupo". La aceptación de la selección de grupos, en el contexto de la teoría del gen egoísta, sirve de bisagra para la cuestión de si los grupos pueden ser vehículos de la selección. Dawkins y otros teóricos del gen egoísta, como Daniel Dennett se muestran escépticos ante esta posibilidad, y su escepticismo se extiende a las ideas sobre la cultura y la religión. De hecho, ambos han argumentado que los memes religiosos son como parásitos perjudiciales para sus “huéspedes” humanos.

Pagel se aparta de Dawkins y Dennett por retratar las culturas como vehículos de supervivencia de nivel grupal, y da que pensar que al emplear el lenguaje de la teoría del gen egoísta rechaza la selección de grupo. Esto es un fallo de traslación. Cuando hace declaraciones como: "Cualquier grupo que falle en adquirir estas formas culturales podrían encontrarse en competencia con otros que ya lo tienen", lo cual invoca la selección de grupos, pura y simplemente.

Aquí hay para todos los gustos, los libros como El gen egoísta tuvieron un gran impacto, ya que llevaron estos temas, como la selección de grupo, a la esfera pública. Gran parte del trabajo de Pagel reconoce abiertamente el papel de la selección de grupo en la evolución de la sociedad humana, y negar su importancia es un flaco favor a la comprensión del público. Es una lástima que Pagel, cuya especialidad es la evolución de las lenguas, no parezca haber sabido traducir entre los idiomas que se hablan dentro de su propia disciplina.

Título: El Cableado de la Cultura, de Mark Pagel. Allen Lane/W. W. Norton


- Referencia: NewScientist.com, 5 de marzo 2012, por David Sloan Wilson
- David Sloan Wilson es profesor de ciencias biológicas y antropología en la Universidad de Binghamton, Nueva York. Su último libro es The Neighborhood Project: Using evolution to improve my city, one block at a time (Little, Brown)

,

,

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales